Dia mejora sus ventas en 2020 por primera vez en cinco años

Una empleada con mascarilla en una tienda Dia.
Una empleada con mascarilla en una tienda Dia.

La cadena de supermercados Dia cerró 2020 con unas ventas de 6.882,4, millones de euros, un ligero avance del 0,2% respecto al año anterior, según ha informado la empresa en un avance de ventas. El crecimiento es leve, pero es el primero en cinco años para el grupo propiedad del magnate ruso Mijaíl Fridman, y habría sido mucho mayor de no ser por la reducción del 7% del número de tiendas y por las devaluaciones de las monedas de Brasil y Argentina, que han lastrado las cuentas del grupo, sobre todo en el último trimestre.

De hecho, tras acumular un crecimiento del 2,2% en ventas en los nueve primeros meses del año, el último ha supuesto un frenazo para el grupo, con una caída del 5,6%, hasta 1.688 millones de euros, con un 6,9% menos de tiendas (6.169 en total). El parón se explica por las debacles en Brasil y Argentina, donde las ventas cayeron un 33% y un 36%, respectivamente, por el efecto de la fuerte devaluación de sus divisas. En términos comparables (a igual número de tiendas y sin devaluación), los ingresos en estos dos mercados habrían sido mucho mejores, con un aumento del 6% en Brasil y un descenso del 1,6% en Argentina. Mucho mejor fueron las cosas en España y Portugal, donde las ventas crecieron un 9% y un 7,6% respectivamente (10% y 5,2% en términos comparables). En este periodo la empresa destaca que el ticket medio se ha elevado un 23%, lo que compensa un 13% menos de visitas. En un año marcado por la pandemia, los consumidores han optimizado sus visitas al supermercado, haciendo compras mayores en general.

El último tramo del año se ha comido, así, dos puntos de crecimiento, dejando el resultado final de ventas en 6.882,4 millones, apenas un 0,2% más que un año antes. Es el primer aumento de ventas de la compañía desde 2015, cuando comenzó una espiral negativa que derivó en una profunda crisis en 2018 que a punto estuvo de llevar a la empresa a la quiebra y que propició el cambio de propiedad (Fridman se hizo con el 80% de las acciones tras una opa y comenzó un saneamiento financiero y de operaciones que aún continúa). De hecho, el presidente ejecutivo de Dia, Stephan DuCharme, señala en la nota del avance de ventas que la mejora de las ventas “se debió al impacto de las mejoras operativas continuas, así como a una oferta de frescos mejorada que estamos ofreciendo a nuestros clientes en el momento en el que más nos necesitan”. Culpa del magro aumento de los ingresos a “la racionalización estratégica de nuestra red de tiendas, con un 7% menos establecimientos en el año y el efecto divisa en Brasil y Argentina”.

La empresa no ha publicado aún sus resultados, lo hará el 26 de febrero. Al cierre del tercer trimestre, mostraba unas pérdidas de 245,9 millones, la mitad que en el mismo periodo del año anterior.

Por mercados, la tendencia es muy positiva en España y Portugal, donde las ventas crecieron a buen ritmo. En España, el principal mercado, ascendieron a 1.143 millones en el cuarto trimestre, un 9% más (un 10% en términos comparables), “sostenido en la mejora del surtido y una nueva disposición de tienda, que ha impulsado significativamente la venta de frescos”, según la empresa. Así, el total en el año se va a 4.508,8 millones, un 7,9% más que un año antes. En Portugal, el cuarto trimestre se salda con 157,7 millones, un 7,6% más, con lo que cierra el año con 630 millones, un 6% más, también gracias al “nuevo modelo operativo y la optimización del surtido”, pese a las restricciones de horarios impuestas por el Gobierno portugués por la pandemia.

En cambio, en Brasil y Argentina, la devaluación de sus monedas ha lastrado las cuentas. En Brasil, el segundo mercado en importancia para la cadena, las ventas cayeron a plomo en el tercer trimestre por la devaluación del real y la reducción dle número de tiendas, del 11%. Fueron 212,9 millones, un 33,3% menos que un año antes, por lo que el acumulado del año se queda en 929,8 millones, un 21,3% menos. De no ser por la devaluación del real, las ventas habrían crecido en torno a un 7%. En Argentina, las ventas en moneda local crecieron un 26 por “un mejor desempeño operativo, la mejora de surtido y el nuevo layout (disposición) de tienda que respalda la oferta de frescos”, pero al cambio cayeron un 31% por la devaluación del peso, hasta 174,2 millones. En total, el mercado argentino aportó en 2020 813,8 millones, un 11,2% menos.

Leave a Reply