Magallanes y Elcano: justicia poética

Uno
de
los
libros
más
leídos
y
traducidos
del
siglo
XVI
fue

Silva
de
varia
lección

(1540)
del
humanista
sevillano

Pedro
Mexía
,
una
obra
enciclopédica
antes
de
la
aparición
de
las
enciclopedias
y
que
por
eso
mismo
pertenece
al
género
de
las
llamadas
misceláneas,
categoría
bella
y
vagarosa
donde
encontramos

La
filosofía
vulgar

(1568),
de
Juan
de
Mal
Lara;

Jardín
de
flores
curiosas,

(1573)
de
Antonio
de
Torquemada,
o

Plaza
universal
de
todas
ciencias
y
artes

(1615),
de
Cristóbal
Suárez
de
Figueroa,
entre
otros
títulos.

Silva
de
varia
lección

tuvo
17
ediciones
españolas
antes
de
terminar
el
siglo
XVI
y
fue
traducida
al
italiano
(1542),
al
francés
(1552)
y
al
inglés
(1571),
por
no
hablar
de
las
alusiones
que
le
dedicaron
Montaigne,
Cervantes,
Shakespeare
y
el
Inca
Garcilaso.
Sin
embargo,
Pedro
Mexía
no
hizo
ninguna
referencia
a
la
primera
circunnavegación
del
mundo
—proeza
consumada
en
1522—
e
incluso
en
el
capítulo
dedicado
a
la
redondez
de
la
Tierra
sugirió
la
lectura
de
­Ptolomeo,
Oroncio,
Cleomedes
y
Juan
de
Monte
Regio.
¿Y

Relación
del
primer
viaje
alrededor
del
mundo

(1524),
de

Antonio
Pigafetta
?
Silencio
administrativo.

En
realidad,
la
navegación
de

Magallanes-Elcano

apenas
tuvo
repercusión
en
el
siglo
XVI
y
menos
todavía
en
los
siguientes,
hasta
el
punto
de
que
otros
marinos
como

el
corsario
Francis
Drake

rentabilizaron
mucho
mejor
sus
posteriores
navegaciones
alrededor
del
mundo.
Sin
embargo,
el
creciente
interés
por
el
estudio
de
las
rutas
transpacíficas
y
las
globalizaciones
tempranas
—pienso
en
los
trabajos
de
Lothar
Knauth,
Serge
Gruzinski
o
Bernd
Hausberger—
en
el
contexto
de
la
conmemoración
del
V
Centenario
del
viaje
de
Magallanes-Elcano
ha
propiciado
la
creación
de
la

Red
Mundial
de
Universidades
Magallánicas
(RUMA),

asociación
académica
que
reúne
a
24
universidades
de
cada
uno
de
los
puntos
de
la
ruta
de
Magallanes
y
Elcano
a
través
de
los
cinco
continentes.

Liderada
por
Juan
Marchena
Fernández,
de
la
Universidad
Pablo
de
Olavide
de
Sevilla,
en
menos
de
tres
años
la
RUMA
ha
celebrado
diversos
actos
científicos
en
Europa
y
América,
además
de
recibir
el
encargo
de
preparar
el
informe
académico
que
respalde
la
candidatura
de
la
Ruta
de
Circunnavegación
a
integrar
la
lista
de

Patrimonio
Mundial
de
la
Unesco
,
que
será
presentada
de
forma
conjunta
por
los
Gobiernos
de
España
y
Portugal.
La
RUMA
tenía
previsto
un
intenso
programa
de
actividades
a
lo
largo
de
2020,
pero
la
pandemia
global
dio
pie
a
la
primera
respuesta
global
de
la
RUMA
a
los
retos
del
coronavirus.

En
efecto,
el
26
de
octubre
pasado
se
celebró
una
actividad
académica
sin
precedentes:
el

Simposio
Internacional
Covid-19
y
Universidad,

que
entre
las
once
de
la
mañana
y
las
nueve
de
la
noche
hora
peninsular
española
convocó
a
investigadores
de
19
universidades,
quienes
presentaron
sus
ponencias
en
tres
idiomas
distintos
(inglés,
español
y
portugués)
desde
nueve
países
diferentes
y
a
lo
largo
de
13
husos
horarios.
El
simposio
fue
emitido
en
directo
por
el
canal
de
la
RUMA
y
dirigido
por
las
universidades
de
Cabo
Verde,
Timor-Leste
y
Buenos
Aires.
Los
ponentes
españoles
fueron
profesores
de
la
Universidad
de
Sevilla,
Universidad
de
Cádiz,
Universidad
de
La
Laguna,
Universidad
de
Las
Palmas,
Universidad
Pablo
de
Olavide
y
Universidad
Loyola
Andalucía.

Quinientos
años
después
del
descubrimiento
y
navegación
del
estrecho
de
Magallanes,
la
RUMA
celebró
un
simposio
global
que
merece
el
apelativo
de
magallánico. 

Leave a Reply