La gran joya de Veingold

El
ajedrez
de
alta
competición
es
deporte,
ciencia
y
arte.
Pero
hay
pocas
partidas
donde
esos
tres
elementos
brillen
de
manera
tan
intensa
como
en
la
de
este
vídeo.
Curiosamente,
quien
firma
tal
obra
maestra
no
es
una
de
las
grandes
estrellas
sino
un
maestro
estonio,
Alexánder
Veingold
(Tallin,
1953),
que
nunca
estuvo
en
la
primera
fila
mundial,
aunque

ha
destacado
como
entrenador.

Su
lucha
con
el
gran
maestro
alemán
Daniel
Fridman
en
el
torneo
de
Tallin
1998
es,
para
empezar,
el
fruto
de
un
sesudo
trabajo
científico
de
prueba
y
error:
tras
analizar
muchas
partidas
idénticas
durante
los
quince
primeros
movimientos
-algunas
de
ellas
también
se
han
publicado
en
esta
colección-,
Veingold
aplica
una
bellísima
idea
propia
que
incluye
el
sacrificio
de
su
dama,
una
de
las
máximas
expresiones
de
la
belleza
en
ajedrez.
Pero
todo
ello
no
se
produce
en
la
tranquilidad
de
un
laboratorio
de
química
o
el
estudio
de
un
pintor,
sino
en
el
fragor
de
la
alta
competición,
con
un
reloj
en
marcha
y
los
nervios
típicos
de
un
torneo
profesional.
Esta
partida
es
arte
en
extrema
tensión
con
una
sólida
base
científica.

Leave a Reply