¿Cómo voy hasta la puerta de embarque? Google Maps quiere guiarte también en interiores

Google Maps se prepara para dar este año un salto cualitativo en sus servicios de guiado. Si ya nos indicaba con fiabilidad en nuestros desplazamientos por las calles o carreteras, ya fuera a pie o motorizados, ahora sumará la posibilidad de recurrir a su ayuda también en entornos cerrados. Por el momento, esta opción se está probando en aeropuertos, intercambiadores de transportes y centros comerciales de algunas ciudades de Estados Unidos (Chicago, Long Island, Los Ángeles, Newark, San Francisco, San José y Seattle). La intención de la compañía es implementar el servicio “en los próximos meses” en Tokio y Zúrich y, más adelante, en otras urbes. Así lo aseguró ayer el vicepresidente de producto de Google Maps, Dane Glasgow, en un encuentro virtual con periodistas.

Las indicaciones hasta una puerta de embarque o la salida correcta del metro se ofrecerán a través de realidad aumentada, una tecnología que ya se venía utilizando en exteriores: cuando enfoquemos hacia adelante con el teléfono, como si estuviésemos grabando un vídeo, la aplicación integrará en la imagen elementos a modo de balizas que nos irán dando las instrucciones de navegación. La precisión de los mapas interiores será tal, prometen desde Google, que el sistema Indoor Live View (así han bautizado a la herramienta) nos podrá decir, por ejemplo, dónde está el cajero automático más cercano, qué recorrido tenemos que hacer por la terminal para llegar hasta nuestra cinta de recogida de equipajes.

Ejemplo de cómo se visualizan en el móvil las indicaciones en trayectos por dentro de edificios. La realidad aumentada permite integrar balizas en el entorno que enfocamos.
Ejemplo de cómo se visualizan en el móvil las indicaciones en trayectos por dentro de edificios. La realidad aumentada permite integrar balizas en el entorno que enfocamos.Google

Cámara siempre activada

El sistema de Indoor Live View se basa en una nueva tecnología de posicionamiento desarrollada por la compañía llamada localización global. Esta herramienta usa inteligencia artificial para escanear decenas de miles de millones de imágenes de Street View y saber hacia dónde va el usuario. ¿Cómo? Con la incorporación de un nuevo sensor: la cámara del móvil. Hasta ahora, el GPS era el único responsable de ubicarnos en el mapa. Eso podía dejar algunos segundos de duda, sin saber por ejemplo si al salir del vagón de metro tenemos que ir a la derecha o la izquierda para seguir las indicaciones de Google Maps.

Con ayuda de la cámara, el algoritmo de Google Maps reconocerá instantáneamente dónde estamos, de manera que gracias al sistema de procesado de imágenes pueda indicar con velocidad hacia dónde hay que ir. Según avancemos en nuestro trayecto, nos irán apareciendo indicaciones por realidad aumentada, para lo que también es necesario que la cámara esté operativa. “Gracias a los nuevos avances que nos permiten conocer con precisión la altitud y la posición de los objetos dentro de un edificio, podemos llevar Live View a algunos de los interiores en los que es más difícil orientarse”, señalan desde la compañía.

Para que Indoor Live View funcione hace falta fotografiar de cabo a rabo los edificios que se quieran navegar, como ya se hizo –y se hace– con las calles de medio mundo para el servicio Street View. Ese proceso está en marcha: “Ya se han escaneado miles de edificios”, avanzó Russell Dicker, director de producto de Google, durante la reunión con medios.

La ruta más ecológica

Google Maps incorporará este año más novedades aparte de la navegación por interiores. Entre ellas destaca la opción de elegir la ruta más respetuosa con el medio ambiente. Si el tiempo estimado de llegada a destino es el mismo, Google elegirá por defecto el trayecto con la huella de carbono más baja; si la ruta ecológica resulta más larga, se le marcará al usuario la opción más rápida y la más ecológica para que elija.

Otra información que se ofrecerá es la calidad del aire del destino, así como las condiciones meteorológicas esperadas para el momento de llegada. También se alertará a los conductores que usen Google Maps de cuándo van a pasar por una zona de bajas emisiones (como las del centro de Ámsterdam, Londres o Madrid) para que sepan si su coche puede entrar en la misma. El modo de conducción de la aplicación incorpora nuevas órdenes por voz, como enviar y recibir llamadas o mensajes de texto sin salir del navegador.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter.

Leave a Reply