Detenido un presunto yihadista altamente radicalizado en Barcelona acusado de preparar un ataque terrorista

La Guardia Civil custodia el domicilio de un presunto terrorista detenido este viernes en Barcelona.La Guardia Civil custodia el domicilio de un presunto terrorista detenido este viernes en Barcelona.Gianluca Battista

La Guardia Civil está registrando la casa de un presunto yihadista, altamente radicalizado, detenido este viernes por la mañana en Barcelona. Los agentes han irrumpido en su domicilio, en la calle de Josep Anselm Clavé, en el distrito de Ciutat Vella, donde siguen aun. La operación, en cooperación con las autoridades marroquíes y estadounideses, previene la “comisión de un posible ataque terrorista”, según una nota de prensa difundida por el instituto armado. El detenido “presentaba una voluntad de llevar a cabo una acción terrorista, desconociéndose la concreción de la misma”, añade.

El arrestado es, según la Guardia Civil, un seguidor de Estado Islámico desde hace al menos cuatro años. El hombre llevaba el proceso de radicalización bajo “una apariencia de discreción, tanto en el plano físico como el virtual, que en ningún caso lo identificaban como un actor crítico”. Pero tras la declaración del estado de alarma, los agentes han comprobado cómo el sospechoso, de nacionalidad marroquí, ha activado “de manera altamente llamativa y preocupante” su proceso de radicalización.

En las vigilancias, en una investigación dirigida por el juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional y realizada de manera conjunta con la Dirección General de Seguridad del Territorio (DGST) marroquí y con participación del FBI, se ha podido comprobar cómo el detenido se saltaba “de manera habitual y sin justificación” la orden de confinamiento. Y lo hacía “bajo importantes medidas de seguridad, augurándose una posible búsqueda de objetivos”, asegura la Guardia Civil.

Los investigadores lo atribuyen a los llamamientos de Estado Islámico para que “los actores solitarios, asentados en terreno occidental, se movilicen y realicen ataques en sus lugares de residencias”. El sospechoso también hacía llamamientos en sus redes sociales. “El detenido se encuentra totalmente influido por la propaganda y los postulados” de Estado Islámico, añade la nota de prensa, “habiendo incluso jurado fidelidad a dicha organización terrorista” por lo que se le considera “una amenaza real para la seguridad”.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply