La hostelería plantea hacer tests rápidos y tomar la temperatura a los clientes

Los propietarios de un restaurante en Murcia miden la distancia entre mesas en la terraza.Los propietarios de un restaurante en Murcia miden la distancia entre mesas en la terraza.Marcial Guillén / EFE

El sector hostelero plantea hacer tests rápidos (suministrados por el Gobierno) a sus clientes, tomarles la temperatura o hacerles un cuestionario epidemiológico para permitirles la entrada en el local. Así consta en el extenso documento que la patronal hostelera, Hostelería de España, junto con la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y Aecoc, la patronal de productores y distribuidores, ha presentado al Gobierno como guía para la reapertura. El documento señala también que, en base a un doble criterio epidemiológico y económico, Andalucía, Canarias y Baleares son las comunidades donde debería priorizarse la apertura del sector hostelero, con la primera en condiciones de entrar directamente en la fase 2.

El documento, de más de 100 páginas y elaborado en colaboración con la consultora EY, tiene en cuenta las recomendaciones de la OMS sobre el control de la pandemia de la covid-19, las cuatro fases de desescalada definidas por el Gobierno, y en los criterios epidemiológicos y sanitarios definidos por el Ministerio de Sanidad para ir pasando de una fase a otra. En base a estos criterios y con datos de las comunidades a 30 de abril, estima que Andalucía podría pasar a la fase 2 directamente, Murcia, Canarias, Galicia, Aragón, Cantabria y Baleares podrían ir a la fase 1, y el resto de comunidades aún deberían permanecer en la fase cero. Añadiendo a este criterio un índice de riesgo económico basado en el peso de la hostelería en su PIB, determina que Andalucía, Canarias y Baleares son las “tres comunidades más prioritarias en cuanto a la apertura”.

Como ya adelantó la semana pasada el sector, el documento ignora porcentajes máximos de aforo, sino que se centra en que garanticen la distancia social (que cifran entre 0,6 metros en el caso de discotecas —que solo abrirían en la fase 3—, y 1,25 metros en el caso de terrazas y salas) y cumplan las medidas de higiene, desinfección y protección al personal que el sector avanzó la semana pasada en el protocolo elaborado en el marco del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE). Así, propone un orden de aperturas de los establecimientos en función de los espacios de que disponen y servicios que prestan (delivery, barra, terrazas, etc). Así, para la fase 0 aboga por permitir la entrega a domicilio, la recogida de pedidos y la terraza. En fases siguientes se incorporarían los locales con servicio en mesas, bufés (fase 1), barras (fase dos) y discotecas (fase 3).

A estos requisitos geográficos y de servicio se añaden una serie de “medidas aceleradoras gubernamentales que permitan el conocimiento sanitario del ciudadano y posibilite la monitorización del riesgo del territorio” que podrían adelantar el pase de una fase a otra. Entre estos aceleradores están los test de diagnóstico a los empleados, los cuestionarios epidemiológicos o los test rápidos a los clientes para permitir la entrada en el local, así como campañas de “comunicación y concienciación”.

Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, consciente de su dificultad, defendió estas propuestas como “posibles soluciones ante escenarios de futuro”. “Ojalá no sea así, pero si en otoño se produce un repunte de la pandemia, lo que queremos es que no haya que recurrir a las mismas medidas traumáticas de estos dos meses”, explicó, a preguntas de este periódico. “Es una propuesta para la administración, algunas empresas dicen que harán tests a sus empleados, como el otro día se hicieron en el ferry a Formentera. De aquí a otoño hay tiempo, no queremos que se descarte ninguna solución analítica o tecnológica (apps de rastreo de contactos), hay que medir qué población está inmunizada”, señaló, lamentando que se haya “abandonado sin debate los pasaportes de inmunidad”.

Gallego defendió que el plan hace hincapié en una “reapertura inteligente” del sector hostelero, asimétrica en lo geográfico. El documento se explicó el jueves al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en una larga reunión “con muy buen clima” en la que también se puso el acento en la eliminación de las franjas horarias por edades para poder salir a la calle. “Según esas franjas, la población adulta entre 14 y 65 años, que es mayoritaria, no podría ir a comer a partir del lunes a una terraza, pero sí al supermercado. Eso no tiene sentido”, explicó.

Finalmente, el documento recoge una serie de medidas económicas para la “reactivación del sector”, entre las que incluye el “reintegro de la totalidad de los alquileres abonados a partir del estado de alarma” o su exención si no se han pagado, microcréditos avalados por el Gobiero, reducciones y moratorias de impuestos y tasas, flexibilización de los ERTEs, aumento del espacio y de la temporada de las e incluso la reducción de los tipos del IVA del sector.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply