Rakitic: “Perder te hace pensar mucho”

Frente al ordenador y con un fondo icónico como es la imagen aérea del Camp Nou, Ivan Rakitic (Rheinfelden, Suiza; 32 años) se atusa el pelo al tiempo que responde con firmeza desde una sala de la ciudad deportiva azulgrana. No ha sido un buen curso para el Barça, aunque el centrocampista articula un discurso positivo siempre y cuando se anteponga la palabra que más acentúa durante la entrevista: “Juntos”. Este sábado (21.00, Movistar LC), el Barça recibe al Nápoles en la vuelta de octavos de Champions (1-1 en la ida).

Pregunta. ¿Han limpiado la mente como pedían Messi y Setién tras caer en la Liga?

Respuesta. Siempre estamos un poco en contacto, pero sí hacía falta desconectar y descansar. Tras el confinamiento, no salieron las cosas como queríamos; tocaba pensar en nosotros, mejorar muchas cosas. Debemos ser muy sinceros porque no hemos hecho las cosas como debíamos. Hay que levantarse ya. Tenemos el Nápoles y depende de nosotros hacer un gran partido y pasar.

P. También tendrán que superar a su zaga, presumiblemente de cinco. ¿Por qué se les atraganta este sistema defensivo?

R. Atacar siempre es más difícil que defender. Y es complicado atacar a un equipo que se ordena atrás y acumula hombres para esperar el fallo. Hay que mover el balón, ser muy precisos, finos y jugar con tranquilidad y confianza. También con paciencia.

P. ¿La pierden con facilidad?

R. No. Pero cuando hay mucha gente metida en el área rival, hay que buscar otras vías. Lo tenemos claro. Eso y que a nosotros nos gusta mucho atacar, estar arriba. Somos el Barça y está claro que vamos a dejar espacios. Pero a veces también hay que tener cabeza. Pensar en lo que puede pasar después. Nosotros intentamos recuperar la pelota lo más arriba posible porque con la gente que tenemos delante, podemos hacer mucho daño. Aunque hay que hacerlo muy juntos, muy unidos, porque a la mínima los equipos nos atacan igual y tenemos que correr 70-80 metros hacia atrás. Y así se nos complica. Por lo que deberemos ser agresivos, todos juntos, más listos y a veces hacer una falta, que por una tarjeta no pasa nada. Saber que si no puedes llegar 20 o 30 veces a la portería rival, con 10 o 15 es mejor si no dejas que pasen atrás.

P. Hace años dijo que corría por Messi porque se lo había ganado. ¿Lo mantiene?

R. Eso no cambia ahora ni nunca. Pero él y los de arriba saben que es importante esa buena presión avanzada, pero que también nos tienen que ayudar. Lo tienen todos claro. Si no podemos atacar bien, debemos descansar en nuestra posición, juntos, para que no nos puedan hacer daño. Y si estamos fuertes en defensa, en ataque estaremos mejor. No hay un jugador más ganador que Messi, es nuestro capitán, va por delante y nosotros trabajaremos para que pueda disfrutar el mayor tiempo posible cerca de la otra portería.

P. Aunque da la sensación de que la propuesta de Setién todavía no funciona. ¿Es así?

R. El míster llegó en enero, directo a competir. Luego estuvimos encerrados en casa y de nuevo a competir. Debemos confiar en nosotros porque sabemos lo que tenemos; ser positivos porque lo que hemos hecho lo hemos hecho juntos, siempre. Es el mismo grupo que otros años mezclado con alguno nuevo y jóvenes que van subiendo. Hay ganas; no hay que entrar en debates sino en trabajar bien para enseñarlo.

P. ¿Por qué ha sido tan difícil la llegada de Setién al vestuario?

R. No lo sé. Los resultados marcan el ánimo de todos. Y con el confinamiento no hemos podido tener mucho contacto, cercanía. Tanto para ellos como para nosotros. Es complicado y esperemos que conectemos más.

P. ¿Es difícil enseñarle a este vestuario, que tiene tan clara la idea de juego desde hace tiempo?

R. Claro que es difícil. Pero es que si cogemos a 100 entrenadores, todos serán distintos por su idea, por su trato… Aquí, en un club como el Barça, hay caracteres fuertes en el vestuario y tiene que ser así. Hemos vivido mucho y creo que lo hacemos en beneficio del equipo.

P. ¿Entendió el vestuario el cambio de Setién por Valverde cuando iban líderes en la Liga?

R. Los jugadores no ponemos ni quitamos nada. Es una decisión de la directiva, del presi, y tenemos que adaptarnos a las ideas. En este club hay mucha exigencia. Yo recuerdo uno de mis primeros partidos con el Barça que ganamos 5 ó 6-0 al Granada y al llegar a la zona mixta, la primera pregunta fue: “¿Qué pasa que no estáis finos?”. ¡Me quedó claro!

P. A usted, Piqué, Busquets, Suárez y hasta Messi les exigen tener menos años…

R. Se ha generado un poco este movimiento de los treintañeros, pero son jugadores que cualquiera querría en su equipo. Puedo hablar por mí, me cuido más que nunca y estoy mejor que nunca.

P. ¿Su trabajo no se valora tanto porque no es tan vistoso?

R. Cuando uno no ve un partido, pregunta: “¿Cómo han quedado?”. Y luego: “¿Quién ha marcado?”. No quién ha jugado bien, quién ha salvado un gol, quién ha hecho muchos robos… Pero es que cada uno tiene su rol. A mí me gustaría regatear como Messi o marcar los goles de Luis. Pero esto es el Barça y cada uno tiene sus cualidades. Yo estoy para ayudar, para correr, para aportar lo que pueda en ataque y defensa.

P. Cuando no jugaba, dijo que estaba triste.

R. Cualquiera que me conoce sabe que lo que yo quiero es jugar. Siento mucho respeto y no me quise poner por delante de nadie o hacer algo que pueda crear mal ambiente en el grupo. Eso es importante para mí.

P. ¿Quiere seguir en el Barça el año que viene?

R. Siempre he dicho que sí. No tengo que pensar de otra forma.

P. El que no sigue es Arthur. ¿Cree que se ha gestionado mal el asunto porque no estará en la Champions?

R. Si no puede ayudar por la razón que sea, mejor que no esté con nosotros. Si él o el club lo han decidido así, hay que aceptarlo. Es una pena porque es un grandísimo jugador. Pero debemos pensar en los que estamos aquí.

P. Otro lío del vestuario, que este año se las ha visto con la directiva, con el director deportivo (Abidal) y hasta con Setién. ¿No es mucho barullo para competir?

R. Pues se ha visto que sí. Pero debemos aprender todos porque juntos hacemos el Barça. Lo importante es ir en la misma dirección, sabiendo que no vamos a pensar todos igual. Es un club que está acostumbrado a ir arriba, ganando, siendo incluso superior, y luego ves que cuesta, que duele más perder. Y eso te hace pensar mucho. Pero a veces discutir puede ser beneficioso.

P. ¿Si ganan la Champions parecerá que no ha pasado nada?

R. ¡Esto funciona así! Es una gran oportunidad y se puede hacer muchísimo en poco tiempo. Es como ir al Mundial con tu país. No tenemos que pensar todavía en Lisboa sino ante el Nápoles. Estoy convencido de que vamos preparados. Vamos a tope.

P. ¿Este equipo puede ganar la Champions?

R. Por supuesto que sí.

P. ¿Está tranquilo, por la pandemia, al viajar a Lisboa?

R. Mentiría si dijera que sí. No es una situación agradable. Pero esperemos que no pase nada.

Leave a Reply