La caída de la natalidad se empieza a notar en la escuela y la generación milenial es la que más ingresos pierde con la pandemia

El proceso ya ha empezado por los cursos inferiores e irá a más. En 10 años, las aulas de 3 a 6 años habrán perdido el 20% de alumnado. En dos décadas, el avance de la onda demográfica habrá hecho perder casi uno de cada cuatro alumnos (23,4) a la enseñanza obligatoria. Mientras tanto, los jóvenes que ya están en edad de trabajar son los “grandes perdedores del actual clima económico” y los que más ingresos están perdiendo. Concretamente los llamados millennials, los que tienen entre 24 y 39 años.

Colegios como el Presentación de María, en el centro de Bilbao, son un ejempleo, cerrará en agosto tras 162 años por la caída de la matrícula. “Los nacimientos van a seguir decreciendo en los próximos años porque cada vez hay menos personas en edad fértil, y las personas en edad fértil tienen cada vez menos hijos”, apunta un experto.

Sobre la generación milenial, testimonios como el de Laura, de 31 años, hablan del pesimismo al que les ha abocado la falta de oportunidades laborales desde la crisis de 2008: “ni coche ni vivienda son los temas de mi generación, la cosa va de hornos, no tengo dinero para comprar uno nuevo”.

Además de estas noticias, esta semana también conocimos que Madrid es la única autonomía que no hace pruebas a los alumnos al detectar un positivo en el aula. El resto de autonomías, además de confinar, sí hacen pruebas, en casi todos los casos PCR. Los expertos ven imprudente el protocolo de Madrid, a la vista de que los estudios demuestran que aunque los niños transmiten la covid menos que los adultos, también pueden hacerlo, lo que abre la puerta a que la cadena de contagios se extienda a los hogares.

En cuanto a la vacunación del profesorado, Cataluña y Andalucía, con unos 256.000 docentes, comenzaron la campaña esta semana. El País Vasco también ha anunciado que priorizará la vacunación de sus profesores, pero sin concretar ninguna fecha de inicio.

En el plano universitario, el Gobierno ya ha adelantado a la Unión Europea que el próximo otoño tendrá un anteproyecto de la nueva ley de universidades. La pretensión el ministro Manuel Castells es que existan nuevas categorías laborales paralelas de catedráticos y profesores titulares que no sean funcionarios, al estilo de las universidades estadounidenses. Además, el estatuto debería solucionar la, entre otros asuntos.

Además, la Universidad Europea sigue adelante con su ERE, que supone el despido de 150 empleados (la mayoría docentes) y la salida voluntaria de otros 75. La universidad, ahora en manos del fondo de inversión británico Permira, ha recortado las horas de docencia de los profesores y las ha sustituido por “contenidos de alto valor” ―en palabras de la entidad― como vídeos de profesores. Doce de las 72 horas de una asignatura son en este formato digital.

¡Muchas gracias por leernos y hasta la próxima semana!

Leave a Reply