Jota corona el vendaval del Liverpool en el Emirates

”¡Thomas…! ¡Laca…! ¡Ale…! ¡Martin…!”. Los nombres de guerra de los jugadores del Arsenal —Thomas Partey, Lacazette, Pepe, Odegaard…— retumban en la cavidad de gradas vacías del Emirates. Los iba pronunciando a gritos su entrenador, Mikel Arteta, que de pie en la banda ordenaba a cada uno cuándo saltar a la presión. A eso se resumió el juego del Arsenal. Básicamente. A resistir. A reaccionar. A perseguir. A obstaculizar las transiciones del Liverpool, el vigente campeón inglés, que visitó este sábado el norte de Londres en la Premier. Fue su última estación camino de Valdebebas para dirimir la ida de los cuartos de final de la Champions y el ritmo resultó imparable. Al menos para este Arsenal más pendiente de defender que de atacar.

Diogo Jota abrió el marcador en el minuto 68. El portugués se metió entre los centrales y cabeceó a la escuadra un centro diabólico de Alexander-Arnold. Más que centro, un pase dirigido con comba a la frente del rematador. Fue la culminación del largo dominio visitante. Si el Liverpool no iba 0-3 para entonces fue porque Salah, Mané y Millner se precipitaron en sendas ocasiones de gol. Cuando por fin la resistencia de Leno se quebró, el Arsenal ya no era una nave: era un madero arrastrado por la corriente de juego que partía de las botas de Fabinho, Thiago, Mané y Firmino, espléndidos en una conexión que pocas veces pudieron lucir esta temporada. Ayudó la castigada línea de zagueros, por fin estabilizada con la figura del joven Kanbak.

El Arsenal se desfondó exactamente después de que Arteta sustituyera a Ceballos por Elneny. Fue un cambio conservador. Klopp replicó con osadía: quitó a Robertson, trasladó a Millner del medio al lateral izquierdo, y metió a Jota de falso nueve. Jota hizo el 0-1; Salah selló el 0-2 con un caño a Leno; y Jota puso el 0-3. El resultado eleva al Liverpool al quinto puesto de la tabla en el campeonato inglés, a solo dos puntos de distancia del Chelsea, que es cuarto y sufrió contra el West Brom (2-5) la primera derrota de la era Tuchel.

El Liverpool, tantos meses apagado, parece renacer con la primavera. En lo más álgido de la temporada. Justo antes de medirse al Madrid.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Reply