Por qué la próxima ley la redactará la inteligencia artificial

Se estima que hoy es posible automatizar entre el 40% y el 60% de las tareas diarias de un abogado mediante la inteligencia artificial y el machine learning. Un fenómeno, calculado por la startup Ravenlaw, que permitirá potenciar la eficiencia de los procesos de investigación y de manejo de datos dentro de los despachos.

“Si esa transición se diseña y se gestiona bien, que no es fácil, los efectos serán muy positivos y nos permitirá conseguir esa visión de lo que tiene que ser un sistema de justicia que sea democrático, transparente y accesible a todos, que promueva la innovación y cree valor”, argumenta Javier de Cendra, decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Empresariales de la Universidad Francisco de Vitoria, en el vídeo que encabeza este texto.

Uno de los retos más interesantes de la inteligencia artificial será la aplicación a la escritura del lenguaje jurídico a través de código. “Seremos capaces de reducir la ambigüedad de los textos legales, de predecir exactamente cuáles van a ser sus efectos, de reducir costes de transacción y de hacer que la ley sea más conocida y accesible y ejerza sus efectos de una manera más amplia”, añade el experto, que cree que no solo los abogados aprovecharán estas innovaciones, sino que también facilitarán el trabajo a jueces, legisladores y gobiernos.

En el futuro, describe De Cendra, se desarrollarán sistemas mixtos en los que la legislación será diseñada por una máquina y una serie de expertos. Así, mientras la máquina se dedicará a codificar con lenguaje de programación los contenidos básicos fundamentales de una ley, los expertos podrán atender a los matices.

En el vídeo que encabeza este texto, elaborado por El Observatorio Vodafone de la Empresa, Javier de Cendra, abogado y presidente de la Law Schools Global League y autor de varios ensayos y artículos académicos, profundiza en la aplicación de la inteligencia artificial en los procesos judiciales y legislativos.

Leave a Reply