Joni Mitchell: un renacimiento


Joni
Mitchell

es
uno
de
esos
personajes
célebres
sobre
los
que
algunos
ya
tenían
preparados
sus
obituarios.

En
marzo
de
2015
fue
hospitalizada
en
Los
Ángeles

después
de
ser
encontrada
inconsciente
en
su
casa.
Había
sufrido
un
aneurisma
cerebral.
Durante
semanas
su
salud
estuvo
tan
débil
que
se
llegó
a
informar
de
que
no
pasaría
de
aquel
año.
Finalmente
se
fue
recuperando
y
abandonó
el
hospital,
aunque
su
regreso
al
hogar
fue
muy
delicado.

Cinco
años
después
de
que
se
tuviesen
listas
las
necrológicas
de

una
de
las
compositoras
más
importantes
de
todos
los
tiempos
en
la
música
norteamericana
,
se
publica

Archives
Vol.
1:
The
Early
Years
,
una
impresionante
caja
sobre
sus
primeros
pasos
como
artista.
Son
cinco
discos
con
seis
horas
de
audio
inédito,
incluyendo
sus
primeras
grabaciones
conocidas,
demos
caseras
y
actuaciones
que
muestran
sus
años
de
formación
como
intérprete,
cuando
la
joven
y
perfeccionista
Mitchell
va
abandonando
su
educación
de
folk
clásico,
plagada
de
versiones,
hacia
nuevos
territorios
que
la
llevarán
a
convertirse
en
un
talento
asombroso,
ejemplificado
en
la
primera
canción
compuesta
por

misma:

Day
After
Day
.

Precisamente,
la
caja
incluye
un
libreto
con
imágenes
de
la
cantante
desde
niña
hasta
su
ascenso
a
estrella
y
con
una
larga
entrevista
—la
primera
desde
el
aneurisma—,
que
le
hace
el
cineasta
Cameron
Crowe,
en
la
que
confiesa
que

Day
After
Day

guardaba
el
toque
desafiante
que
buscaba
desde
niña.
Como
explica
en
la
conversación
con
Crowe,
Mitchell,
que
ahora
tiene
76
años,
aprendió
su
mayor
lección
de
piano
a
los
7,
después
de
que
su
profesora
le
diese
con
una
regla
en
la
mano
porque
“no
tocaba
con
el
oído”
ni
seguía
la
melodía
de

Robin
Walk,

la
canción
que
tenía
que
aprenderse.
Le
espetó:
“Los
grandes
maestros
tocaban
con
el
oído
y
se
aprendían
de
memoria
las
cosas”.
La
cantante
supo
entonces
que
no
le
interesaban
los
grandes
maestros,
sino
seguir
su
instinto
y
el
poder
de
sus
manos.

Joni Mitchell: un renacimiento

Como
otros
ilustres
nombres
de
su
generación,
como

Bob
Dylan

y

Neil
Young
,
Mitchell
ha
dado
el
visto
bueno
a
toda
una
aventura
de
recuperación
arqueológica
de
su
música.
Archives
Vol.
1:
The
Early
Years

es
el
primer
gran
volumen
de
una
serie
monumental
que
en
futuras
entregas
busca
mostrar
el
legado
sonoro
de
una
artista
que
rompió
moldes
al
mezclar
folk
con
elementos
del
jazz.
Un
particularísimo
estilo,
repleto
de
evocaciones
bucólicas
y
una
intimidad
extraordinaria,
que
marcaría
a
generaciones
de
compositores.

Hoy,
ni
canta,
ni
toca
la
guitarra,
ni
compone.
Simplemente,
se
dedica
“a
luchar”
tras
sufrir
también
una
poliomielitis.
“Una
vez
más,
no
podía
caminar.
Ni
tampoco
hablar.
Tuve
que
aprender
a
hacerlo
de
nuevo”,
asegura.
“No
me
rindo.
¡Tengo
sangre
irlandesa!
Así
que
estoy
aquí
de
nuevo:
luchando
en
otra
batalla”,
añade.
Será
casi
imposible
volver
a
encontrarse
con
Joni
Mitchell
en
un
escenario
o
en
nuevo
disco.
Pero,
al
menos,
el
nuevo
proyecto
de
recuperación
de
sus
archivos
permite
entrar
en
contacto
con
todo
detalle
en
una
de
las
trayectorias
más
inquietas
y
atrevidas
de
la
música
popular.

Leave a Reply