El Banco de España advierte del fuerte impacto de la pandemia en la morosidad y rentabilidad de las entidades

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España. Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España. Pablo Monge

Los bancos españoles entran en la nueva crisis del coronavirus con más flotadores, en forma de capital y rentabilidad, que en la de 2008. Pero su ratio de morosidad es más alta y sus márgenes más bajos, por lo que el golpe para sus cuentas va a ser fuerte, advierte el Banco de España.

En un mensaje de audio, algo inédito en la historia de los gobernadores, Pablo Hernández de Cos refuerza los mensajes del Informe de Estabilidad Financiera que se ha conocido este lunes. “Cabe esperar que las entidades tengan un impacto negativo en la morosidad, presionando adicionalmente la rentabilidad a la baja. En este sentido, debe considerarse que las cuentas de resultados son menos holgadas que a principios de siglo, y que la morosidad es superior a la que existía antes de la crisis financiera global”, apunta el documento.

Y da pistas de por dónde van a llegar los problemas: “La crisis de la covid-19 presionará adicionalmente la rentabilidad del sector bancario, en particular a través de la reducción de ingresos y del aumento de los gastos por deterioro”, es decir, por el aumento de las provisiones necesarias para cubrir la morosidad. El Informe reconoce que ya en marzo los bancos han actuado ante estos problemas que llegarán con seguridad. “De hecho, en el primer trimestre de 2020 el retroceso de los resultados en el caso de los bancos españoles cotizados ha sido muy significativo, por el fuerte aumento preventivo de provisiones por la crisis”.

Desde que llegó la crisis sanitaria a Europa, las autoridades supervisoras han tomado medidas para minimizar los impactos en los balances de las entidades. Una crisis financiera agravaría la situación económica, ya que los bancos son el sistema de pagos por el que se hacen llegar las ayudas de Estado a los autónomos, pymes y empresas. Por eso, el BCE liberó los llamados colchones de capital, es decir el dinero ahorrado por el sector para cuando llegaran los problemas. Ahora, el Informe dice que “se estima que la liberación de colchones permitida sería suficiente para cubrir un aumento de la tasa de morosidad de alrededor de 8,2%, que se eleva significativamente cuando se añade el efecto positivo de las moratorias y del programa de avales a empresas comprometido por el Gobierno, que, además, contribuye a reducir los activos ponderados por riesgo (APR).

“Seguimiento supervisor muy estrecho”

El Banco de España ha aprendido de los errores del pasado, y advierte de que está encima de las entidades. “La magnitud del deterioro económico de corto plazo -sin precedentes cercanos-, la incertidumbre sobre su duración y la heterogeneidad en sus efectos y en la posición de partida de las entidades obligan a mantener un seguimiento supervisor muy estrecho”.

No obstante, existen factores que atenúan la difícil situación. “El sector dispone de colchones de capital significativos para afrontar las pérdidas inesperadas asociadas a esta crisis, aunque no todas las entidades están en la misma situación, y, además, es esperable que las iniciativas tempranas de las distintas autoridades nacionales e internacionales amortigüen su impacto”, comenta el documento.

El otro mensaje del supervisor es que no va a afecta a todos los bancos por igual. Además, existe una significativa heterogeneidad entre entidades, lo que podría poner sobre la mesa, otra vez, la necesidad de las fusiones, aunque sea difícil que lleguen este año por la situación de las cotizaciones bancarias. “El impacto sobre la situación financiera de las entidades se espera que sea heterogéneo. En este sentido, las entidades con mayor exposición a las actividades productivas y áreas geográficas más directamente afectadas por la pandemia, así como las que partan de una peor situación inicial de la calidad de balance y rentabilidad, serán las que experimenten un mayor impacto negativo en sus cuentas de resultados y nivel de solvencia”, advierte el organismo.

El Banco de España prevé un “impacto significativo” de la crisis sanitaria en el mercado inmobiliario con “ajustes a la baja” al menos en el corto plazo.

El Informa analiza las cuenta del sector en 2019 y concluye que “el resultado consolidado del sector bancario español cayó un 13,1% en tasa interanual en el año 2019. El descenso del resultado de las operaciones financieras (ROF), el aumento de los gastos de explotación (afectado, en cierta medida, por reestructuraciones de plantilla), el incremento de las pérdidas por deterioro por primera vez desde 2012 y el ajuste del fondo de comercio de dos entidades significativas explican esta caída”, indica. No obstante, añade que “pese a la caída, las ratios de rentabilidad del sector se situaban, con datos a septiembre de 2019, por encima de la media europea y de las principales economías de la UE, salvo Italia”.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply