Las energéticas lanzan 3.650 millones en emisiones para lograr liquidez en plena crisis

Sede de Iberdrola, en Madrid.Sede de Iberdrola, en Madrid.

Iberdrola lanzó el 1 de abril una emisión de bonos verdes por importe de 750 millones de euros con vencimiento en junio de 2025 bajo el síndrome del coronavirus. Dos días más tarde, Red Eléctrica de España lanzó deuda a cinco años para colocar 350 millones, que por la alta demanda elevó a 400. Asimismo, Naturgy emitió bonos a cinco años, a tipo fijo, por importe de 1.000 millones y un cupón anual de 1,25%. Y Repsol sacó dos emisiones de 750 millones cada una. Todos estos movimientos responden al deseo de lograr liquidez en tiempos de incertidumbre.

En total, 3.650 millones (sin contar la emisión de 750 millones de dólares de Avangrid, filial estadounidense de Iberdrola) que han roto la parálisis del mercado en un entorno, además, de gran volatilidad. Esta irrupción ha sido recibida con ganas. En todos los casos la demanda rebasó con creces a la oferta. En el caso de Iberdrola superó los 6.000 millones de euros y el cupón quedó fijado en el 0,875%. La emisión se colocó entre 227 inversores, principalmente del Reino Unido y otros países europeos.

Las citadas emisiones muestran que hay apetito inversor, pero sobre todo rompen la parálisis del mercado de deuda como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Las empresas buscan asegurar la liquidez a corto y medio plazo para enfrentarse a un periodo de incertidumbre, así como recuperar la actividad económica y el empleo. Además, en el caso de los bonos verdes suelen generar una mayor demanda, ya que al interés de los inversores habituales se añade el de los inversores socialmente responsables.

Operación récord

En el caso de Naturgy, la empresa realizó una operación récord en bonos, que iba a ser de 750 millones, pero que elevó a 1.000. La demanda alcanzó 3.300 millones. Repsol también ha tenido éxito en las dos operaciones, una de 750 millones a cinco años y otra de la misma cantidad a diez años. La petrolera también elevó sus intenciones iniciales, que eran colocar 1.000 millones (500 por emisión). Pero la demanda rebasó los 4.000 millones. En todas estas emisiones, las empresas han contado como colocadores con la mayor parte de las principales entidades financieras.

Con estas operaciones, las eléctricas (Repsol ha diversificado y entrado en este sector) también trazan una estrategia con formato verde y apuestan por un mix energético bajo en emisiones de carbono, liderando la inversión mundial en energías renovables.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply