El bloqueo de la Casa de América amenaza con sumirla en una crisis

Borja Cabezón, candidato del Gobierno a dirigir la Casa de América.
Borja Cabezón, candidato del Gobierno a dirigir la Casa de América.ULY MARTÍN

El bloqueo en la renovación de la cúpula de la Casa de América amenaza con llevar al naufragio económico al buque insignia de las relaciones entre España e Iberoamérica. La Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid han vuelto a vetar este lunes el nombramiento de Borja Cabezón como nuevo director, un puesto que está vacante desde principios de año por la dimisión de su anterior titular, el diplomático Antonio Pérez-Hernández.

Comunidad y Ayuntamiento ya vetaron en diciembre pasado el nombramiento de Cabezón, exdiputado socialista de la Comunidad de Madrid, por considerar que no tenía el perfil idóneo para el cargo y que su candidatura había sido impuesta por el jefe de Gabinete del presidente Pedro Sánchez, Iván Redondo. Exteriores alega que solo cuatro de los siete directores que ha tenido la Casa de América desde su fundación, en 1992, han sido diplomáticos y el propio Cabezón ha aportado cartas de entidades vinculadas a la cooperación con Latinoamérica que avalan su trayectoria profesional.

El problema, según las fuentes consultadas, radica en que el Gobierno no puede aprobar el nombramiento de Cabezón sin el visto bueno del Ayuntamiento y la Comunidad, ya que los estatutos de la Casa de América exigen la unanimidad del Consejo Rector, pero las dos instituciones madrileñas tampoco pueden presentar un candidato alternativo, porque esta potestad corresponde en exclusiva a Exteriores.

Fuentes diplomáticas advierten de que el bloqueo en la dirección de la Casa de América puede acabar sumiéndola en la asfixia económica ya que, debido a la covid, esta se enfrenta a un déficit en sus cuentas que requiere la aplicación urgente de un plan de viabilidad. Ayuntamiento y Comunidad han planteado que sea el propio gerente el que apruebe el plan, pero Exteriores considera que la tarea corresponde al nuevo director.

Se da la circunstancia de que Exteriores, con casi 1,4 millones, aporta más del el 93% del presupuesto de la Casa de América, mientras que el Ayuntamiento (50.000 euros) y la Comunidad (60.000) no llegan al 7%.

Fuentes diplomáticas no ocultan su desconcierto ante el bloqueo de la institución, un hecho sin precedentes en sus casi tres décadas de existencia, y achacan lo sucedido a las tensiones internas entre el PP y Ciudadanos. El diario La Razón apuntaba el lunes que el Gobierno regional estaría utilizando la Casa de América como moneda de cambio para obtener manos libres en Telemadrid y poder cesar a su director general, José Pablo López, blanco de las críticas de Isabel Díaz Ayuso.

Leave a Reply