Pescado y cocaína, el negocio de los cuatro millones de euros

En primer plano, una de las investigadas en la trama de la cocaína en la Sierra de Cádiz, durante el registro de la Policía Nacional en su vivienda en Jerez (Cádiz).
En primer plano, una de las investigadas en la trama de la cocaína en la Sierra de Cádiz, durante el registro de la Policía Nacional en su vivienda en Jerez (Cádiz).

E. y C. parecían no tener muy buena suerte a ojos de la Seguridad Social: no presentaban actividad laboral alguna desde 2018. Pero, a simple vista de los vecinos de esta pareja de una pedanía de Jerez de la Frontera, tres chalés relucientes y una piscina de 80 metros cuadrados daban cuenta de una vida bien diferente. Una en la que, en tan solo dos años, los dos jóvenes de 29 años han ganado y blanqueado hasta un millón de euros suministrando cocaína en la Sierra de Cádiz. La policía investiga a ambos por dirigir una red de 31 supuestos traficantes que amasó una fortuna total de cuatro millones de euros a golpe de propiedades, viajes, cuentas bancarias y dinero en efectivo.

La organización usaba la tapadera que le suministraban los repartos de la pescadería de otra pareja —manos derechas de los principales investigados, junto al matrimonio— de la misma pedanía, La Barca de la Florida, para extender su influencia por diversos pueblos de la provincia. Ni el confinamiento por la pandemia de 2020 les hizo parar, pero sí que afectó a su red de suministros hasta el extremo de tener que buscar otro proveedor en Lebrija (Sevilla). Esos vendedores fueron los primeros en caer en junio la mafia gaditana no lo hizo hasta el pasado mes de octubre, en la llamada Operación Primate, aunque ha sido este martes cuando la Policía Nacional de El Puerto de Santa María ha dado por concluida la investigación económica de la trama de blanqueo creada por la banda.

En total, se han embargado preventivamente 22 inmuebles. 42 bienes muebles ha sido intervenidos, entre turismos, motocicletas, motos acuáticas y embarcaciones. 36 cuentas bancarias han sido bloqueadas y se han decomisado 170.000 euros en metálico. Solo el embargo de los bienes inmuebles decretado por el titular del Juzgado de Instrucción número dos de El Puerto de Santa María alcanza un valor aproximado de tres millones de euros. Todo lo decomisado suma unos cuatro millones de euros; algo más de un cuarto de ese beneficio estaba en manos del joven matrimonio de Jerez.

El matrimonio hacía ostentación de un alto nivel de vida. E. N.C., supuesto máximo responsable de la banda, llegó a trazar una maniobra de despiste al pasarle a su esposa C. L. T. la titularidad de todos los bienes y firmar con ella una separación de bienes posterior. Pretendía evitar así que le embargasen sus propiedades por los 14 kilos de cocaína que le descubrieron junto a un socio en 2018, según explican fuentes policiales.

La lujosa vivienda del capo de la mafia del reparto de la cocaína está construida en una pedanía de Jerez
La lujosa vivienda del capo de la mafia del reparto de la cocaína está construida en una pedanía de JerezEl País

Desde ese año la pareja tampoco tenía vida laboral conocida, pero eso no fue problema para que construyesen tres lujosos chalés ilegales en un terreno rústico de 2.000 metros cuadrados en la pedanía de Puente de la Guareña. La lista de “gustos caros” que los agentes se encontraron al registrar la parcela incluía una piscina en construcción de 80 metros cuadrados, amplios salones, vestidores atestados de ropa y electrodomésticos de alta gama, señala la policía. Tampoco era difícil ver al marido conducir coches Porsche Cayenne, Mercedes AMG C63 o Audi Q5, apunta la misma fuente, que detalla que ambos disfrutaron de viajes a Islas Mauricio o Dubái.

Pescadería de tapadera

Los investigadores creen que la pareja amasó esta fortuna con la colaboración más directa y cercana del matrimonio de Paterna de Rivera (Cádiz), A. M. B. B. y J. J. V. V., de 21 y 32 años y propietarios de una pescadería en La Barca. El negocio supuestamente era una tapadera para lavar el dinero de la droga y para camuflar en el camión del pescado los portes de cocaína que realizaba por la Sierra. De hecho, aunque la tienda tenía unos beneficios declarados de solo 5.000 euros anuales de media y que el varón estaba desempleado, los investigadores han conseguido reconocerles un patrimonio de 500.000 euros.

Los pescaderos no han resultado ser los únicos investigados en la pedanía jerezana de La Barca, donde un vendedor de cupones de la ONCE y dos militares que trabajan en la Base Aeronaval de Rota también figuran como sospechosos, estos últimos por financiar la compra de cocaína para recuperar luego lo invertido con intereses.

La mayoría de los 31 encartados fueron detenidos entre junio y octubre de 2020, primera y segunda fase de la operación. El capo de la banda aún continúa en prisión, según explican fuentes cercanas a la investigación. Ahora todos los investigados se enfrentan a un rosario de cargos que van desde el tráfico de drogas y la organización criminal hasta el blanqueo de capitales, alzamiento de bienes o delitos contra la ordenación del territorio.

Leave a Reply