La extinción de las monedas de uno y dos céntimos

La
Comisión
Europea
discontinuó
en
enero
de
2018
la
emisión
de
billetes
de
500
euros,
constatada
su
escasa
utilidad
como
medio
de
pago
y
la
preferencia
de
la
población
de
utilizarlos
como
mecanismo
de
depósito
de
valor.
Hoy
es
el
turno
de
las
monedas
de
menor
denominación:
las
de
uno
y
dos
céntimos.
Pero
este
no
es
un
debate
nuevo,
sino
un
paso
previsto
en
un
proceso
ya
iniciado
en
2012.

El
mandato
de
la
Comisión
en
este
particular
consiste
en
examinar
periódicamente
el
uso
de
diferentes
denominaciones
de
monedas
en
euros
y
billetes
en
euros
con
respecto
a
los
criterios
de
coste
y
aceptación
del
público,
y
en
particular,
realizar
una
evaluación
de
impacto
sobre
la
continuidad
de
la
emisión
de
monedas
de
1
y
2
céntimos
de
euro,
tal
como
establece
el
artículo
2
del
Reglamento
(UE)

651/2012
del
Parlamento
y
del
Consejo
de
4
de
julio
de
2012
relativo
a
la
emisión
de
monedas
en
euros.

Así,
en
2012,
el
Parlamento
Europeo
y
el
Consejo
pidieron
a
las
instituciones
competentes
que
examinasen
la
utilización
de
las
distintas
denominaciones
de
los
billetes
y
monedas
en
euros
atendiendo
a
los
criterios
de
coste
y
aceptación
por
parte
del
público.
En
cumplimiento
de
dicho
mandato,
la
Comisión
publicó
dos
informes
(en
2013
la

COM/2013/0281
final

y
en
2018
la

COM/2018/787
final
),
donde
planteaba
los
posibles
escenarios
de
actuación,
desde
“no
hacer
nada”
hasta
retirar
las
monedas
en
circulación
junto
con
la
introducción
de
normas
paneuropeas
sobre
el
redondeo
para
los
pagos
en
efectivo
en
la
zona
euro.
También
apuntó
la
necesidad
de
realizar
un
análisis
más
amplio
de
las
posibles
opciones,
en
el
que
se
encuentra
inmersa
actualmente
y
a
la
que
contribuye
la

consulta
pública
abierta
hasta
el
próximo
11
de
enero
de
2021
.
En
función
del
resultado
de
dicha
evaluación,
la
Comisión
evaluará
la
posibilidad
de
proponer
una
iniciativa
legislativa
sobre
a)
normas
uniformes
de
redondeo,
y
b)
la
posibilidad
de
acompañar
con
la
interrupción
(detener
la
emisión
y
retirar
la
moneda
de
curso
legal)
de
monedas
de
1
y
2
céntimos
de
euro.


Resultados
preliminares
del
análisis
coste
beneficio

Lo
que
ya
sabe
la
Comisión
desde
2013,
y
que
confirmó
en
2018,
es
que:


  • La
    producción
    de
    monedas
    de
    1
    y
    2
    céntimos
    de
    euro
    es
    una
    actividad
    que
    genera
    pérdidas
    para
    la
    zona
    del
    euro
    .
    Los
    tres
    componentes
    básicos
    de
    la
    producción
    de
    monedas
    son
    el
    coste
    de
    las
    materias
    primas
    utilizadas
    para
    el
    cospel
    (ficha
    de
    metal
    en
    la
    que
    se
    acuña
    la
    moneda);
    los
    costes
    de
    producción
    de
    los
    cospeles;
    los
    costes
    de
    la
    acuñación
    de
    las
    monedas.
    A
    estos
    hay
    que
    añadir
    los
    de
    distribución,
    etc.
    En
    la
    zona
    euro,
    la
    ratio
    ponderada
    entre
    el
    precio
    de
    adquisición
    y
    el
    valor
    de
    las
    monedas
    emitidas
    de
    estas
    denominaciones
    arroja
    un
    coste
    neto
    acumulado
    de
    1.400
    millones
    de
    euros
    (señoreaje
    negativo).
    La
    reducción
    de
    los
    costes
    de
    producción
    por
    la
    vía
    de
    la
    sustitución
    de
    materias
    primas
    o
    el
    aumento
    de
    la
    eficiencia
    en
    la
    producción
    se
    estiman
    pequeños.

  • La
    actitud
    de
    los
    ciudadanos
    respecto
    de
    las
    monedas
    de
    1
    y
    2
    céntimos
    de
    euro
    es
    paradójica
    :
    la
    gente
    muestra
    apego
    y
    cierto
    temor
    a
    que
    su
    desaparición
    pueda
    provocar
    inflación,
    pero
    las
    consideran
    monedas
    sin
    valor
    y
    no
    las
    reutilizan
    en
    sus
    pagos
    (se
    utilizan
    principalmente
    de
    forma
    unidireccional
    en
    la
    devolución
    de
    cambio),
    lo
    que
    resulta
    en
    atesoramiento
    y
    una
    tasa
    de
    pérdida
    muy
    elevada
    (estimada
    en
    un
    60%
    para
    el
    conjunto
    de
    la
    zona
    euro,
    oscilando
    según
    el
    país
    entre
    el
    25%
    y
    el
    100%).

  • La
    “paradoja”
    conduce,
    por
    el
    efecto
    psicológico
    de
    los
    precios
    y
    las
    enormes
    pérdidas,
    a
    una
    demanda
    elevada
    y
    consiguiente
    elevada
    producción.

  • El
    coste
    de
    manejo
    de
    estas
    denominaciones
    por
    los
    comercios
    minoristas
    es
    elevado
    en
    comparación
    con
    su
    valor
    nominal.

Los
aspectos
meramente
económicos
de
la
emisión
de
monedas
de
1
y
2
céntimos
de
euro
abogan
por
el
cese
de
su
producción,
pero
la
Comisión
considera
que
deben
sopesarse
teniendo
en
cuenta
otros
factores,
como
la
eventual
reacción
negativa
que
podrían
provocar
en
los
ciudadanos
las
normas
de
redondeo,
especialmente
en
las
actuales
circunstancias
económicas.
No
obstante,
la
Comisión
también
adelanta
que
la
experiencia
de
la
aplicación
de
las
normas
de
redondeo
en
Finlandia
y
Países
Bajos
ha
mostrado
efectos
imperceptibles
en
la
inflación.


¿Qué
pasa
en
España?

De
acuerdo
con
los
datos
publicados
por
el
Banco
de
España,
cerca
de
la
mitad
(el
47%)
de
los
24.192
millones
de
monedas
puestas
en
circulación
corresponden
a
las
denominaciones
de
1
y
2
céntimos,
representando
un
valor
total
de
158
millones
de
euros
(un
3,2%
del
valor
total)
y
el
30%
del
peso
total.


Distribución
del
número
de
monedas
en
circulación,
por
denominación.
Septiembre
2020

Fuente: Banco de España

Fuente:
Banco
de
España

Ya
en
el
año
2016
el
propio
Banco
de
España
contrató
un
servicio
de
consultoría
para
realizar
un
estudio
sobre
la
circulación
de
la
moneda
metálica
que
contribuye
al
análisis
encomendado
por
la
Comisión
Europea
a
las
autoridades
nacionales
competentes.


Evolución
de
la
distribución
del
número
de
monedas
en
circulación,
por
denominación
(enero
2002-septiembre
2020)

Fuente: Banco de España

Fuente:
Banco
de
España

En
el
Eurobarometro
Flash
458
de
diciembre
de
2017
sobre
el
área
euro,
la
mayoría
de
los
encuestados
(64%)
declaró
mostrarse
a
favor
de
la
idea
de
abolir
monedas
de
uno
y
dos
céntimos.
Este
apoyo
era
mayoritarío
en
todos
los
países
excepto
en
Portugal
y
Letonia,
y
en
el
caso
de
España,
la
opinión
era
favorable
a
la
idea
de
abolición,
pero
por
debajo
de
la
media
europea
(56%).


¿Está
a
favor
de
abolir
las
monedas
de
uno
y
dos
céntimos
en
el
área
euro
y
aplicar
normas
obligatorias
de
redondeo
en
la
suma
final
de
las
compras
en
tiendas
y
supermercados?
(%)

Fuente: Eurobarometro Flash 458 (2017). N= 17.547

Fuente:
Eurobarometro
Flash
458
(2017).
N=
17.547

Conoceremos
a
finales
de
2021
la
decisión
y
propuestas
legislativas
de
la
Comisión
que
apuntan
a
una
probable
interrupción
de
la
emisión,
al
establecimiento
de
unas
normas
estandarizadas
de
redondeo
y
a
dejar
que
las
monedas
de
uno
y
dos
céntimos
en
circulación
sigan
atesorándose
para
otros
usos,
y
perdiéndose
hasta
desvanecerse
de
la
circulación
en
muy
pocos
años.
Mientras
tanto,
podemos
todos
contribuir
al
análisis
participando
en
la
consulta
pública.

Leave a Reply