La Juventus busca remontar y Sarri se juega el puesto

”¿Cree que este puede ser su último partido al frente de la Juve?”, le preguntaron. Y Maurizio Sarri, entrenador del equipo piamontés, lanzó una mirada de póker a través del cristal de sus gafas manoseadas mientras respondía: “No lo he pensado; entre otras cosas porque significaría considerar que nuestros dirigentes son unos diletantes, cuando en realidad son de un altísimo nivel. La valoración que hagan será independiente de este partido. De otro modo los dirigentes se comportarían como hinchas”.

La Juventus venía de ganar ocho títulos de Serie A consecutivos cuando hace un año fichó a Maurizio Sarri. El propietario del club, Andrea Agnelli, quería que el más famoso de los estetas entre los entrenadores italianos hiciera del secular juego industrioso del equipo algo rematadamente más bello. Un año después la Juventus ha ganado su noveno scudetto consecutivo siguiendo el viejo procedimiento de la rutina industrial. No hay rastros de la belleza soñada y, para colmo, el equipo se reengancha a la Champions con una amarga cuenta pendiente. Debe remontar el 1-0 encajado en Lyón en la ida de los octavos (21.00, Movistar LC). Ayer en Turín crecía el rumor alimentado por los medios: si no lo logra, Sarri afrontará el despido.

El técnico informó sobre la situación de ciertos jugadores. Respecto a Dybala, que sufre problemas musculares, dijo que no estaba ni recuperado ni descartado. Aclaró que Cuadrado, en cambio, será titular, y que Cristiano está eufórico. “Ayer en el entrenamiento”, contó, “Cristiano ha hecho un gol de una belleza absoluta; mentalmente se está aproximando al partido de un modo perfecto, con intensidad y vigor”.

Leonardo Bonucci, el capitán, aseguró que el equipo está mentalizado para hacer aquello que no ha logrado a lo largo de la temporada regular: evitar encajar goles como solía —recibió 43 en Serie A—. “Necesitamos defender en equipo, comenzando por los atacantes”, dijo.

Leave a Reply