Trabajo estudia prolongar los ERTE de fuerza mayor en los sectores más afectados

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en un encuentro virtual con miembros de Pimec.La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en un encuentro virtual con miembros de Pimec./ Europa Press

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha admitido hoy que el Gobierno estudia prolongar los expedientes de regulación temporal de empleo de fuerza mayor causados por el coronavirus en los sectores más golpeados por la crisis. Con esa extensión, se alargaría también los beneficios que llevan aparejados: ayudas para afectados y exención de cuotas a la Seguridad Social. No obstante, esa prórroga no sería general sino que se baraja para los sectores más golpeados, como el turismo o el comercio, según ha apuntado la propia ministra en una videoconferencia que ha mantenido este jueves convocada por la patronal catalana Pimec.

Díaz ha explicado que el objetivo es contener la destrucción de empleo. Trabajo prevé que hay sectores como el comercio, la restauración o el turismo en los que la actividad tardará en recuperar la normalidad y de ahí que se abra a esta opción: “Nuestro equipo trabaja en que estos sectores van a continuar en fuerza mayor. Y por lo tanto deberían mantenerse las medidas excepcionales para evitar que muchas empresas cierren”, ha expuesto en un encuentro virtual con varios centenares de asociados a Pimec, patronal de pymes catalana.

El calendario de salida de la situación seguirá las recomendaciones sanitarias, según la ministra, pero sí que ha dado por hecho que los restaurantes, por ejemplo, se reincorporarán de manera escalonada y, por tanto, encontrarán “enormes dificultades” para volver a la normalidad. Además de los sectores citados, el Gobierno prevé también un impacto “fortísimo” de la crisis del coronavirus en la navegación aérea y marítima y la construcción.

Además de los sectores, Díaz también ha señalado que puede que la prolongación de los ERTE de fuerza mayor no se apliquen a todas las empresas de estos sectores más vulnerables, ya que considera que las grandes corporaciones no necesitan estas ayudas especiales más allá del estado de alarma, dado que cuentan con capacidades propias.

“Hay empresas grandes que no tienen por qué acogerse porque tienen capacidad, pero otras deben necesitar que las amortigüen porque son claves los ERTE para no destruir empleo”, ha apuntado. Ante el alud de preocupaciones expresadas por los representantes de las pequeñas y medianas empresas, Díaz les ha animado a continuar trabajando y les ha trasladado el compromiso del Gobierno de que “nadie se quede atrás”. “Soy consciente que hay desánimo, pero hay que seguir. Os pido un trabajo cooperativo”, ha insistido en la videoconferencia.

Leave a Reply