El legado del deporte, en 500 objetos

Balones,
camisetas,
imágenes,
antorchas.
Aparentan
ser
simples
baratijas,
pero
la
historia
que
tienen
detrás
es
lo
que
las
hace
únicas.
La
sala
de
exposiciones
del
Centro
Comercial
Moda
Shopping
de
Madrid
acoge,
hasta
el
4
de
enero
y
al
precio
de
un
euro,
la
exposición


Leyendas
del
Deporte
.
Esta
muestra
incluye
alrededor
de
500
objetos
relacionados
con
los
hitos
más
importantes
de
la
historia
del
sector
a
nivel
nacional
e
internacional,
como

Maradona

y

Fernando
Alonso
.
Forman
parte
de
la
colección
permanente
del
Museo
del
Deporte,
que
ya
ha
mostrado
en
otros
puntos
de
España
mientras
busca
una
sede
fija.
En
ella
no
solo
están
representados
el
fútbol
y
el
baloncesto,
sino
que
hay
espacio
para
el
resto
de
disciplinas
que
tienen
menos
repercusión
social,
así
como
discapacitados,
y
una
parte
dedicada
a
las
Olimpiadas.

Al
pasear
por
el
museo
puedes
observar
el
legado
que
ha
dejado
el
deporte
español.
El
director
del
Museo
del
Deporte,
Alfonso
Noáin,
defiende
que
el
público
va
a
conocer
la
historia
del
sector.
“Te
das
cuenta
de
que
en
cada
disciplina
hay
un
campeón
del
mundo
u
olímpico
español
y
no
es
solo
en
fútbol
y
baloncesto.

Sandra
Sánchez

(karateca),
ganamos
el
mundial
de
balonmano
dos
años,

Rafael
Nadal

(tenista),

Daniel
Plaza

(atleta)”,
enumera
Noáin.
Sin
embargo,
los
españoles
siempre
han
sido
negativos
y
no
han
comprendido
el
alto
nivel
que
había
en
el
país.
“La
gente
se
dejaba
llevar
por
el
tema
del
fútbol,
donde
los
éxitos
no
llegaban.
Todo
se
destapó
con
la

Eurocopa
de
2008
”,
opina
el
director
del
centro.
Cree
que
en
ese
momento
hubo
un
cambio.
“Ahora
la
sociedad
se
ha
dado
cuenta
de
que
el
deporte
profesional
es
importante
porque
son
espejos
para
los
niños
y
reflejan
el
desarrollo”.

Para
este
cambio
también
han
influido
otros
factores.
“Se
están
produciendo
más
triunfos
y
se
les
da
más
cobertura
mediática.
La
gente
conoce
a

Lidia
Valentín

o

Carolina
Marín
.
Son
iconos
mediáticos
en
disciplinas
que
no
son
tan
populares
como
es
la
halterofilia
y
el
bádminton”,
asegura
Noáin.
Además,
señala
el
trabajo
de
las
instituciones
deportivas
y
la
importancia
de
los
patrocinadores.

La
idea
de
crear
un
museo
nacional
destinado
a
este
tema
comenzó
precisamente
en
2008
cuando

España
peleaba
por
ser
sede

de
los

Juegos
Olímpicos
2016
.
“La
fundación
nos
encargó
un
museo
que
recogiese
la
historia
y
el
legado
que
deja
el
deporte”,
dice
su
cofundador.
Finalmente
se
disputaron
en
Río
de
Janeiro
y
se
paralizó
el
sueño
del
museo.
Pero
desde
hace
cuatro
años
se
han
esforzado
por
mantenerlo
vivo
y
hacer
exposiciones
por
todo
el
país.
“Es
la
vigésima
primera
edición
y
trabajamos
para
que
próximamente
sea
una
realidad”,
dice
Noáin.

La
muestra
incluye
alrededor
de
500
piezas
elegidas
entre
cerca
de
800
objetos.
Se
puede
dividir
el
museo
en
cinco
grandes
áreas:
La
historia
del
deporte,
juegos
de
equipo,
atletas
y
gestas,
fútbol
y
baloncesto.
Luego
se
subdividen
en
secciones.
Por
ejemplo,
el
futbol
tiene
una
parte
de
la
selección
española,
otra
la
historia
de
la
Champions
y
de
los
mundiales.
Uno
de
los
objetos
más
preciados
que
tienen
es
el
balón
del
famoso

12-1
de
España
a
Malta
.
“Poli
Rincón
marcó
4
goles
esa
noche
y
se
llevó
el
balón
firmado
por
sus
compañeros.
Lo
tenía
en
un
trastero
sin
aire
y
al
final
nos
lo
dio.
Como
no
había
un
sitio
donde
dejar
una
pieza
con
tanta
historia
estaba
desaparecido,
por
eso
es
importante
este
museo”
cuenta
Noáin.

El
deporte
femenino
tiene
mucho
que
decir
en
cuanto
al
legado
español.
“Al
final
ellas
han
conseguido
más
medallas
que
nosotros.
La
última
medalla
que
se
representa
es
la
de

Ruth
Beitia

en
salto
de
altura.
Pero
hay
otras
grandes
deportistas
como

Concha
Martínez

o

Blanca
Fernández
Ochoa
”,
dice
el
director
del
museo.
También
le
enorgullece
el
espacio
que
está
acotado
para
los
Juegos
Olímpicos
donde
están
presentes
todas
las
antorchas
oficiales.
“Me
encanta
por
la
simbología
que
tiene.
En
el
siglo
III
a.c.
el
ser
humano
dejo
de
hacer
la
guerra
para
competir
en
el
deporte.
Esta
idea
la
recuperó
Pierre
de
Coubertin
en
el
siglo
XIX
con
los
Juegos
Modernos”,
dice
Noáin.
En
España
ha
pasado
en
tres
ocasiones
la
antorcha:
La
primera
en
el
68
camino
de
México,
luego
en
los
juegos
de
Barcelona
y
en
Atenas
2004.

La
gran
variedad
de
objetos
hace
que
el
público
sea
intergeneracional.
“Me
encanta
ver
al
abuelo
que
viene
con
su
nieto.
Cada
uno
tiene
atracción
por
una
cosa,
pero
intercambian
la
información.
El
pequeño
se
centra
si
es
mejor

Messi

o

Cristiano
Ronaldo
,
mientras
que
el
abuelo
compara
a

Di
Estéfano
,

Pele

y
Maradona”.
Esos
sentimientos
por
un
deportista
u
otro
es
el
legado
que
dejan.

Leave a Reply