Alcaraz derriba la puerta de un grande

Brinco a brinco, al ritmo de solo aquellos que son distintos, Carlos Alcaraz viaja allí hacia donde invita a imaginar su fulgurante tenis juvenil. Si el año pasado ya dio varios pasos considerables, logrando su primera victoria profesional en el circuito de la ATP y cerrando la temporada habiendo metido la cabeza entre los 150 mejores del listado, este 2021 arranca todavía con mejores vibraciones. Este miércoles, Alcaraz superó al boliviano Hugo Dellien (6-2 y 6-3, en 83 minutos) y logró de esta forma el acceso al Open de Australia, que se celebrará en Melbourne del 8 al 21 de febrero. Es decir, con tan solo 17 años y haciéndose ya notar, el español disfrutará de su primer Grand Slam.

Continúa Alcaraz quemando etapas y dando pasos a una velocidad más que considerable. Bajo la tutela de Juan Carlos Ferrero, su preparador, el murciano sigue adentrándose en el terreno de la élite bajo la atenta mirada de los especialistas, que le consideran el mejor tenista de mayor proyección de su generación. Se destapó hace poco más de un año, cuando batió a Albert Ramos en la arena de Río de Janeiro, y fue consolidando su crecimiento en el difícil territorio de los challenger; logró tres títulos (Trieste, Barcelona y Alicante) y enfiló el nuevo año con el firme propósito de prolongar la escalada hacia cotas mayores. “Estar entre los 50 mejores”, precisa su entrenador.

El pasado mes de octubre, Alcaraz se quedó a las puertas de disputar su primer grande, en París, pero allí le traicionaron los nervios en la primera parada de la clasificación. Esta vez, sin embargo, todo ha ido sobre ruedas en Doha, donde tiene lugar la previa masculina del Open de Australia por cuestiones pandémicas. El murciano superó las tres rondas exigidas y desfilará felizmente por el cemento de Melbourne, con tan solo 17 años. Esa era la edad que tenía Rafael Nadal cuando irrumpió por primera vez en un escenario de máximo relieve, Wimbledon (2003) en el caso del balear.

Este miércoles se impuso a Dellien, un boliviano de 27 años que hace dos progresó a la segunda parada de Roland Garros y consiguió figurar en el 72º peldaño de la ATP. Ante Alcaraz, sin embargo, poco pudo hacer. El español, siempre incisivo y con un registro más rico del que el que se le presupone al tenista nacional, firmó cinco breaks consecutivos (perdiendo una vez el servicio por el camino) y selló su billete para el major de Melbourne, adonde viajará este jueves para ingresar en la burbuja australiana e ir aclimatándose a una nueva dimensión. Crece y crece Alcaraz.

Le acompañará el ilicitano Mario Vilella, que recientemente ha compartido entrenamientos con Novak Djokovic en Marbella y este miércoles venció a Wu Tung-Lin (4-6, 7-5 y 6-4) para lograr el pase por segundo año consecutivo.

Leave a Reply