Iberia firma un crédito de 750 millones para hacer frente al impacto del coronavirus

Varios aviones de Iberia en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.Varios aviones de Iberia en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.Marta Fernández Jara / EUROPA PRESS

Iberia y Vueling, las compañías aéreas españolas pertenecientes al consorcio IAG, que también incluye a British Airways, han suscrito sendos créditos por más de 1.000 millones de euros para hacer frente al impacto de la pandemia del coronavirus, que les obliga a mantener parada la mayor parte de su actividad. Según ha comunicado IAG a la CNMV, Iberia ha suscrito “contratos de financiación sindicada” (con varios bancos) por 750 millones, mientras que el importe contratado por Vueling asciende a 260 millones. Ambos créditos, a cinco años, están condicionados a que los avale el Instituto de Crédito Oficial en el marco de las medidas adoptadas por el Gobierno para facilitar liquidez a las empresas afectadas por la pandemia.

Mientras los Gobiernos europeos deciden cómo ayudar a sus aerolíneas de bandera, con la posibilidad de ayudas directas, préstamos o entradas en el capital, Iberia ha conseguido cerrar financiación por 750 millones, con aval del ICO, que le dan aire financiero a la espera de que pueda retomar la actividad, para lo que no hay fecha. Vueling, la low cost del grupo IAG, se apunta 260 millones. Las aerolíneas son de las empresas más afectadas por las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia.

Eso sí, “las entidades financiadoras solicitarán al Instituto de Crédito Oficial (ICO) la concesión de sendos avales sobre las financiaciones, siendo dicha concesión condición necesaria para la disposición de las mismas”, dice el texto enviado al supervisor. Los créditos tienen una duración de cinco años y las dos compañías pueden proceder a su repago en cualquier momento siempre que lo avisen con antelación. “Los referidos contratos incluyen determinadas obligaciones no financieras para proteger la posición de las entidades financiadoras, entre las que se incluyen restricciones a la distribución de fondos a favor de socios directos o indirectos”.

Otros países europeos ya han liberado o tienen a punto préstamos para sus aerolíneas de bandera. Es el caso de Francia y Holanda con Air France-KLM o Alemania con Lufthansa. Hasta ahora, la postura del Gobierno había sido la de esperar a que la Comisión Europea termine de perfilar el nuevo marco legal de ayudas públicas a empresas estratégicas, que hasta la crisis del coronavirus estaban muy limitadas por sus efectos sobre la libre competencia. La fórmula que barajaba el Gobierno era la de préstamos blandos con las garantías del ICO, sin entrar en el capital de la aerolínea. La aerolínea no ha dado detalles sobre el interés de los créditos suscritos ni sobre otras condiciones.

Estos préstamos iniciales podrían dar paso posteriormente a ayudas directas del Estado si así se contemplan en el nuevo marco legislativo europeo. De hecho, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, afirmó en su comparecencia en el Congreso de los Diputados, España quiere adoptar una postura común con Alemania, Francia e Italia sobre esas ayudas públicas a las aerolíneas. Por este motivo, Ábalos se reunió por videoconferencia el pasado viernes, día 24, con sus colegas de los tres países para acordar una propuesta conjunta que permita el rescate de las aerolíneas cuando se discuta el asunto en Bruselas.

La Comisión Europea elabora una modificación de las normas de ayudas estatales que permitiría a los Estados miembros entrar en el capital de empresas afectadas y nacionalizarlas. Pero existen dudas sobre los efectos que este tipo de movimientos pueden tener sobre la competencia en el mercado único, puesto que hay países con mucho más margen financiero para aprobar estas ayudas que otros.

En este contexto, el Ejecutivo comunitario ha planteado a las capitales una nueva ampliación del marco temporal de ayudas de Estado, para que las compañías puedan anotarse como deuda subordinada los préstamos que reciben de sus Gobiernos. Esta medida, al igual que la recapitalización de empresas, todavía se encuentra en fase de borrador y a la espera de que las autoridades comunitarias la adopten definitivamente.

La portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Arianna Podesta, admitió el lunes que el marco temporal sobre ayudas de Estado permite a los Gobiernos dar ayudas “específicas y proporcionadas” mientras se limiten “las distorsiones innecesarias sobre la competencia en el mercado interior”.

Como el resto de las aerolíneas, Iberia atraviesa problemas financieros de liquidez que se van agravando a medida que se prolonga el parón del transporte aéreo, para cuya reanudación aún no existe ningún calendario oficial. La compañía, filial de IAG, negocia paralelamente con los bancos una línea de crédito de en torno a los 1.000 millones de euros para hacer frente a las necesidades más perentorias de liquidez. La empresa ha declinado realizar cualquier tipo de comentario sobre este asunto.

Compra de Air Europa

Además, la compañía todavía tiene que cerrar la compra de Air Europa, pendiente del permiso de las autoridades de competencia europeas. No obstante, y pese al silencio oficial de los protagonistas de la operación, se da por hecho que Iberia renegociará el precio y las condiciones de la compra de la aerolínea de la familia Hidalgo, acordada en noviembre de 2019 en un pago en metálico de 1.000 millones de euros.

Se busca una solución similar a la que han adoptado a nivel nacional Globalia, propietaria de Air Europa, con el grupo Barceló, renegociando las condiciones para la fusión de sus divisiones de agencias de viaje, acordada en noviembre de 2019. Ambas partes están condenadas a entenderse porque aunque la filial de IAG debe pagar 40 millones de euros a Globalia si da marcha atrás a la operación, esta cantidad resultaría irrisoria para que Air Europa capeara su propia crisis financiera derivada de los efectos de la covid-19. Tanto ella como Iberia mantienen en tierra la práctica totalidad de su flota y han aplicado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para la mayor parte de su personal. La renegociación puede abarcar desde la reducción radical del importe hasta un aplazamiento de la operación, sujetándolo a la evolución de la actividad, informan fuentes del sector.

España será el país más afectado por la crisis de la aviación. Según las estimaciones de IATA, tendrá 114 millones menos de pasajeros en 2020, lo que supondrá un descenso de ingresos por valor de 15.500 millones de dólares (14.300 millones de euros) y pondrá en riesgo 901.300 empleos directos e indirectos.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Suscríbete

Leave a Reply