Mariano, menos es más

Mariano celebra el 0-1 en La Cerámica.

Mariano
celebra
el
0-1
en
La
Cerámica.
Alberto
Saiz
/
AP

Mariano
Díaz
apareció
de
inicio
en
la
alineación
del
Madrid
porque
prácticamente
no
había
otro.
En
las
dos
últimas
temporadas
apenas
había
participado
en
el
1,74%
de
los
minutos
de
los
blancos
en
todas
las
competiciones.
No
existe
un
futbolista
en
el
vestuario
de
Valdebebas
con
estas
cifras.
Pero
la
lesión
de
Benzema
y
el
positivo
de
Jovic,
la
enésima
calamidad
del
serbio,
le
abrió
una
rendija
en
La
Cerámica.
Y
no
tardó
ni
dos
minutos
en
colarse
por
ella.
Centró
Carvajal
en
medio
de
la
confusión
por
un
posible
fuera
de
juego
de
Lucas
Vázquez
—el
linier
llegó
a
levantar
la
bandera—
y
se
lanzó
de
cabeza
para
poner
en
ventaja
a
los
suyos.
Ese
fue
el
único
tiro
a
puerta
de
los
visitantes
en
todo
el
choque.
De
él
vivieron,
incluso
de
forma
holgada
durante
un
buen
tramo,
hasta
el
empate
de
penalti
de
Gerard
Moreno.

Con
el
hispanodominicano,
menos
es
más.
Lo
sacó
también
Zidane
en
el
descuento
del
clásico
del
Bernabéu
de
la
temporada
pasada
y
fue
suficiente
para
apuntillar
a
los
azulgrana
con
un
tiro
en
semifallo.
Y
en
Vila-real,
nada
más
arrancar
ya
se
había
hecho
notar.
En
ese
momento
en
el
que
se
adelantaba
a
Mario
Gaspar
para
poner
el
0-1,
cumplía
su
minuto
número
100
en
un
campo
de
fútbol
en
los
últimos
15
meses.
Cifras
más
propias
de
un
juvenil
sin
currículum.
La
última
vez
que
había
sido
titular
fue
hacía
566
días,
precisamente
ante
el
Villarreal
en
Madrid,
y
entonces
se
apuntó
un
doblete.

A
Mariano
no
han
parado
de
enseñarle
la
puerta
de
salida
en
estas
dos
últimas
campañas,
y
su
respuesta
siempre
fue
un
no
categórico,
pese
a
la
insistencia
en
dejarle
fuera
de
todo.
En
un
último
verano
de
ventas
al
por
mayor
para
aliviar
los
efectos
de
la
pandemia,
los
dirigentes
no
encontraron
la
forma
de
darle
salida
ni
de
que
él
se
marchara.
El
Madrid
lo
había
recuperado
en
el
verano
de
2018
por
21,5
millones
desde
el
Olympique
de
Lyon,
donde
metió
21
goles,
y
le
dio
nada
menos
que
el
siete
a
la
espalda,
el
que
acababa
de
dejar
Cristiano
Ronaldo.
Sin
embargo,
su
luz
se
apagó
pronto,
al
poco
de
clavarle
un
gol
por
la
escuadra
a
la
Roma
nada
más
aterrizar.

”Merecimos
más”

Su
paso
por
La
Cerámica
es,
quizás,
su
última
oportunidad.
Con
Jovic
contagiado
por
coronavirus,
seguirá
contando,
al
menos
como
una
opción,
para
los
dos
o
tres
próximos
encuentros.
El
serbio,
que
venía
de
marcar
tres
tantos
y
dar
dos
asistencias
con
su
selección
en
el
último
parón,
fue
aislado
por
el
bicho
y
suma
otro
capítulo
en
su
historial
de
penalidades
en
el
Madrid.
La
agitación
de
Mariano
en
La
Cerámica,
relevado
en
el
85
por
Asensio,
la
siguió
confinado
en
casa.
“Estaba
agotado,
hacía
mucho
tiempo
que
no
jugaba”,
afirmó
Zidane
para
explicar
el
cambio
pese
a
la
necesidad
de
la
victoria.

Al
francés
se
le
vio
contrariado
por
el
punto.
“Sabe
a
poco,
merecimos
más,
sobre
todo
por
la
primera
parte.
Hay
que
felicitar
a
los
chicos”,
comentó.
“Controlamos
el
partido,
no
hemos
arriesgado
nada.
Pero
fue
una
jugada
[en
referencia
al
empate],
es
lo
que
pasa
en
el
fútbol.
Hoy
aquí
había
sitio
para
sumar
los
tres
puntos”,
añadió
el
técnico,
que
no
quiso
decir
nada
sobre
el
supuesto
interés
de
Isco
en
salir
en
el
mercado
de
invierno.
El
gesto
del
francés
se
agrió
aún
más
cuando
se
le
preguntó
por
su
ilusión
frente
a
las
críticas:
“Yo
sigo
con
ilusión.
Vosotros
seguid
con
lo
que
estáis
haciendo
y
yo
con
mi
trabajo”.

Nacho,
que
volvía
tras
su
lesión,
puso
también
el
foco
en
la
solidez
como
argumento
para
explicar
el
duelo.
“La
primera
parte
fue
muy
sólida,
no
han
tenido
una
ocasión
clara.
En
la
segunda
nos
hemos
abierto
y
no
hemos
estado
con
la
misma
solidez”,
apuntó.

Leave a Reply