La investigación a Laura Borràs en el Supremo sobrevolará la campaña de las elecciones catalanas

Laura Borràs en rueda de prensa telemática tras ganar las primarias de JxCat a las elecciones catalanas

Laura
Borràs
en
rueda
de
prensa
telemática
tras
ganar
las
primarias
de
JxCat
a
las
elecciones
catalanas
Servicio
Ilustrado
(Automático)
/
Europa
Press

La
investigación
abierta
contra

Laura
Borràs

en
el
Tribunal
Supremo
por
adjudicar
a
dedo
contratos
cuando
presidía
la
Institució
de
les
Lletres
Catalanes
(ILC),
entre
2013
y
2017,
sobrevolará
la
campaña
de
las
elecciones
autonómicas,
a
las
que
la
portavoz
de
Junts
per
Catalunya
en
el
Congreso

concurrirá
como
candidata
a
la
presidencia
de
la
Generalitat
.
La
causa
está
en
plena
instrucción,
con
varias
pruebas
documentales
pendientes
de
llegar
al
alto
tribunal
y
a
falta
de
que
el
magistrado
Eduardo
de
Porres
decida
si
cita
de
nuevo
a
declarar
a
la
portavoz
de
Junts,
que
ya
compareció
ante
él,

pero
no
quiso
responder
a
ninguna
pregunta
.
Si
Borràs
cambia
el
escaño
del
Congreso
por
el
del
Parlament
antes
de
que
el
alto
tribunal
abra
juicio
oral
contra
ella,
el
Supremo
dejaría
de
ser
competente
para
juzgarla
y
tendría
que
enviar
la
causa
al
Tribunal
Superior
de
Justicia
de
Cataluña
(TSJC).

Con
las
elecciones
calatalanas
aún
no
convocadas,
aunque
previstas
como
fecha
más
probable
el
14
de
febrero,
las
fuentes
jurídicas
consultadas
consideran
difícil,
aunque
posible,
que
el
magistrado
De
Porres
dicte
la
apertura
de
juicio
oral
antes
de
que
Borràs
deje
de
estar
aforada
como
diputada
en
el
Congreso
para
tomar
posesión
de
su
escaño
en
el
Parlament.
El
calendario
es
muy
ajustado
porque
la
instrucción
no
está
terminada.
El
magistrado
acordó
hace
unas
semanas
aceptar
una
batería
de
diligencias
propuestas
por
la
Fiscalía,
entre
ellas
pedir
un
informe
sobre
varias
cuentas
bancarias
y
documentación
del
Ministerio
de
Hacienda
relacionada
con
la
causa,
así
como
requerir
al
ILC
resoluciones
firmadas
por
Borràs,
actas
de
la
Junta
de
Gobierno
y
los
presupuestos
del
2013
al
2017.

Una
vez
que
reciba
esa
documentación,
De
Porres
podría
citar
de
nuevo
a
declarar
a
la
diputada,

que
compareció
ante
él
en
julio,
pero
se
acogió
a
su
derecho
a
no
declarar

mientras
no
llegara
al
Supremo
un
informe
pericial
que
debía
determinar
cuántos
trabajos
se
adjudicaron
al
informático
Isaías
Herrero
y
si
los
encargos
por
los
que
se
le
pagó
se
hicieron.
La
Fiscalía
cifra
en
18
los
contratos
a
dedo
adjudicados
a
este
antiguo
colaborador
de
Borràs,
a
la
que
atribuye
delitos
de
prevaricación,
fraude,
malversación
y
falsedad
documental.
Una
vez
que
termine
la
instrucción,
si
el
magistrado
ve
indicios
de
delito,
dará
un
plazo
de
10
días
a
la
Fiscalía
para
que
se
pronuncie
sobre
si
debe
continuar
la
causa
y
otro
plazo
similar
a
las
defensas.
Una
vez
superada
esta
fase,
De
Porres
dictaría
ya
el
auto
de
apertura
de
juicio
oral
si
considera
que
Borrás
debe
ser
juzgada.
Este
auto
es
el
que
marca
la
competencia
del
Supremo
sobre
la
causa,
por
lo
que
si
la
diputada
no
hubiera
dejado
todavía
su
escaño
en
el
Congreso,
el
juicio
se
celebraría
en
el
alto
tribunal
aunque
Borràs
se
convirtiera
luego
en
diputada
autonómica.

Borràs
aseguró
este
lunes
en
una
entrevista
a
RAC-1
que
seguirá
en
su
escaño
del
Congreso
hasta
después
de
ser
elegida,
como
ya
hizo
en
2017.
Entonces
era
la
presidenta
de
la
Institució
de
les
Lletres
Catalanes
y
dejó
el
cargo
una
vez
tomó
posesión
como
diputada.
La
candidata
de
Junts
insistió
en
que
la
causa
contra
ella
es
una
persecución
política
y
rechazó
de
plano
que
exista
un
plan
B
en
el
caso
de
que
llegara
a
ser
presidenta
de
la
Generalitat.
“La
justicia
española
se
ha
convertido
en
la
última
línea
de
defensa
de
la
unidad
de
España.
Eso
lo
utilizarán
y
lo
que
yo
no
haré
será
colaborar
y
allanarles
el
camino”,
dijo.

Las
encuestas
no
son
muy
halagadoras
para
Junts
y
ERC
parece
aguantar
el
tipo.
De
ahí
que
Borràs
dedicara
ayer
sus
primeros
ataques
a
los
republicanos
y
pusiera
en
duda
su
pedigrí
independentista.
“La
prioridad
es
tener
una
mayoría
absoluta
independentista
y,
si
no
es
posible,
tener
pactos
con
los
partidos
independentistas.
Quien
pacta
con
partidos
que
no
son
independentistas
no
trabaja
por
la
independencia”,
aseguró
la
candidata.
La
portavoz
de
ERC,
Marta
Vilalta,
le
dijo
que
se
equivoca
de
adversario.

Leave a Reply