Zidane: “Ellos han tenido más ganas”

Zidane, este sábado en Valdebebas contra el Cádiz.Zidane, este sábado en Valdebebas contra el Cádiz.J.J. Guillén / EFE

En medio de la confusión blanca y el despliegue marcial amarillo, Zidane hizo lo nunca visto en él: quitar de una tacada a cuatro hombres en el descanso. El francés, tan refractario a intervenciones tan bruscas en mitad de un partido, operó sin concesiones. Pero lo mismo dio. El paisaje no cambió y lo que vino mostró a un Madrid tan perdido como el anterior, apenas agitado un poco por Vinicius y Benzema en el tramo final. “Hoy no hay excusas ni hay nada, no es un buen día para nosotros. Nos han faltado muchas cosas. Físicamente nos ha costado. Ellos han demostrado más ritmo y más ganas. Si no tienes ritmo en un partido de Primera es complicado”, reconoció el entrenador blanco.

El siniestro fue tal que nadie en el vestuario local de Valdebebas pudo agarrarse al más mínimo detalle para explicar el gatillazo. “No entramos bien, fue complicado desde el inicio. En la segunda parte mejoramos algo, pero si en la primera nos meten dos o tres goles, no hay nada que decir”, comentó el preparador francés, que aseguró que no le inquietaba esta mala actuación a tan poco tiempo de visitar el Camp Nou. En caliente, Courtois, otra vez acertado pese a la caída, también fue claro: “La primera parte ha sido muy mala. Nos ganaron en casi todos los duelos. No hemos encontrado el gol porque son muy organizados y, si empiezas perdiendo, luego es muy difícil. La derrota está bien para despertar”, señaló.

Zizou se guardó de inicio a dos de sus piezas más preciadas con un ojo puesto en el futuro inmediato por la llegada de la Champions y el clásico. Casemiro y Mendy se quedaron en el banquillo. Si trataba de ahorrar energías, fracasó porque tras el descanso tuvo que llamar a filas al brasileño. Él, Asensio, Valverde y Militão relevaron a Isco, Modric, Lucas Vázquez y Sergio Ramos, este último con un golpe en la rodilla izquierda, pendiente de pruebas este domingo a falta de siete días del Barça.

La crisis requería medidas drásticas porque este Cádiz de Álvaro Cervera no tiene mucho que ver con la guasa que circula por su tierra. Es cosa seria. Ninguna concesión, máxima seriedad y un plan muy claro: pocos huecos atrás y salir como lobos hacia su presa en ataque. Los cambios blancos, sin embargo, apenas les hicieron cosquillas a los gaditanos, que rascaron la primera victoria de su historia en la casa merengue.

Al grito de sus generales de la retaguardia, Cala y Fali, los elementos amarillos colapsaron a los blancos -este sábado vestidos de rosa por el Día contra el Cáncer de Mama-, que sufrieron aturdidos el despliegue de su rival. “Aprieta”, “párate ahí”, “quieto” se desgañitaban los dos jefes cadistas ante un oponente muy silencioso y con escasas respuestas. No tuvieron que esperar nada los muchachos de Zidane para ver que no les esperaba ningún carnaval. Al minuto y medio, Ramos salvó en la línea un gol hecho de Negredo después de un grave error en el pase de Kroos a Nacho dentro del área.

No fue el pellizco de un meritorio recién ascendido, sino el aviso de lo que iba a llegar. Durante toda la primera parte, y especialmente hasta el 0-1, el Cádiz sometió como nadie al Madrid. Las tuvo de muchas formas, aunque solo acertaron en una, la del Choco Lozano, que se plantó ante Courtois en medio de una defensa local agrietada y aturdida. Tras el descanso, el meta belga les quedó más lejos y el Madrid, con empuje y nada de fútbol, vivió cerca de su área, aunque sobrevivió sin necesidad de heroicidades.

La etiqueta de entrenador defensivo

“Vamos a tratar de que nuestra portería sufra menos”, había comentado Zidane hace dos semanas, tras pasar un rato de apuros contra el Levante. “Podemos mejorar muchas cosas y es lo que vamos a hacer”, añadió entonces sin caer en el dramatismo. Sin embargo, lo que les esperaba a la vuelta del parón de selecciones iba a profundizar en las dudas que ya estaba dejando su equipo en este inicio de curso. Sobre todo, en su gran virtud en la coronaliga: la defensa. Atrás sufrieron de lo lindo y en ataque apenas picaron. Un cabezazo de Ramos en un córner y un tiro de Benzema al larguero fue lo más peligroso. No hubo tacha para la victoria del Cádiz.

“Vivo mucho los momentos del fútbol y este lo recordaré siempre, no se gana todos los días al Real Madrid y en su casa”, celebró Álvaro Cervera, que temió sufrir el error de los humildes. “Se pasa muy mal porque, si perdonas, el Madrid te acaba ganando y eso es lo que pensaba en el descanso”, dijo.

“Hemos ganado el partido porque hemos defendido bien, porque atacar no hemos atacado bien. Me trae sin cuidado que se me catalogue como un entrenador defensivo. Hay que defender igual de bien que atacar, es una parte del fútbol. Ha sido un partido raro para ellos y a nosotros se nos ha dado muy bien”, zanjó feliz el técnico.

Leave a Reply