Lipovetsky advierte del peligro escondido tras ‘capitalismo de seducción’ de la tecnología

La
atención
estuvo
puesta
ayer
durante
la
segunda
jornada
del
evento

Retina
Reset
,
organizado
por
Retina,
en
tres
sectores
capitales
durante
la
pandemia:
educación,
salud
y
consumo.
Diferentes
voces
se
sucedieron
a
lo
largo
de
la
tarde
con
la
intención
de
redefinir
qué
sucederá
cuando
el
coronavirus
suene
a
pasado.
El
modelo
económico
actual
no
puede
permanecer
en
la
casilla
previa
a
2020.
Como
expuso
el
filósofo
y
sociólogo
Gilles
Lipovetsky
en
la
intervención
final,
existe
un
peligro
oculto
tras
lo
que
denomina
“capitalismo
de
seducción”,
que
atrapa
a
la
sociedad
en
lo
relacionado
con
las
novedades,
el
diseño,
la
personalización
de
producto
y
la
alta
tecnología.

El
sistema
sanitario
también
se
ha
instalado
en
el
centro
del
debate.
Las
exigencias
y
necesidades
de
un
sector
tan
indispensable
para
la
sociedad
han
cambiado
a
marchas
forzadas.
El
riesgo
es
que
no
sirva
de
nada
tanto
esfuerzo
y
dinero
invertido.
Según
explicó
Rafael
Bengoa,
codirector
de
The
Institute
for
Health
and
Strategy,
bien
haríamos
en
Occidente
si
aprendiéramos
cómo
en
Oriente
han
gestionado
mucho
mejor
la
crisis
de
la
covid.
“El
cóctel
que
han
utilizado
de

apps
,
control
epidemiológico
de
rastreo
y
sensibilidad
social
ha
logrado
un
cambio
mayor
que
el
nuestro.
Debemos
explorar
si
esto
es
una
herramienta
para
una
futura
emergencia
u
oleada”.

Durante
la
pandemia,
se
ha
puesto
a
prueba
a
las
universidades,
a
los
profesores
y
al
alumnado.
Con
este
salto
abrupto
hacia
una
educación

online
,
también
se
han
podido
percibir
ciertas
consecuencias
que,
para
Rafael
Puyol,
presidente
de
UNIR
y
exrector
de
la
UCM,
debemos
“evitar
a
toda
costa”,
como
la
discriminación
entre
estudiantes
o
que
se
obvien
los
problemas
de
formación
de
los
profesores.
“La
covid
ha
mostrado
nuestras
carencias,
ha
abierto
muchas
fisuras
y
no
podemos
salir
adelante
haciendo
lo
mismo
que
antes,
pero
de
forma
digital,
eso
implica
quedarnos
atrasados”,
añadió
José
Antonio
Marina,
filósofo,
escritor
y
catedrático
de
bachillerato.

Pasar
de
las
aulas
a
las
pantallas
ha
sido
ha
sido
un
reto
que
ha
revelado
todas
las
debilidades
del
sistema
educativo,
pero
también
las
oportunidades
para
un
futuro
con
más
y
mejor
educación.
A
Stefania
Giannini,
directora
general
adjunta
de
Educación
de
la
UNESCO,
los
1,5
billones
de
estudiantes
de
190
países
afectados
por
la
crisis
le
han
recordado
que
la
educación
es
un
derecho.
“Educar
y
aprender
tiene
una
dimensión
social
y
humana
que
debe
ser
prioritaria.
La
pandemia
nos
ha
enseñado
que
la
educación
también
debe
servir
a
una
visión
ética,
no
solo
a
una
económica”,
reiteró.

La
era
del
próposito

Una
de
las
consecuencias
directas
provocada
por
la
emergencia
sanitaria
ha
sido
el
cambio
en
los
hábitos
de
consumo.
Los
meses
de
confinamiento
han
acelerado
una
digitalización
que,
hasta
esas
semanas,
parecía
más
una
opción
que
una
obligación.
De
acuerdo
con
Héctor
Ibarra,
responsable
de
Fjord
en
España,
Portugal
e
Israel,
lo
digital
ha
dejado
de
ser
un
elemento
diferencial.
“La
palabra
de
moda
en
los
próximos
años
va
a
ser
propósito.
Si
todo
es
digital,
ahora
necesitas
diferenciarte
de
otra
forma”,
sostuvo
durante
el
evento,
impulsado
por
Santander
y
Telefónica,
y
patrocinado
por
Accenture,
Novartis,
Philip
Morris,
Renfe,
Unir
y
Red
Eléctrica
de
España.

Marie-France
Tschudin,
presidenta
de
Novartis
Pharmaceuticals,
optó
por
mostrar
una
mirada
de
futuro
hacia
el
sector
de
la
salud,
donde
imperan
los
interrogantes.
Sin
embargo,
tiene
la
certeza
de
que
todos
los
cambios
sucedidos
en
los
últimos
meses
—léase
transformación
digital—
solo
pueden
calificarse
como
positivos.
“Con
lo
digital
se
pueden
hacer
muchas
más
cosas
para
acelerar
los
diagnósticos,
acceder
a
especialistas,
controlar
a
los
pacientes
en
remoto…
Aportará
más
calidad
de
vida”,
concluyó.

Puedes
seguir
a
EL
PAÍS
TECNOLOGÍA
RETINA
en

Facebook
,

Twitter
,

Instagram

o
suscribirte
aquí
a
nuestra

Newsletter
.

Leave a Reply