Iglesias presiona para indultar “lo antes posible” a los presos del ‘procés’

Casi
resuelto
el
trámite
político
más
difícil,

el
de
los
Presupuestos
,
el
Gobierno
afronta
ya
el
otro
gran
reto
de
la
legislatura:
encauzar
el
conflicto
catalán.
Nada
empezará
a
moverse
hasta
que
los
presos
del
procés
no
estén
en
la
calle,
admiten
en
privado
varios
miembros
del
Ejecutivo.
Sin
embargo,
la
fórmula
para
lograrlo
genera
dudas.
Pablo
Iglesias,
que
lo
tiene
claro,
presionó
este
lunes
y
reclamó
en
La
Sexta

el
indulto

para
que
estén
en
libertad
“lo
antes
posible”,
incluso
antes
de
las
elecciones
catalanas.
El
sector
socialista
del
Gobierno
no
ve
sencilla
la
operación
con
la
probable
opinión
contraria
de
la
fiscalía
y
el
tribunal
sentenciador.

Una
vez

recompuesta
y
reforzada
la
mayoría
de
la
investidura,

que
ha
pasado
de
los
167
síes
que
tuvo
Pedro
Sánchez
en
enero
a
los
casi
190
síes
que
tendrán
los
Presupuestos,
el
Gobierno
se
concentrará
ahora
en
cómo
consolidar
el
profundo
giro
que
se
está
produciendo
en
el
independentismo
catalán,
en
especial
en
la
cúpula
de
ERC,
según
la
interpretación
más
extendida
dentro
del
Ejecutivo.

La
negociación
de
los
Presupuestos,
que
hace
unos
pocos
meses
se
consideraba
casi
imposible
en
plena
precampaña
catalana,
ha
demostrado
a
los
interlocutores
socialistas
que
ERC
tiene
una
voluntad
real
de
implicarse
en
la
gobernabilidad
del
país
y
sobre
todo
que
cree
que
es
posible
que
una
mayoría
de
los
independentistas
catalanes
vean
con
buenos
ojos
ese
giro.
Si
no,
sería
inviable
que
hubieran
pasado
de
la
abstención
en
la
investidura
en
enero

y
el
“no”
a
los
estados
de
alarma
en
mayo
al
“sí”
a
los
Presupuestos
en
noviembre.

En
este
contexto,
los
dirigentes
de
ERC
han
trasladado
a
sus
interlocutores
socialistas
al
máximo
nivel
que
nada
de
todo
esto
se
consolidará
hasta
que
los
presos
del
procés,
que
ya
llevan
tres
años
encarcelados,
empiecen
a
salir
a
la
calle.

La
vía
directa
y
más
cómoda
para
el
Ejecutivo,
la
del
tercer
grado,
que
está
en
manos
de
los
jueces,
se
está
cerrando
definitivamente
y
el
Supremo
está
a
punto
de
rechazarla
de
plano.
La
otra,
la
del
cambio
del
Código
Penal
para
reducir
las
penas
por
el
delito
de
sedición,
es
muy
lenta
y
ERC
nunca
ha
apostado
por
ella
como
prioritaria.
Está
en
marcha,
pero
puede
tardar
muchos
meses
aún.

Para
llegar
antes
de
las
elecciones
catalanas,
en
lo
que
sería
un
espaldarazo
para
el
sector
del
independentismo
que
no
apuesta
por
la
ruptura
—donde
no
está
solo
ERC,
sino
también
el
PDeCAT,
que
apoyará
los
Presupuesto
y
ha
roto
con
el
grupo
de
Carles
Puigdemont—
la
única
salida
que
queda
es
el
indulto.

Esta
solución
ha
estado
encima
de
la
mesa
en
todas
las
conversaciones
discretas
entre
el
Gobierno
y
ERC.
No
hay
compromisos
concretos,
y
menos
de
fechas.El
Ejecutivo
está
esperando
a
que
a
finales
de
año
o
principios
de
2021
se
pronuncien
tanto
la
fiscalía
como
el
Tribunal
sentenciador,
y
todo
indica
que
lo
harán
de
manera
desfavorable
al
indulto,
lo
que
complicaría
mucho
la
decisión
política
del
Gobierno.
Pero
desde
ambos
lados,
tanto
de
ERC
como
del
Ejecutivo,
trasladan
que
el
indulto
es
una
opción
cada
vez
más
sólida
aunque
será
el
presidente,
Pedro
Sánchez,
quien
tenga
la
última
palabra
para
decidir
si
se
hace
y
cuándo.

El
sector
socialista
del
Gobierno
ha
pedido
tanto
a
ERC
como
a
Unidas
Podemos
que
no
presionaran
en
público
por
lo
menos
mientras
se
estaban
negociando
los
Presupuestos,
ya
que
se
podía
envenenar
el
debate
con
esta
polémica
posibilidad
del
indulto.
Sin
embargo,
una
vez
despejado
el
panorama
de
las
Cuentas,
Pablo
Iglesias
se
lanzó,
aunque
con
una
cierta
cautela,
a
apretar
para
que
el
indulto
se
convierta
en
una
realidad
en
breve,
y
poder
así
consolidar
el
eje
que
él
quiere
profundizar,
esto
es
una
mayoría
basada
en
la
coalición
y
la
suma
de
ERC
y
Bildu.

Preguntado
en
una
entrevista
en
La
Sexta
por
la
posibilidad
de
que
el
Gobierno
apruebe
finalmente
el
indulto
de
los
presos
del
procés,
el
vicepresidente
segundo
dejó
muy
claro
que
él
está
a
favor
y
le
gustaría
que
se
produjera
“cuanto
antes”,
incluso
antes
de
las
elecciones
catalanas
del
14
de
febrero.

“Los
indultos
tienen
unos
procesos
que
no
dependen
únicamente
del
Gobierno”,
explicó
en
referencia
a
la
fiscalía
y
el
tribunal
sentenciador,
en
este
caso
el
Supremo,
que
tienen
que
dar
antes
su
opinión.
“A

no
me
gusta
que
los
dirigentes
de
ERC,
de
Junts,
y
líderes
sociales
como
los
Jordis
estén
en
prisión.
A
mi
juicio
deberían
estar
libres.
En
el
momento
en
que
están
en
prisión,
el
indulto
es
una
prerrogativa
del
Gobierno
que
nunca
ha
dejado
de
utilizarse
en
la
historia
de
la
democracia
y
tiene
una
serie
de
procedimientos.
A

me
gustaría
que
estuvieran
libres
lo
antes
posible”,
señaló
el
vicepresidente.

Ante
la
pregunta
de
si
se
hará
antes
de
las
catalanas,
Iglesias
ha
contestado:
“Cuando
estamos
hablando
de
la
libertad
de
personas
que
pueden
jugar
un
rol
político
fundamental
en
el
diálogo,
yo
creo
que
no
puede
haber
cálculos
electorales.
Esta
es
mi
opinión,
los
procedimientos
de
indultos
tienen
una
serie
de
trámites
que
se
tienen
que
cumplimentar
y
no
dependen
estrictamente
de
la
voluntad
política
del
Gobierno”.

El
ministro
de
Justicia,
Juan
Carlos
Campo,
ha
dado
trámite
al
indulto,
que
sigue
su
curso
a
la
espera
de
la
decisión
política
de
Sánchez.
Parece
difícil
que
llegue
antes
de
las
catalanas.
Pero
en
la
política
española
se
han
visto
cosas
mucho
más
complicadas
en
los
últimos
meses.

Leave a Reply