El confinamiento reduce la actividad económica de España a la mitad, según un estudio

Una clienta realiza un pago con tarjeta en un supermercado de Madrid.Una clienta realiza un pago con tarjeta en un supermercado de Madrid.Santi Burgos

El confinamiento ordenado por las autoridades para reducir la expansión de la epidemia de Covid-19 ha tenido un efecto devastador sobre el consumo. El gasto efectuado con tarjetas de crédito y débito cayó un 49% con respecto a los niveles del año pasado tras la declaración del estado de alarma, según concluye un estudio publicado por la Universidad de Cambridge. El trabajo, que ha contado con economistas de esa institución, de otras dos universidades británicas (Edimburgo y el Imperial College) y de BBVA Research, ha analizado 1.400 millones de transacciones digitales durante el primer trimestre del año, tanto en datáfonos de ese banco distribuidos en comercios de toda España como de las tarjetas emitidas por la misma entidad.

A partir de lo que los autores valoran como una base de datos “sin precedentes”, el estudio analiza el patrón de consumo de España y es capaz de poner cifras a algunos fenómenos que se observaron en torno al 14 de marzo, la fecha en la que el Gobierno declaró el estado de alarma. La principal conclusión es que en los días previos el gasto con tarjeta superó en un 20% a la media de gasto anual, pero tras el decreto se desplomó hasta casi la mitad de ese promedio. Los autores recuerdan además que esto no tiene en cuenta el consumo con dinero líquido, que presumiblemente habría caído más por la obligación de algunos comercios de pagar con tarjeta para minimizar el contacto entre personas, de lo que señalan que la bajada de la actividad económica podría ser incluso mayor.

Tampoco el gasto realizado con tarjeta es equivalente al consumo de los hogares, un indicador muy importante para el cálculo del PIB nacional, según recuerdan los economistas. Pero estos señalan que ambos fenómenos están relacionados y aventuran un primer cálculo sobre esa variable. Su estimación es que el consumo de los hogares subió en torno a un 4% en los días previos al confinamiento y se desplomó un 13% después. “Aunque hay una considerable incertidumbre en el momento de estos cálculos, parece difícil imaginar un escenario en que la media de consumo de los hogares españoles no haya caído por lo menos entre un 10% y un 15%”, señala el profesor de Macroeconomía de Cambridge Vasco M. Carvalho en una nota difundida por su universidad.

El confinamiento produjo además otro efecto lógico: las compras online se incrementaron un 50% mientras que se produjo una caída “enorme” de las ventas en comercios físicos. Desde el punto de vista del producto adquirido, las compras en alimentación pagadas con tarjeta se duplicaron en los días previos a la alarma y desde entonces siguen un 60% por encima del gasto efectuado el año pasado en las mismas fechas. Por el contrario, el gasto en restauración y moda es el que más está sufriendo el encierro.

Apenas consumo de extranjeros

Los datos también permiten discriminar entre el gasto realizado por consumidores residentes en España (los que tienen una tarjeta emitida por una entidad española) y procedentes del extranjero. El estudio se basa en los primeros, que representan un 93% de la muestra de transacciones. Pero también arroja un dato significativo sobre los segundos: el gasto de extranjeros, con las fronteras prácticamente cerradas y el turismo en compás de espera, ha caído un 97% respecto a un año antes.

En cuando a la distribución territorial, el comportamiento es bastante uniforme en todas las comunidades. “El efecto del confinamiento sobre el gasto fue muy similar entre las regiones, independientemente de la incidencia de la enfermedad”, señala el trabajo, que destaca que las medidas de prevención se desarrollaron a la vez en todo el territorio. Ese hecho parece pesar más en el comportamiento de los consumidores que la evolución de la epidemia en su área más inmediata.

“En las próximas semanas los Gobiernos van a tener que lidiar con cómo relajar las medidas de distanciamiento social, pero tienen pocas maneras de entender el impacto de las diferentes políticas sobre la actividad económica”, valora otro de los autores del estudio, el profesor de la Universidad de Edimburgo Sevi Rodríguez Mora. Una carencia que el trabajo ayudará a paliar, cree el economista jefe de Big Data de BBVA Research Álvaro Ortiz, ya que “rastrear este tipo de eventos en tiempo real y en alta definición aporta una importante ventaja estratégica para los legisladores, que ahora pueden actuar más rápido para limitar los daños económicos”.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply