Ribera tiende la mano a las energéticas que advierten que la recuperación es más que descarbonización y digitalización

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha tendido este lunes la mano a las grandes empresas energéticas del país y, tras asegurar que es “muy difícil regular en contra y mucho más sencillo hacerlo a favor”, ha apelado a la conciliación. La vicepresidenta que inauguró el IX Simposio Empresarial Internacional de Funseam, trataba de salir al paso de algunas críticas recibidas por las petroleras sobre todo por el Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico.

Este plan se aprobó en diciembre con el objetivo de sacar de los costes fijos de la factura de la luz la financiación a las renovables para que sea costeada por las firmas comercializadoras de luz, gas y productos petrolíferos. Sin embargo, sectores como el petrolero se sienten especialmente perjudicados, como reflejó en el mismo foro el presidente de Repsol, Antonio Brufau, quien reclamó “reglas claras y transparentes” y que las normas “no beneficien a unos en detrimento de otros”.

Ribera, que ha avanzado que “en las próximas semanas” pondrá en marcha una subasta de cogeneración, remarcó que aborda los retos y los cambios asociados a esta transición energética “de manera muy progresiva y paulatina”, para que “ninguna de las empresas de hidrocarburos y de gas, que también están en transformación, se encuentren en una situación complicada”. Al respecto, añadió que tiene “abiertos los canales” y que está “en modo escucha” y resaltó que hay que “trabajar juntos” para avanzar, cada uno desde su rol, y probablemente “a ritmos distintos”. “El papel del regulador es fundamental, pero también el de cada una de las empresas porque es muy difícil regular en contra, es mucho más sencillo hacerlo a favor”, sentenció.

Por otra parte, se puso de manifiesto que las compañías energéticas españolas confían en que los fondos europeos sean un “revulsivo” que permita tanto reactivar el sector como la economía española pese al contexto de incertidumbre que aún persiste por la pandemia.

En ese sentido, Brufau ha advertido de que la descarbonización y la digitalización no son los únicos problemas que tiene España ni los únicos motores para ayudar a la economía. Brufau ha subrayado que el país tiene muchos otros problemas y ha apostado por hacer un plan estratégico para determinar las debilidades y las fortalezas, buscar qué es lo que hay que corregir, y cómo se tiene que mejorar: “Somos una parte de la economía, no toda”.

También ha sostenido que los fondos de la UE no pueden ir solo a determinados sectores, ya que por muy importantes que sean no pueden acapararlos: ”Hay muchas más necesidades en nuestro país que requieren del apoyo público-privado”.

El consejero delegado de Endesa, José Bogás, coincidió con Brufau y defendió que hay una gran oportunidad para acelerar el proceso de transformación al que está sometido la economía española y que su obligación es “responder a las expectativas de cambio”. “El mundo no es solo las grandes empresas, el mundo no es solo descarbonización y digitalización, hay otros problemas, que no son menores, que pueden ser más pequeños, de menos amplitud de cambio”, ha añadido.

En el mismo foro, la presidenta del Club Español de la Energía, Victoria Zignoni, opinó que los fondos europeos Next Generation deben servir “en el corto plazo” para crear empleo y poner en valor el tejido energético en toda su cadena de valor, y más a largo plazo para respaldar “proyectos de innovación” que permitan al sector energético español estar “bien posicionado” frente a los retos de futuro.

Por su parte, los presidentes de Red Eléctrica, Beatriz Corredor, y Enagás, Antonio Llardén, han destacado que tanto el sistema eléctrico como el gasista han funcionado correctamente pese a los vaivenes energéticos vividos durante la pandemia.

Antonio García-Ferrer, director general de ACS, sostuvo sostenido que echa en falta un incremento de la inversión en infraestructuras en los Presupuestos aprobados, ya que en todas las crisis, ha defendido, invertir en ellas “es una manera de reactivar la economía”.

Leave a Reply