El Betis agudiza la crisis del Getafe

El cruce de dinámicas opuestas personalizadas en un Betis al alza y un Getafe con evidentes problemas se saldó con un triunfo andaluz gracias a un gol de penalti de Borja Iglesias en el minuto 83. Fue el episodio final de todo un catálogo de regalos por parte del conjunto madrileño, que ha perdido su capacidad competitiva para prácticamente regalar victorias como las del Benito Villamarín. No es problema del Betis, que se sobrepuso a la importante ausencia de Fekir, lesionado a los 12 minutos, y a que Canales, su mejor hombre, fallara un penalti en el minuto 76. Soria le hizo una buena parada al cántabro, pero lo curioso es que Canales fallara con todo a favor en el despeje del guardameta.

Chakla, en una noche terrible, había golpeado en la cara a Borja. Siete minutos después, empujaba al propio Borja dentro del área para que Estrada Fernández pitara un nuevo penalti. Una actuación que no olvidará el central del Getafe. Borja, que mantiene su buena racha en este 2021, marcó para adelantar al Betis y lograr tres puntos muy importantes. Son ya cuatro los tantos del delantero en LaLiga. El Getafe, que había mejorado en la segunda mitad hasta el punto de tener una gran ocasión de Arambarri, acabó regalando en dos acciones absolutamente evitables de su defensa.

La madrugadora baja de Fekir pesó como una losa en el juego verdiblanco, que perdió mucha de la inspiración que le había insuflado juego en este buen 2021. El Getafe llegaba a tres puntos del descenso, en plena mala racha, y acabó entregando un partido porque las dinámicas son las dinámicas y la suya es espantosa. Son ya cuatro las derrotas seguidas del equipo madrileño, en las que ni siquiera ha sido capaz de anotar un gol. El Betis se coloca sexto con estos tres puntos sin jugar un gran partido, pero compitió bien, guardó su área y aprovechó bien sus oportunidades. Necesitó dos penaltis para ganar y no tuvo el fútbol de otros encuentros. Canales parece algo cansado, pero el Betis está en racha y sigue subiendo puestos en la tabla.

Asomó por el Villamarín la peor versión que se recuerda del Getafe. Bordalás ideó una alineación plagada de centrales y el mal momento del conjunto madrileño se expresó en actuaciones individuales como la de Cabaco. El uruguayo, un manojo de nervios y demasiado revolucionado todo el partido, fue la mejor muestra del pésimo estado en el que vive su equipo. El ejemplo más evidente se produjo a los seis minutos. El uruguayo cedió a su portero Soria sin mirar para que Loren se encontrara en una situación ideal para marcar. El delantero dribló al portero y con todo a favor tiró fuera en una acción impropia de un atacante de élite. La ocasión fue tan clara que pareció que Loren no se lo creyó. Es un buen delantero, pero al canterano le falta confianza después de una temporada en la que se ha ido alternando en la titularidad con Borja y Sanabria.

El Getafe, siempre tímido y sin balón, respiró tras el error de Loren. Pero lo hizo especialmente después de que Fekir se lesionara y tuviera que abandonar el terreno de juego por problemas musculares. Pellegrini adelantó a Canales y el Betis dominó el balón, aunque sin profundidad ni ocasiones, pasmado todavía por la ausencia de Fekir. El Getafe solo se limitó a defender, renunciando al balón, resguardado por un aceptable trabajo defensivo y la lentitud en los pases del Betis. Sus jugadores apenas combinaron con precisión, sin velocidad ni talento para buscar los huecos en la defensa del Getafe. Cabaco tenía una tarjeta y los jugadores verdiblancos se mostraron incapaces de hurgar en esa herida. Ausente Fekir, fue Guido el que mantuvo al Betis.

Mejoró algo el Getafe en la segunda mitad. El Betis tuvo la virtud de mostrarse sólido atrás y fue ganando con los cambios introducidos por Pellegrini. Arambarri tuvo una gran ocasión. Parecía que con la entrada de Aleñá el Getafe podía conseguir algo positivo, pero se encontró con dos acciones demasiado groseras como para rehabilitarse. Dos penaltis de Chakla sobre Borja Iglesias fueron demasiado autocastigo. Soria solventó el primer lanzamiento de Canales, pero no pudo con el de Borja. El Getafe lo intentó a la desesperada, pero no era su noche. Bordalás, sancionado, vio el partido desde la grada. Su Getafe es una sombra del que deslumbró en anteriores temporadas.

Leave a Reply