Cientos de vehículos colapsan Despeñaperros para denunciar el “abandono” de Jaén

Manifestación en vehículos en Despeñaperros, Jaén, en protesta por la situación económica de la provincia.
Manifestación en vehículos en Despeñaperros, Jaén, en protesta por la situación económica de la provincia.Jose Manuel Pedrosa

Hace más de ocho siglos, la batalla de las Navas de Tolosa, en Santa Elena (Jaén), se convirtió en uno de los grandes hitos de la historia de la Reconquista y aceleró en la Península el declive del imperio almohade. Este domingo, miles de jiennenses, formando largas caravanas con sus vehículos, han vuelto a protestar a escasos metros del campo de esa batalla legendaria, colapsando el paso hacia Andalucía en Despeñaperros. Entre sus demandas se encuentran, según exponen, la recuperación del orgullo y la autoestima de un pueblo que se considera maltratado y ninguneado por las diferentes administraciones públicas desde hace décadas.

Ha sido la primera movilización conjunta de una parte importante de la sociedad civil de Jaén, agrupada en numerosas plataformas ciudadanas y sociales, con un clamor único: exigir futuro para esta provincia, lastrada por su elevada tasa de paro y el preocupante éxodo de su población más joven. “Queremos que esta protesta sea un punto de inflexión ante la clase política, exigimos inversiones, infraestructuras, servicios y empleo para Jaén con el fin de que pueda converger con las ratios de los demás territorios andaluces y españoles. Y para que se dé cumplimiento a los mandatos europeos de reequilibrio territorial y cohesión social y económica de la que se lleva privando a la provincia jiennense desde hace décadas”, ha enfatizado Juan Manuel Camacho, portavoz de la plataforma Jaén Merece Más.

La Subdelegación del Gobierno estimó la participación en la caravana de vehículos en cerca de un millar de coches, unas cifras que la organización multiplicó hasta por cinco. “Ha sido un éxito sin paliativos, se ha logrado colapsar la circulación en la autovía A-4 y hemos demostrado que somos gente pacífica”, defendió Camacho.

Los manifestantes, que partieron de tres comarcas diferentes de la provincia jiennense para coincidir en Santa Elena, sí que se quejaron del “desproporcionado” dispositivo de seguridad montado por la Guardia Civil, con decenas de agentes y dos helicópteros. “No es de recibo el boicot que se ha querido hacer a esta protesta pacífica, pero deben saber que esto no va a parar”, ha señalado Javier Saigner, de Todos a una por Linares.

Junto a las dos plataformas de Jaén y de Linares, en la caravana participaron otros colectivos como Valdepeñas Vale, Renacer Cámara de Comercio Jaén, A-32 Ya!, En Defensa del Ferrocarril Linares/Baeza, Asociación de Amigos del Ferrocarril de Jaén, la plataforma Defensa del Sistema Público de Pensiones de Linares y la coordinadora Defensa del Sistema Público de Pensiones de Jaén.

Detrás de estas movilizaciones se alzan la grave crisis industrial que vive la comarca de Linares, ya desde el cierre de Santana Motor hace diez años, y la frustración reciente de los vecinos de Jaén por la decisión del Ministerio de Defensa de emplazar finalmente la base logística militar del Ejército de Tierra en Córdoba, como quería la vicepresidenta Carmen Calvo, en lugar de en Jaén, como aprobó el parlamento Andaluz.

“Es necesario que Jaén reciba una discriminación positiva de las administraciones o, por lo menos, no negativa”, ha asegurado la economista Inmaculada Herrador, directora del II Plan Estratégico de Jaén. Para avalar ese sentimiento de agravio alude a la tendencia regresiva de la inversión pública en la última década: en el último año, en Jaén se licitaron 6.840 euros por kilómetro cuadrado frente a los 23.140 de media en Andalucía, y los 27.900 en España. Además, aboga por poner el foco en otras potencialidades de esta provincia, como el mayor peso industrial que la media andaluza (gracias en parte a las 324 almazaras existentes y el potente sector del plástico) o la presencia de importantes empresas tecnológicas.

Una de esas firmas punteras es Software Delsol que, con más de 30.000 clientes y más de 180 empleados, es una de las empresas líderes en el mercado de soluciones de gestión para las pymes. Su principal responsable, Fulgencio Meseguer, tiene claro que “falta sensibilidad social y política hacia Jaén, una tierra que ofrece unas condiciones óptimas a los empresarios”.

Leave a Reply