Cómo planear (ahora) unas vacaciones

Por ver el vaso medio lleno, 2021 es probable que vaya a ser el año de pisar la veneciana plaza de San Marcos sin avalanchas humanas. Es solo un ejemplo de cómo destinos muy populares se van a poder conocer sin tanta masificación, a precios más baratos y con políticas de cancelación más flexibles que nunca. También despunta un nuevo perfil de viajero que ya no planifica sus escapadas a un año vista: la covid-19 ha traído incertidumbre, lo que lleva a improvisar mucho más, y a disfrutar del aquí y ahora. Estas son unas pistas prácticas para animarse a ver mundo.

01. Dónde ir

En tiempos de pandemia, a las cuestiones habituales a tener en cuenta a la hora de elegir destino (tiempo disponible, presupuesto, preferencias o tipo de viaje buscado) hemos de sumar otra que, por desgracia, actualmente resulta prioritaria: dónde nos permite ir, y dónde no, esta crisis sanitaria. La web de la UE reopen.europa.eu/es recoge la situación de los países europeos: restricciones de entrada, medidas sanitarias o webs nacionales con más información. Para echar un vistazo al planeta, CovidControls, TripsGuard o el mapa covid-19 de IATA, del que Skyscanner ofrece una versión en español. Es buena idea también informarse en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la embajada del país que se quiera conocer. Pau Sendra, fundador y CEO de Waynabox, mira el Twitter del aeropuerto de destino: “Es donde se encuentra la información más actualizada”. Si la escapada es nacional, la plataforma QueCovid.es, puesta en marcha por cuatro estudiantes de la Universitat Politècnica de València, cuenta qué se puede hacer según el código postal que introduzca el usuario.

02. Cómo llegar

Los viajeros se lo piensan más a la hora de reservar un billete de avión, no tanto por el riesgo de contagio en vuelo (las probabilidades son muy bajas según un estudio de IATA) como por el temor de no poder viajar el día señalado y perder el dinero. Aun así, Sendra sigue recomendando este transporte. “Los precios han bajado y muchas compañías aéreas ofrecen cambios gratuitos de fecha”, comenta. “Yo compraría el vuelo con un seguro de cancelación”, sugiere Andrea Bergareche, autora de Lápiz Nómada. En ese caso, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aconseja revisar sus condiciones: en la mayoría solo se contempla devolver el importe cuando es el propio consumidor el que, por razones médicas, no puede realizar el viaje. Para distancias cortas, Bergareche cree que el coche es buena opción. Waynabox ha añadido la escapada de proximidad a sus viajes sorpresa, también en furgoneta camper.

03. Los seguros

El viajero ha de mirar con lupa la reserva, asegurarse de que no se le aplicará ninguna penalización si finalmente decide no llevar a cabo el viaje o el servicio contratado. La OCU aconseja pagar por adelantado lo menos posible y escoger productos con condiciones de cancelación gratuita o más favorables. “Agencias y hoteles han flexibilizado los requisitos, una gran mayoría no cobra por anticipado y permite cancelar gratis. Las aerolíneas también admiten cambios, aunque solo devuelven el dinero en caso de cancelación del vuelo”, informa. “La crisis ha hecho que cada vez más productos sean reembolsables, y es una tendencia que ha venido para quedarse”, tercia Alberto Gutiérrez, fundador y CEO de Civitatis. “La mayoría de las aseguradoras han incluido la covid-19 dentro de sus coberturas, eliminándola de sus exclusiones por pandemia”, observan los analistas de Rastreator. En la parte de asistencia en viaje, casi todas la incluyen. “En la parte de cancelación, la oferta es algo inferior”, detectan, aunque todo apunta a que irá a más. La Tarjeta Sanitaria Europea cubre en caso de enfermar dentro de Europa. Eso sí, hay que comprobar en qué destinos es válida, ver las normas y procedimientos de las autoridades sanitarias nacionales y ser consciente de que la asistencia no siempre será gratuita (pueden pedir una cantidad fija, copago, un porcentaje de los gastos).

04. El destino, a un clic

Hay páginas oficiales de turismo realmente buenas, que explican si sus infraestructuras hosteleras, culturales o turísticas están cerradas o abiertas, los requisitos para entrar o cuál es su aforo. Lo ideal es acudir a la web de cada museo, hotel o restaurante que queramos visitar. Y, muy recomendable en estos tiempos, reservar online. “Además de asegurarte la plaza, es un gesto para ayudar a empresas que lo están pasando mal; prácticamente todas ofrecen cancelación gratuita”, subraya Bergareche. Google Arts & Culture es una vastísima fuente de información, como Civitatis o Get Your Guide, que proponen visitas guiadas, excursiones y actividades en destino.

QUÉ NO PUEDE FALTAR EN LA MALETA

 Mascarilla, gel hidroalcohólico, un termómetro. Los mismos productos que hemos integrado en el día a día de esta nueva normalidad. Más que incluir, los expertos consultados coinciden en algo que hay que dejar fuera de la maleta: el miedo. Si uno va a viajar con tensión, pensando en contagios o en las molestias que acarrea la covid-19 (más colas, más controles, reducción de aforos), es mejor, dicen, esperar.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Leave a Reply