Torra anunció las mascarillas gratis sin tener garantizado el suministro

El anuncio del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de repartir 14 millones de mascarillas gratis a los catalanes arranca con controversia y renquera por la forma y el fondo, al punto de que la Generalitat ha tenido que rectificar en el plazo de 24 horas. Por la forma y el fondo. La propuesta estaba sobre la mesa del Govern, pero en una fase de estudio y sin tener todos los cabos atados. Torra hizo pública la medida sin tener garantizado el suministro y la logística para dispensar estos productos y la realidad ha demorado la entrega de las mascarillas del 14 al 20 de abril.

De hecho, el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña ha tenido que salir al paso del anuncio del president advirtiendo de que el primer pedido de material —100.000 mascarillas que tenía que llegar a las farmacias el próximo martes— será insuficiente para atender la demanda y ha pedido a la población evitar aglomeraciones cuando vayan a buscar sus mascarillas. El anuncio de Torra sorprendió incluso a parte del Ejecutivo catalán, pues no se había consensuado la comunicación inminente de la medida.

Torra aseguró este jueves que las mascarillas gratuitas se podrían retirar de las farmacias a través de la tarjeta sanitaria. Si bien explicó que llegarían de forma progresiva —del 14 de abril al 11 de mayo—, no aclaró ni cómo se articulará la entrega, ni cuáles son los grupos prioritarios ni cuál será la operativa para evitar aglomeraciones. De hecho, ni siquiera los farmacéuticos podían garantizar que el próximo martes llegase a las boticas la primera remesa de 100.000 mascarillas ni tampoco que la logística de retirada del producto a través de la tarjeta sanitaria está lista.

Apenas 24 horas después del anuncio del presidente de la Generalitat, el Govern ha rectificado. En la rueda de prensa diaria la consejera de la Presidencia, Merritxell Budó, y no la consejera de Salud, Alba Vergés, ha anunciado que las mascarillas se empezarían a repartir a partir del 20 de abril, seis días más tarde de lo anunciado por Torra. También ha asegurado Budó que finalmente se repartirían un millón y medio de mascarillas y que a cada ciudadano le correspondería una y que le será entregada con la tarjeta sanitaria, como si se tratara de un medicamento más.

La consejera Budó ha explicado también que la nueva fecha para el reparto de las mascarillas se ha decidido después de hablar con los colegios oficiales de farmacéuticos, lo que se ha entendido como una rectificación en toda regla ante las quejas de estos profesionales. La portavoz del Govern ha asegurado que los primeros destinatarios de las mascarillas serán las personás “más vulnerables”, así como las que han de acudir a su puesto de trabajo. El retraso en la entrega, ha reconocido Budó, se debe a que el próximo día 14 solo se podían haber entregado 100.000 mascarillas.

Del mismo modo, ha asegurado que “a primeros o mediados de mayo”, la Generalitat tendrá a su disposición otros 14 millones de mascarillas para repartir entre la población. Inicialmente no ha concretado a qué modelo de protección se refería, pero posteriormente ha asegurado que se trataba de las de ffp2, que se pueden reutilizar y que son las utiliza el personal sanitario.

Los boticarios ponen en cuestión el anuncio de Torra por la premura con la que se ha comunicado la medida y el escaso margen de maniobra que les han dejado para desplegar el operativo para dispensar estos productos. “Dado el poco margen con el que contamos y más teniendo en cuenta que estamos en período festivo, imposibilita poder garantizar dos aspectos logísticos fundamentales: que todas las mascarillas lleguen a las farmacias el mismo martes y que la dispensación se pueda hacer mediante el sistema de receta electrónica, tal y como contemplaba el Consejo en su proyecto inicial”, ha puntualizado el organismo colegial en un comunicado.

La propuesta que manejaba el Govern y que Torra precipitó con su anuncio estaba pensada, en realidad, para dentro de unas semanas, para la fase de desescalada del desconfinamiento. El Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) lleva días estudiando cómo desplegar el operativo a través de la tarjeta sanitaria para priorizar grupos de riesgo y evitar que una sola persona acapare muchas mascarillas. Por su parte, los boticarios también habían desarrollado un proyecto para dispensar las mascarillas, a través de las farmacias, cuando se levantase el confinamiento, pero no de la forma que lo ha llevado Torra.

Fuentes conocedoras del desarrollo de esta medida critican que el anuncio de Torra es “de facto, una llamada al desconfinamiento” y temen el colapso en las farmacias el próximo martes. Coinciden los farmacéuticos: “Somos conscientes de que esta primera comanda es insuficiente para abastecer a toda la población. Pedimos tranquilidad, responsabilidad y que no rompan su confinamiento para venir a buscar la mascarilla”. Los boticarios han exigido al Govern que priorice la dispensación a los grupos más vulnerables “para evitar un colapso no deseado” y también han solicitado “más tiempo” para organizar la logística que posibilite que las mascarillas lleguen a toda la población.

“Ahora tenemos el stock suficiente para cubrir a nuestros profesionales y las farmacias tendrán 14 millones de mascarillas para las próximas semanas”, dijo el jueves Torra en una entrevista en RAC1. El presidente explicó que la posibilidad de tener este material es el resultado de que la Generalitat “se espabilara” a comprar material sanitario por su cuenta, sin esperar las remesas de Ministerio de Sanidad, y señaló su voluntad de que el uso de la mascarilla sea obligatorio.

Sin embargo, este discurso choca con la prudencia con la que se ha abordado esta cuestión desde el Departamento de Salud, en manos de Esquerra Republicana. Ante la imposibilidad de garantizar el suministro de mascarillas a toda la población por las dificultades de aprovisionamiento que hay en el mercado, la consejera del ramo, Alba Vergés, siempre ha evitado abordar la obligatoriedad de la mascarilla en sus intervenciones públicas. Salud ha admitido las dificultades para encontrar material de protección y, aunque está garantizada la provisión de mascarillas quirúrgicas para los profesionales sanitarios durante las próximas semanas, el Departamento sigue “disparando a todas partes”, como ha dicho la consejera en varias ocasiones, para conseguir tener stock suficiente.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply