Las ventas de moda no recuperarán hasta 2022 el nivel anterior a la pandemia, según Moody’s

Clientas en una tienda de ropa en agosto.Clientas en una tienda de ropa en agosto.EL PAÍS

Empresas distribuidoras españolas como El Corte Inglés o Tendam (matriz de Cortefiel, Springfield o Pedro del Hierro), experimentarán un fuerte crecimiento en 2021 respecto a 2020, marcado por la pandemia, pero el impulso será insuficiente para llegar a sus niveles de ingresos de 2019. Para ello, como el resto del sector de la moda, tendrán que esperar a 2022, en el caso de la cadena de grandes almacenes debido también a su dependencia del turismo. De hecho, los comerciantes de moda, que se sitúa entre los minoristas más perjudicados por el impacto del virus, se recuperarán más lentamente que otros comercios, en parte debido a que el teletrabajo reducirá la demanda de ropa.

Esas son algunas de las conclusiones de un informe de la agencia de calificación Moody’s, que revisa de negativa a estable la perspectiva para el sector retail (minorista) en vistas de la recuperación iniciada en verano respecto a “los mínimos de marzo y junio”, los meses de confinamiento en Europa y medio mundo. Cree la agencia que las “condiciones de los minoristas de productos distintos a la alimentación mejorarán gradualmente en los próximos 12-18 meses”, mientras que los comercios de alimentación y el comercio online suavizarán los fuertes crecimientos registrados durante las semanas más duras de la pandemia.

Según la agencia, los minoristas no alimentarios “seguirán recuperándose de los mínimos de marzo-junio, pero el ritmo sigue siendo incierto”. Estima que se producirá “una vuelta a la normalidad al tiempo que los consumidores gradualmente recuperan confianza para comprar, las tiendas están mejor equipadas para recibir clientes con seguridad y las condiciones económicas se recuperan”. Así, prevé una caída del 5,7% de los ingresos del comercio minorista para 2020, y un rebote del 6,7% en 2021.

Sin embargo, las empresas que se dedican a la moda lo pasarán peor. Tras sufrir un recorte de ingresos del 21,5% de media en 2020 y de un 45% en su resultado operativo, en 2021 estos parámetros crecerán un 14% y un 56,7% en 2021, respectivamente. Insuficiente, en todo caso, para recuperar los niveles de 2019.

“Las limitaciones a los eventos sociales, el trabajo desde casa y, en general, el miedo a salir a socializar continuará lastrando la demanda de ropa y cambiarán las preferencias de compra”, señala la agencia. En este sentido, cree Mody’s que con el teletrabajo y una mayor relajación en los códigos de vestimenta de las empresas aumentará la demanda de ropa informal, lo que impulsará en mayor medida a empresas de ropa deportiva, como Adidas o Nike, en detrimento de las marcas más formales. En general, la lucha por los clientes, además, les empujará a rebajar los artículos, por lo que los márgenes se resentirán, afirma la agencia. Tendam está expuesto a estos vaivenes, pese a lo cual, Moody’s estima que su resultado operativo crecerá por encima del 20% en 2021 respecto al año anterior.

También lo hará el de El Corte Inglés, aunque en este caso, la agencia advierte de que su recuperación se verá dificultada por la ausencia de turismo. “La cadena de grandes almacenes española El Corte Inglés está también expuesta al turismo: no esperamos que sus ventas recuperen a los niveles de 2019 en 2021 porque incluso si vuelven los clientes domésticos, las cifras de turismo serán muy bajas”, dice el informe. Más tardarán otros minoristas, como la empresa de tiendas duty free Dufry. Por el contrario, otros minoristas con mayor diversificación geográfica tendrán una recuperación más rápida.

El teletrabajo y la imposibilidad de viajar, por su parte, han impulsado a los minoristas de productos para la mejora del hogar (muebles, electrodomésticos), que ya recuperaron el crecimiento a partir de mayo y se espera que permanezcan en 2021 por encima de los niveles de ventas de 2019, al igual que la alimentación, que este año ha registrado ventas récord por el cierre y reducción del consumo fuera del hogar.

La agencia sostiene que, tras el impulso al comercio electrónico que ha supuesto la pandemia, su comportamiento será clave para la recuperación del comercio minorista. en este sentido, afirma que las redes sociales cobrarán más importancia en la interacción entre las compañías y sus clientes.

Leave a Reply