La Comunidad de Madrid calcula cientos de millones de euros en daños tras el temporal ‘Filomena’

Vecinos del barrio de Pueblo Nuevo ayudan a un conductor a sacar su coche de la nieve
Vecinos del barrio de Pueblo Nuevo ayudan a un conductor a sacar su coche de la nieveEduardo Parra – Europa Press / Europa Press

Los Ayuntamientos de las principales ciudades de la Comunidad de Madrid debaten hoy que sus municipios soliciten la declaración de zona catastrófica, azuzados por cálculos preliminares que elevan a cientos de millones de euros los costes del impacto del temporal Filomena. Nadie, sin embargo, se atreve a dar la cifra exacta de la factura causada por la nevada, que sigue paralizando la región casi una semana después de haberse producido.

El PP de Madrid ha instado a todos sus regidores y portavoces a solicitar las ayudas al Gobierno central, lo que incluye a José Luis Martínez-Almeida, el alcalde de la capital de España. Y algunos de los principales líderes municipales del PSOE, como los de Móstoles o Alcobendas, también quieren dar el paso, mientras estudian reclamarle al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso la creación de un fondo de contingencia regional para paliar los efectos del temporal.

“Estamos evaluando los daños, pero los hay muy importantes”, resumió ayer en la Cope Martínez-Almeida, que cifró en 70 millones solo las pérdidas ocasionadas por el temporal en el sector de la restauración capitalino. “La factura de Filomena en Madrid va a ser una factura alta que va a ir por encima de varios cientos de millones de euros con seguridad [solo en la capital]”, siguió.

La tipología de los daños sufridos en la región es múltiple. Desde los desperfectos en la propiedad privada (coches o edificios), al gasto en el que incurrirán las administraciones para despejar carreteras y aceras, o evaluar desperfectos (examinar los árboles de la capital, por ejemplo, costará 15 millones de euros), pasando por el mordisco que le ha pegado el temporal a la cuenta de resultados de los comercios: ha afectado a la primera semana de rebajas.

Frente a eso, la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil supone ayudas económicas, compensaciones a las administraciones afectadas, exenciones, avales y reducciones fiscales, e incluso, posibles exoneraciones en el abono de las cuotas de la seguridad social.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, por su parte, tiene la posibilidad de solicitar que el conjunto de la región sea considerada como zona catastrófica; intenta mantener un papel protagonista en la posible gestión de las ayudas; y probablemente se enfrente a que ayuntamientos socialistas le reclamen la creación de un fondo económico de contingencia con cargo al presupuesto autonómico.

“El procedimiento para declarar una zona o municipio como zona catastrófica es meramente administrativo, no debería desviarnos de lo importante, de lo urgente, que es recuperar la normalidad para los ciudadanos”, opinó ayer el vicepresidente regional, Ignacio Aguado. “Esa es la prioridad, y las ayudas tardarán semanas o meses en llegar”, apuntó el portavoz gubernamental. “El decreto de 2015 establece que serán las Comunidades Autónomas las que informen acerca de su opinión sobre la declaración de zona catastrófica de municipios de su región”, añadió Aguado, convirtiendo en obligatorio un trámite que en la ley aparece como optativo y dependiente de que sea solicitado por el Ejecutivo central. “Políticamente, estamos de acuerdo y queremos ayudar a los Ayuntamientos que lo soliciten, y tramitaremos favorablemente los informes que nos vayan remitiendo, previa reunión con ellos para conocer el detalle de los desperfectos”.

Leave a Reply