El Sevilla golea al Getafe, pero pierde a Ocampos

La imagen quedará grabada en la retina de los aficionados del Sevilla durante mucho tiempo. El tobillo de Ocampos crujió ante la escalofriante entrada de Djené en el minuto 52 del partido. Martínez Munuera, que había anulado un gol en el primer tiempo al Sevilla por mano del argentino, no pitó ni falta. El VAR intervino y Djené fue expulsado. La bronca se trasladó a los banquillos. Los entrenadores, Lopetegui y Bordalás, fueron expulsados tras un intercambio de insultos, y todo apunta a una lesión importante de Ocampos. Fue la jugada definitiva de un partido que ganó el Sevilla, mucho mejor a lo largo de un encuentro que se jugó en un ambiente enrarecido por las decisiones arbitrales.

El Sevilla demostró su profundidad de banquillo, puesto que las entradas de Papu y Munir resultaron cruciales para asegurar un triunfo que le mete en la pelea por la segunda plaza de la Liga. Munir remató un buen servicio de Jordán, que rindió a un gran nivel. El Sevilla tuvo luego opciones de sobra para conseguir más goles. En-Nesyri remató al larguero y todavía el delantero vio cómo se le anulaba un gol por fuera de juego de Franco Vázquez. Todo quedó resuelto con un golazo del Papu, que remató con clase para hacer el segundo. Desmelenado, el Sevilla acabó machacando a un rival desfondado con otro tanto de En-Nesyri, que anotó su gol número 13.

El Getafe compitió bien en la primera parte, aunque sobró la dura entrada de Djené, su capitán, que marcó el partido. Tuvo dos opciones claras de Maksimovic y luego fue borrado del encuentro por un gran Sevilla, que acumula su séptima victoria consecutiva. Con un Koundé a un nivel excelso capitaneando a sus compañeros, el Sevilla vive momentos de felicidad mientras espera al Barça el próximo miércoles en la ida de la semifinal de la Copa.

Nervión fue testigo de un partido de mucho ritmo, con dos equipos entregados a la presión alta y capacidad para hacerle daño al rival. Los de Bordalás tiene problemas en ataque, pero siguen siendo un rival que se le atraganta al Sevilla. Por su buena manera de competir y por su fogosidad, factores ambos que provocaron que Lopetegui perdiera algo los nervios. El duelo, de alta tensión, apenas permitía la más mínima relajación. El Sevilla volaba con espacio por delante cuando era capaz de superar la presión del Getafe, mientras que los madrileños encontraban la forma de hacer daño con las incorporaciones de Maksimovic. El centrocampista serbio tuvo la primera gran ocasión del partido, pero su remate de cabeza a pase de Damián salió fuera por muy poco.

El Sevilla, casi siempre mandón y con buen juego, lo intentaba una y otra vez con Aleix Vidal y Ocampos como mayores argumentos, puesto que En-Nesyri fue muy buen sujeto por los centrales del Getafe. El Sevilla dominó más tras la primera opción del serbio y gozó de varias ocasiones claras para adelantarse en el marcador. La tuvo Ocampos en un remate de cabeza tras un centro de Óliver Torres. El argentino volvió a rematar con disparo que detuvo Rubén Yáñez tras un gran contragolpe capitaneado por Koundé. El argentino, incansable, metió un gol a pase de Jordán, que entró al espacio para desbaratar la defensa del Getafe. Martínez Munuera fue avisado por el VAR y anuló el gol por mano de Ocampos. No se vio con claridad si el argentino tocó el balón con la mano, pero el colegiado anuló el tanto. Tampoco se entiende que González González mandara a su compañero a la pantalla cuando la mano en ataque no es interpretativa ni es necesario verla en el monitor. O es mano o no lo es.

El efecto fue negativo para el Sevilla, puesto que sus jugadores se descentraron por la anulación del gol, influidos por un banquillo demasiado excitado. Incluso Maksimovic gozó de otra gran ocasión para marcar, ahora con un disparo desde fuera del área que salió fuera por muy poco.

El Sevilla salió mucho mejor en la segunda mitad. Todo se oscureció después de la durísima entrada de Djené a Ocampos en el minuto 52. El central vio la roja y el partido se enrareció. Pero el Sevilla se convirtió en un vendaval con la entrada de Papu y Munir, que decantaron el partido con su calidad. Ya Fernando había entrado por un desacertado Gudelj y la maquinaria del Sevilla pasó por encima del Getafe, cansado y superado por el talento de este equipo en gran momento de forma. Y como ejemplo, el dato aportado por Opta. El Papu se convirtió en el primer suplente de LaLiga en marcar y dar más de 50 pases en un partido.

Leave a Reply