ERC le niega a Junts la unidad de voto en el Congreso

El diputado de ERC y miembro del equipo negociador tras las elecciones del 14F, Sergi Sabrià.
El diputado de ERC y miembro del equipo negociador tras las elecciones del 14F, Sergi Sabrià.Alberto Estévez / EFE

Esquerra no está de acuerdo con que la hoja de ruta independentista que negocia con Junts, de cara a formar Gobierno en Cataluña, incluya la unidad de voto en el Congreso. Y añaden que el pacto con los anticapitalistas, del que sus futuros socios recelan, no es modificable. Los republicanos han lanzado este jueves esos dos mensajes antes de comenzar la pausa vacacional de Semana Santa y tras la cual esperan acordar el Ejecutivo de la Generalitat “lo más pronto posible”. La Generalitat cumplió el pasado domingo seis meses sin president.

El Supremo confirmó el pasado 28 de septiembre la inhabilitación de Quim Torra que había decidido el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña tras declararle culpable de desobedecer la orden de la Junta Electoral Central de retirar una pancarta de la fachada del Palau de la Generalitat. Los independentistas decidieron entonces no investir otro jefe del Govern, dejar extinguir la legislatura. Durante ese tiempo Junts impuso, y ERC accedió, que Pere Aragonès ni tan solo fuera llamado president en funciones.

Tanto en ERC como en una parte de Junts preocupa que se transmita el mensaje que, tras dos votaciones de investidura frustradas y en plena emergencia de la pandemia, el independentismo se toma con calma la formación del nuevo Ejecutivo. El diputado de ERC y miembro de la comisión negociadora con Junts, Sergi Sabrià, ha intentado en una entrevista a Efe quitar hierro a las especulaciones sobre un nuevo pleno el Día de Sant Jordi (23 de abril) y aseguró que ellos están preparados para celebrarlo pronto. “Cuando nos volvamos a reunir les pediremos ir al grano”, ha dicho.

El diputado de Junts Joan Canadell ha reivindicado este jueves en Twitter que el fracaso del primer debate demuestra que falta un proyecto que “interpele a los 74 diputados” independentistas. Sabrià ha explicado que tienen ya ocho documentos preparados para el último tramo de las negociaciones, y cuyo contenido abarca “desde el que define la mecánica del nuevo Govern hasta el del Consell por la República”. En ERC reconocen el papel de esta entidad privada, que pilota desde Bruselas Carles Puigdemont, pero insisten en que la necesaria unidad de acción no debe confundirse con uniformidad. “¿Apostamos por la coordinación? Sí. ¿Esto quiere decir supeditar las decisiones de cada grupo en el Congreso? No. Cada uno debe respetar las dinámicas internas”, ha defendido por su parte la portavoz de ERC, Marta Vilalta, en una entrevista a Europa Press. “Hay que encontrar el equilibrio”, dijo.

Los republicanos tienen 13 diputados en el Congreso (y por tanto cuentan con grupo propio) mientras que Junts tiene solo cuatro escaños. Vilalta recuerda que cada formación se presentó con un programa electoral específico y su partido cree que el resultado del 14-F es un espaldarazo a su apuesta por el diálogo con el Gobierno, de la cual sus actuales socios e incluso la CUP recelan.

La propuesta de Junts es que los votos en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo sean decididos dentro de la coordinación del independentismo. Estarían fuera las votaciones de “temas programáticos” pero se trata de una barrera muy difusa. La apuesta de los republicanos pasa por que su peso aritmético en las Cortes termine por forzar acuerdos y, eventualmente, el propio referéndum de independencia.

Sabrià evitó entrar en diferencias de fondo con Junts, por ejemplo en términos de fiscalidad, energías renovables o la apuesta por, al menos, el proyecto de una renta básica en Cataluña e insiste en que, una vez soslayada la discusión sobre el Consell de la República, es incomprensible que no haya ya un pacto. “Tenemos un proyecto ilusionante y no queremos perder ni un día más”, añadió. Pese a ese optimismo, las negociaciones para el reparto de cargos también tendrán su componente de montaña rusa: por ejemplo, quién se queda con la consejería económica o quién llevará la batuta de la gestión de los fondos europeos.

El acuerdo con la CUP “no se toca”

Para Sergi Sabrià, diputado de ERC, la línea roja de las negociaciones con Junts es apartarse del acuerdo alcanzado con la CUP, que ha votado favorablemente a Pere Aragonès en los dos debates fallidos de investidura. “Estuvimos muy vigilantes que nada hiciera imposible otros acuerdos porque había que sumar una mayoría. Ahora este acuerdo está cerrado y no está en disposición de ser retocado”, ha dicho.

“Advertimos a Junts que íbamos mucho más rápido con la CUP”, ha recordado. En Junts, donde creen que la independencia puede tirar adelante con un 51% de votos, lamentan el menosprecio de ERC al negociar primero con la CUP. Republicanos y anticapitalistas aglutinan el 58% del voto independentista en el Parlament. Junts tiene casi el 42% (y 43% en diputados).

Leave a Reply