En Comú Podem pide a Esquerra que se atreva a cambiar de socio

En Comú Podem volverá a votar hoy en contra de la investidura de Pere Aragonès y le pide que se atreva a mirar a la izquierda y que cambie de socios porque existe otra mayoría alternativa. El independentismo cuenta con 74 escaños —33 ERC, 32 de Junts y 9 de la CUP—, la misma cifra de una eventual mayoría de izqierdas, entre ERC, PSC y los comunes (el PSC suma también 33 y los comunes 8).

El bloque, sin embargo, no tiene recorrido porque tanto Esquerra como PSC se vetan mutuamente. Al menos hasta ahora. Oriol Junqueras, presidente de ERC, afirmó en campaña que no hay partido más opuesto al suyo que el socialista y Salvador Illa ha garantizado que no formará gobierno con un partido independentista. ERC tampoco con otro que apoyó la aplicación del artículo 155. Los republicanos incluso firmaron un documento, pocos días antes del 14-F, promovido por unos militantes de la Asamblea Nacional Catalana, en contra de esa alianza.

Con todo, la suma aritmética está sobre la mesa y seguramente la hipótesis de un Govern alternativo revoloteará si Junts estira la cuerda hasta forzar elecciones. El partido de Carles Puigdemont asegura, sin embargo, que eso no sucederá. La propuesta de En Comú Podem pasa por una coalición entre ellos y ERC con el apoyo externo socialista. Joan Mena, portavoz del partido, dijo no comprender la “obsesión” de ERC con Junts —”Los dos tienen una relación tóxica que perjudica a todos los catalanes” y tildó a esta última formación como un “niño al que le han quitado su juguete”. “Pido a ERC y PSC que sean valientes y pongan los intereses de Cataluña por encima de los suyos”, dijo. Mena admitió que hay cosas del preacuerdo entre ERC y la CUP que suenan bien pero que dudan de que Junts las acepte. Los comunes excluyen a los anticapitalistas de una alianza.

Eva Granados, viceprimera secretaria del PSC, tildó la tensión entre las dos fuerzas independentistas de “espectáculo poco edificante con un país paralizado” y aseguró que Illa ofrece una alternativa centrada en combatir la pandemia y reactivar la economía. La diputada no aclaró cómo piensan sustentar esa propuesta: ”Estamos inmersos en un debate de investidura. Cuando termine y contemos los votos, veremos qué toca hacer”, dijo. Los socialistas se reivindican como ganadores de las elecciones —los mismos escaños que ERC pero 49.000 sufragios más— y se plantean gobernar con los comunes —como ocurre en Barcelona— y que ERC les apoye desde fuera.

La socialista vaticinó que Cataluña está abocada a una nueva fase del procés y se preguntó si Aragonès aceptará una presidencia de la Generalitat tutelada e intervenida por el Consell de la República. “¿Querrá otra vez una presidencia tutelada por Puigdemont?”, se preguntó. “ERC está dispuesta a poner a Cataluña en manos de este contubernio independentista. Es una irresponsabilidad absoluta”.

Leave a Reply