Los inspectores de Hacienda rechazan la creación de un nuevo cuerpo superior técnico

Una sede de la Agencia Tributaria.

Una
sede
de
la
Agencia
Tributaria.

Malestar
en
Hacienda.
La
asociación
de
inspectores
(IHE),
junto
a
la
de
interventores
y
auditores
del
Estado
(AIAE)
y
el
Cuerpo
Superior
de
Gestión
Catastral,
ha
mostrado
este
sábado
su
“firme
rechazo”
a
la
creación
de
un
nuevo
cuerpo
superior
técnico
de
Hacienda,
tal
y
como
proponen
cuatro
enmiendas
a
los
Presupuestos
registradas
por
distintos
grupos
parlamentarios.
En
un
comunicado
conjunto,
al
que
se
ha
adherido
la
Federación
Española
de
Asociaciones
de
los
Cuerpos
Superiores
de
la
Administración
Civil
del
Estado
y
que
han
remitido
a
la
Secretaría
de
Estado
de
Hacienda,
al
ministerio
y
a
la
Dirección
de
la
Agencia
Tributaria,
han
lamentado
que
esta
propuesta,

una
“vieja
pretensión”
del
sindicato
de
técnicos
del
Ministerio
de
Hacienda
(Gestha)
,
mermaría
las
funciones
de
la
Agencia
Tributaria
y
vulneraría
los
principios
de
acceso
a
la
función
pública.

Los
inspectores
consideran
que
las
enmiendas
pretenden
aplicar
una
“conversión
automática,
sin
el
cumplimiento
de
los
requisitos
legalmente
establecidos,
del
actual
Cuerpo
Técnico
de
Hacienda
(grupo
A2)
en
un
nuevo
Cuerpo
superior
Técnico
de
Hacienda
(grupo
A1)”.
Recuerdan
que

la
Agencia
Tributaria
(AEAT)

tiene
una
“estructura
piramidal”
de
la
que
forman
parte
distintos
cuerpos
de
funcionarios,
con
diferentes
tareas
y
responsabilidades,
y
que
el
acceso
a
la
función
pública
tiene
que
“cumplir
los
principios
constitucionales
de
igualdad,
mérito
y
capacidad”.
Algo
que,
agregan,
se
concreta
a
través
de
oposiciones
que
son
distintas

Por
estas
razones,
los
firmantes
defienden
que
la
creación
de
un
nuevo
cuerpo
sin
que
sea
necesario
pasar
por
una
oposición
supone
“una
vulneración
de
estos
principios”,
y
hasta
podría
llevar
a
mayores
costes
presupuestarios
y
organizativos
en
el
medio
plazo.
Los
inspectores
creen
que
Gestha
no
ha
evaluado
“seriamente”
este
aspecto,
y
todas
las
asociaciones
rechazan
el
argumento
del
sindicato
por
el
cual
este
cambio
permitiría
mejorar
la
lucha
contra
el
fraude,
que
consideran
como
una
excusa
sin
fundamento
para
conseguir
una
mejora
salarial.

Añaden,
además,
que
la
repentina
eliminación
de
un
grupo
de
funcionarios
provocaría
que
la
AEAT
quede
“mermada
de
manera
notable”,
puesto
que
las
funciones
que
desarrolla
ahora
el
cuerpo
técnico
“quedarían
huérfanas
de
trabajadores”.

El
comunicado
recuerda
que
la
normativa
actual
prevé
de
un
sistema
de
promoción
interna
para
acceder
al
cuerpo
de
inspectores
dirigido
a
los
funcionarios
A2
que
tienen
más
de
dos
años
de
antigüedad,
y
que
contempla
que
estos
no
tengan
que
pasar
dos
de
los
cinco
ejercicios
de
la
oposición
para
acceder
al
puesto.
“En
el
momento
actual,
hay
muchos
funcionarios
que
son
inspectores
de
Hacienda
habiendo
utilizado
esta
vía
legal,
y
que
han
tenido
que
superar
con
un
ingente
esfuerzo
y
sacrificio
las
dos
oposiciones”,
recuerdan
los
inspectores.

Los
interventores
y
auditores
del
Estado
agregan
que
en
los
últimos
años
se
ha
quedado
vacante
entre
el
40%
y
el
60%
de
las
25
plazas
ofertadas
a
través
de
este
esquema.
“Resulta
inadmisible
pretender,
superado
un
proceso
selectivo
con
un
nivel
de
exigencia
ajustado
a
las
responsabilidades
a
ejercer
por
un
subgrupo
A2,
beneficiarse
de
manera
automática
y
de
forma
general,
por
la
vía
de
una
modificación
legal,
de
un
ascenso,
que
al
fin
y
al
cabo
es
el
fin
último”,
denuncian.

Leave a Reply