Las 17 promesas sobre el mercado de trabajo hechas en Bruselas

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en el centro entre el titular de Fomento, José Luis Ábalos, y el de Agricultura, Luis Planas.
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en el centro entre el titular de Fomento, José Luis Ábalos, y el de Agricultura, Luis Planas.Borja Puig de la Bellacasa / Spa / EFE

Bruselas observa las reformas que España está preparando en 30 campos para recibir los 140.000 millones de fondos europeos para la recuperación. Pero hay dos puntos sobre los que está poniendo mucho más atención: las reformas en el mercado laboral y la de las pensiones. Sobre las primeras, en los borradores remitidos a la Comisión Europea, se proponían 17 cambios. También, aunque de forma más genérica, aparecen en la presentación que la vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, hizo este mismo mes a los miembros del Eurogrupo.

Algunos de esos cambios ya se han realizado o pactado, como la ley del teletrabajo y la de los repartidores o los reglamentos para luchar contra la brecha salarial. Las demás están pendientes. Y en ese grupo están los cambios que el Ministerio de Trabajo ya ha puesto sobre la mesa de los agentes sociales para empezar a negociar y también los que demanda Bruselas.

La reforma de la contratación en España para reducir los tipos de contratos y dejarlos en tres es uno de los puntos destacados. El objetivo es atacar uno de los puntos débiles del mercado de trabajo español: el exceso de empleo temporal.

También la “modernización de la negociación colectiva” está entre las promesas hechas a Bruselas. La documentación presentada a la Comisión Europea juega con un lenguaje ambiguo y no concreta si eso supone priorizar el convenio sectorial. Pero el programa de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos no deja lugar a dudas, y en esa línea está la propuesta del Ministerio de Trabajo a los sindicatos. Así mismo, los cambios en la subcontratación propuestos ayer a los agentes sociales también están anunciados a Bruselas.

Otro de los elementos centrales que se plantean en las reformas laborales es la nueva regulación de los ERTE para convertirlos en el mecanismo de ajuste habitual en las crisis, como ha sucedido con la pandemia. Esto iría acompañado de un refuerzo en la formación y de la creación de un fondo tripartito que financie las prestaciones y las cotizaciones de estos procesos.

Junto a estos cuatro grandes elementos, en todos los documentos presentados al Ejecutivo comunitario está la promesa de reestructurar las políticas activas de empleo, una vieja demanda de Bruselas que ningún Gobierno en los últimos años ha llevado adelante. Esta medida iría de la mano de la Estrategia de Empleo entre 2021 y 2024 y la reforma de la ley de empleo. Trabajo está negociando todo este paquete ahora con las comunidades autónomas y los agentes sociales y confía en que esté listo pronto.

Además, en las fichas hay otros compromisos como el desarrollo de la Garantía Juvenil + de 2021 a 2027 o la digitalización del SEPE. Por último, también está la promesa de revisar la política de subvenciones y bonificaciones en los contratos.

Leave a Reply