Así se mete un equipo de fútbol en el mundo de los videojuegos

El
pasado
9
de
mayo
las
cuentas
oficiales
de
las
redes
sociales
del
Levante
UD
anunciaban
por
todo
lo
alto
la
contratación
de
su
última
estrella.
Un
ojeador
del
club
había
visto
en
Twitter
que
el
jugador,
francés,
era
agente
libre
y
que
estaba
esperando
un
nuevo
equipo.
Salieron
a
buscarlo.
Después
de
casi
dos
semanas
de
negociaciones,
con
otro
club
italiano
interesado
en
el
medio,
Corentin
Thuillier
Maestro
se
decantó
por
los
granotas.
“Tomamos
el
mando”,
rezaba
la
imagen
que
acompañaba
al
tuit
de
presentación.
Maestro
llegaba
al
Levante
UD
para
ser
jugador
de
FIFA,
el
videojuego
de
EA
Sports
más
popular
del
mundo.
Es
uno
de
los
mejores
competidores
del
planeta.
Su
fichaje
fue,
en
todos
los
sentidos,
muy
parecido
al
de
un
jugador
del
primer
equipo
de
fútbol
y
expuso
la
gran
apuesta
de
la
entidad
por
las
competiciones
de
videojuegos.

Uno
de
los
primeros
grandes
objetivos
de
Maestro
con
su
nueva
camiseta
será
alzar
el
trofeo
de
la
cuarta
edición
de
eLaLiga
Santander,
la
competición
oficial
de
EA
SPORTS
FIFA
21
en
España,
organizada
por
LaLiga
y
Electronic
Arts,
y
que
a
partir
del
12
de
enero
de
2021
contará
con
38
equipos,
todos
ellos
pertenecientes
a
LaLiga
Santander
o
LaLiga
SmartBank.
No
habrá
jugadores
independientes
ni
clubes
endémicos
(como
se
denomina
a
los
que
se
dedican
exclusivamente
a
las
competiciones
de
videojuegos).
Hace
dos
años,
solo
17
equipos
se
atrevieron
a
competir.
Ahora
son
más
del
doble
los
que
se
disputarán
los
300.000
euros
que
se
repartirán
en
premios.

El
Levante
UD
venía
ya
pisando
fuerte
en
el
mundo
de
los
videojuegos.
Contaban
con
dos
grandes
jugadores
españoles
como
Dani
Aguilar
y
Ranerista,
que
vivían
juntos
en
una
gaming
house
del
club
donde
se
producían
toda
clase
de
contenidos
audiovisuales.
La
pandemia
cambió
los
planes.
El
genovés
Luca
Donati,
responsable
del
desarrollo
de
negocios
internacionales
y
de
eSports
del
club,
explica:
“Queremos
expandir
la
marca
a
nivel
internacional
con
el
FIFA,
que
los
jugadores
y
las
personas
que
sigan
esta
competición
nos
reconozcan
como
el
mejor
equipo
que
hay
en
España”.
El
currículum
de
Maestro
avala
la
propuesta:
cuarto
del
mundo
en
2020,
ganador
de
la
liga
francesa
y
de
la
FIFA
eNations
Cup
en
2019
y
un
gran
escaparate
para
cualquier
marca
que
quiera
acompañar
al
club,
con
cientos
de
miles
de
seguidores
en
sus
redes
sociales.
“Los
patrocinadores
lo
reconocen.
Noto
un
gran
interés
por
nuestro
club,
que
ahora
tiene
entre
sus
filas
a
un
top
mundial”,
añade
Donati.
Maestro
continuará
jugando
desde
Francia
y
el
club
ya
le
ha
enviado
toda
la
equipación
profesional
que
necesita
y
que
es
idéntica
a
la
del
primer
equipo
de
fútbol.

Alfredo
Bermejo,
director
de
Estrategia
Digital
de
LaLiga,
apunta:
“Si
nuestro
objetivo
era
tener
algo
viable,
esto
ahora
es
un
proyecto
consolidado
en
nuestra
estructura.
Nuestros
patrocinadores
también
demandaban
la
posibilidad
de
adentrarse
en
los
eSports
y
querían
hacerlo
con
nosotros.
Queremos
que
sea
algo
bidireccional,
para
que
aquellos
que
siguen
de
cerca
este
mundo
se
interesen
por
la
competición
tradicional
y,
a
la
vez,
que
el
aficionado
que
siempre
va
a
ver
a
su
equipo
al
estadio
pueda
ver
cómo
el
gamer
de
su
club
participa
en
una
competición
virtual”.

Se
trata
de
ir
hacia
donde
el
balón
no
puede
llegar
y
generar
nuevos
ingresos
más
allá
de
lo
que
sucede
dentro
del
terreno
de
juego.
Algunos
clubes
están
dando
aún
sus
primeros
pasos.
El
CA
Osasuna,
por
ejemplo,
acaba
de
firmar
una
alianza
con
Rubén
García,
uno
de
sus
jugadores
insignia,
para
competir
en
eLaLiga
Santander
con
Guasones,
el
equipo
de
eSports
que
el
futbolista
ha
fundado
este
año.
Fran
Canal,
director
general
de
CA
Osasuna,
dice:
“Es
el
acuerdo
más
seguro
para
entrar
en
esto.
Rubén
[García]
tiene
más
años
de
contrato
con
nosotros
que
nosotros
con
Guasones.
Él,
al
final,
se
sentía
más
cómodo
a
nuestro
lado
que
llevando
una
aventura
en
solitario”.

Canal,
que
lleva
25
años
ligado
al
mundo
del
fútbol,
admite
que
nunca
le
ha
ganado
un
partido
de
FIFA
a
su
hijo
de
13
años.
“Con
los
años
se
gana
en
experiencia,
pero
se
pierde
en
habilidades”,
avisa.
El
de
los
navarros
es
un
ecosistema
más
complejo
porque
todas
sus
acciones
deben
pasar
el
filtro
de
los
socios,
los
verdaderos
dueños
del
club.
“Con
las
competiciones
de
videojuegos
empatizas
con
chavales
menores
de
18
años,
que
son
un
gran
escaparate
para
los
patrocinadores”,
analiza.
El
objetivo
de
Canal
es
aumentar
las
fuentes
de
ingresos
relacionadas
con
la
actividad
deportiva
principal
del
club.
Por
eso
no
considera
meterse
en
videojuegos
que
no
sean
de
fútbol.
“Son
muy
seguidos
por
las
nuevas
generaciones.
Han
superado
a
grandes
deportes
tradicionales.
A
nosotros
nos
sirven
para
ofrecer
nuevos
soportes
a
nuestros
patrocinadores”,
remarca.

Algo
parecido
ocurrió
en
el
RCD
Mallorca,
que
este
año
competirá
por
primera
vez
en
eLaLiga
Santander
y
que
recurrirá
a
la
ayuda
de
LaLiga
para
hacerlo.
Desde
la
organización
deportiva
han
confeccionado
un
draft
que
surge
de
pequeñas
competiciones
previas
entre
jugadores
aficionados.
Los
clubes
que
lo
deseen
podrán
elegir
de
allí
a
sus
representantes
para
esta
cuarta
edición.
Luis
Ramis,
que
está
especializado
en
gestión
deportiva
y
forma
parte
del
departamento
comercial
y
de
marketing,
es
la
persona
encargada
del
proyecto
de
videojuegos
en
el
equipo
balear.
“Hemos
visto
el
potencial
que
tiene
la
competición
y
no
hemos
dudado
en
sumarnos.
Al
ser
nuestro
primer
año
optamos
por
elegir
a
un
jugador
del
draft,
pero
no
queremos
a
alguien
que
solo
juegue
bien
al
FIFA
sino
a
alguien
que
transmita
y
que
genere
valores
asociados
a
la
identidad
del
RCD
Mallorca”,
reflexiona.

eLaLiga
Santander
establece
algunas
condiciones
económicas
y
contractuales
para
garantizar
el
trabajo
de
los
gamers.
Ramis
sueña
con
encontrar
a
algún
jugador
que
además
sea
aficionado
del
club.
El
chico
que
a
través
de
los
videojuegos
logró
competir
para
el
equipo
de
sus
amores.
La
historia
perfecta.

Puedes
seguir
Deportes
de
EL
PAÍS
en

Facebook
,

Twitter

o
suscribirte
aquí
a
la

Newsletter
.

Leave a Reply