Tú ecoeducas, yo ecoeduco…

MÁS INFORMACIÓN

En el curso escolar 2017/18, estudiantes de la clase de 5º A del Colegio Público La Asomada de Cartagena (Murcia), junto a Francisco Ruiz Salmerón, su maestro tutor, iniciaron un proceso de aprendizaje de indagación reflexiva y acción participativa, dirigido a mejorar las condiciones de vida, en un entorno para ellos muy revelador geográfica y emocionalmente: El Mar Menor.

Traspasaron las paredes del aula y del centro. Buscaron la complicidad de vecinos, científicos, ecologistas, administraciones, políticos y ciudadanía en general. El aprendizaje incorporaba un propósito ético que le dotaba de sentido: Hacer del Mar Menor un entorno ecosostenible y de todos.

“Es uno de los problemas medioambientales más graves de los ocurridos en Europa. Es una constante fuente de conflicto político y de intereses. Si no logramos acercar posiciones terminará siendo un ‘Chernóbil medioambiental’. Además del trabajo en aula que es esencial, y sin él nada tiene sentido, no creo que pueda existir un estímulo mayor que percibir cómo desde lo que se aprende y desde el trabajo de todo un colegio se puede transformar la realidad (…). Es muy duro lo que ha pasado en este enclave, en un plazo de tan solo 5 años, entre otras catástrofes, hemos tenido la ‘sopa verde’ del 2016, las fuertes riadas, la muerte masiva de peces en 2019… y seguimos sin una solución definitiva.” Afirma Francisco Ruiz (El amigo Paco, como cariñosamente le llaman sus paisanos de la región de Murcia, que lo consideran un defensor a ultranza del Mar Menor).

El proyecto colectivo y de compromiso ciudadano en el que cristalizó estuvo sustentado en el trabajo pedagógico de un grupo de estudiantes de 5º curso (10-11 años). Construyeron lo que podía ser una tabla de salvación. Fundamentaron y describieron lo que, al final de una de las fases del proceso, definieron comopara la conservación y cuidado del Mar Menor.

En el relato anterior (El Mar Menor de ‘La Asomada’) ya mostramos el contenido de las medidas, cómo surgieron y lograron motivar a los estudiantes para investigar y actuar. Transformaron un aprendizaje de aula en un proyecto educativo de centro y una guía de desarrollo personal y colectivo. En este nuevo relato avanzamos más. Abordamos el espléndido desarrollo de este proyecto, su viaje, su adopción como objeto de trabajo en el nuevo curso de sexto. La reinterpretación alcanzada en cursos posteriores, las repercusiones y consecuencias que ha tenido en el trabajo de otras escuelas y en la opinión pública, las puertas que abrieron y su continuidad hasta hoy.

Todo un ejemplo de diálogo entre aprendizaje escolar y transformación de la realidad. La descripción de cómo aprendizaje y entorno de vida se pueden urdir al servicio de un propósito loable. Una lección de vida para estudiantes en formación.

A continuación incorporamos un vídeo creado por la agencia The Last Tree, dentro de la serie documental “Historias del Mar Menor’, en el que se presentan el contenido y las medidas de mejora planteadas desde este proyecto pedagógico.

Retomamos, entonces, el relato en el curso 2018/19. Nos encontramos en sexto de primaria y con los mismos estudiantes creadores del proyecto. Están totalmente identificados con la iniciativa y manifestando un fuerte deseo de mejorarlo, expandirlo y de que sus medidas se hagan realidad más pronto que tarde. El proyecto pasa a considerarse un centro de interés curricular de referencia para todo el año académico.

Muchas de los aprendizajes del curso, relacionados con todas las áreas curriculares, estaban atravesados del análisis y mejora de las propuestas, elaboradas el año anterior. Las presentamos categorizadas en el siguiente documento.

El proyecto tenía un plus de exigencia. Necesitaba llamar a las conciencias y transformarse en una actitud propia de las gentes del entorno. Hacer de la conservación del ecosistema del Mar Menor un hecho y no solo un derecho. Concienciar a la ciudadanía de la importancia del legado del Mar Menor y de La Manga. Buscar la forma de influir en la opinión pública se convertía, por tanto, en un propósito esencial.

Bienvenida del Consejo Escolar de la Región de Murcia


Consejo Escolar de la Región de Murcia


Consejo Escolar de la Región de Murcia

Juan Castaño López

En nombre del Consejo Escolar de la Región de Murcia, y como Presidente, quiero dar la bienvenida a todos los que hacéis posible que en este curso escolar 2018-2019 miles de alumnos y alumnas puedan aprender y crecer en valores. (…)

La educación hace posible un sueño permanente: que las ideas se hagan realidad. Parece ser este el objetivo que, sin duda, ha conseguido el Colegio La Asomada de Cartagena, especialmente sus alumnos de 5º de primaria que están trabajando en una propuesta de recuperación de uno de nuestros tesoros más importantes: el Mar Menor. (…)

Algunos eventos marcaron el camino. Por ejemplo, el proyecto “El Mar Menor de los niños” se había constituido en el motivo central de la “Bienvenida oficial del nuevo curso 2018/19”, realizada por el Presidente del Consejo Escolar de la Región de Murcia.

Distintos foros y medios sociales decidieron contactar con esta iniciativa pedagógica. La consideraron una referencia de educación ambiental.

La labor de difusión del mensaje de conservación y cuidado en el propio centro era igualmente importante. Con motivo de la Navidad, los estudiantes de sexto, en ese afán por difundir sus propuestas ante el resto de su comunidad escolar, hicieron una presentación, de sus ideas de Educación Ambiental (“Tú ecoducas, Yo ecoduco”). A continuación, trascribimos parte de la letra de esa manifestación coral.

Merry Christmas and New Year Resolution: El Abrazo del Mar Menor.

Aunque no eres un pez, / dependes del agua y también del aire. / La contaminación… ensucia ambos medios. / Pienso, busco e invento, / ideas que le den la vuelta a este entuerto, / que el destino no sea destrucción. / ¡Y empezamos por el Mar Menor! / Concienciaré a mi alrededor, / con propuestas y tu reflexión, / desde el cole, cambio el mundo. / ¡TÚ ECOEDUCAS, YO ECOEDUCO! (…) / Merry Christmas for all, / sustainable consumption / recycling all! / Your New Year resolution: / a little bit of thinking, / lots of green action. (…)”

Por entonces, la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (ESAMUR) tenía entre sus planes la creación de un programa de visitas escolares y quiso comenzar con una experiencia piloto. Este grupo de estudiantes del Proyecto ‘El Mar Menor de los niñ@s’ fueron los llamados a participar. A partir de entonces, se institucionalizó el programa de visitas.

Habían leído sus propuestas y las utilizaron de base para confeccionar el programa piloto. A esta visita acudieron también la alcaldesa de San Pedro del Pinatar (municipio ribereño del Mar Menor), el Consejero de Agricultura y Agua, y responsables de la entidad, que escucharon las propuestas de los estudiantes. La difusión estaba alcanzando cotas impensables en un principio. A continuación, facilitamos un vídeo resumen, emitido por la televisión local.

También se acercaron al colegio público La Asomada expertos y conocedores de los problemas ambientales del Mar Menor. Acudió el científico ambiental Pablo Rodríguez Ros, portando un traje de supervivencia de la Antártida. En el encuentro traslada a los estudiantes sus conclusiones sobre la relación existente entre temperatura y vida de los microrganismos del agua y muestra la necesidad de establecer puentes entre ciencia, sociedad y política. Para mostrarles la riqueza de los fondos marinos, que graba con su cámara, contacta también con ellos uno de los twitteros (@MarmenorKO) de mayor influencia en la región y divulgador del patrimonio natural y biodiversidad del Mar Menor.

Los planes europeos de inversión para la mejora del Mar Menor empezaban a implantarse y todos quisieron contar, en distintos niveles de implicación, con este grupo de estudiantes de sexto. El Director General de Puertos, Carreteras y Obras Públicas, les solicitó sus propuestas para ser analizadas dentro de “LaManga365”, un proyecto de transformación de La Manga en un núcleo turístico sostenible.

Sus ideas se debatieron, también, en otro de los proyectos europeos, por un Mar Menor Ecoturístico, denominado E-Azul. Se valoraron muy bien las 212 propuestas, entre otras la de “Barcos solares para hacer rutas entre las islas del Mar Menor”. Finalmente les invitaron a un paseo en barco entre estas islas.

<a href="javascript:void(0);" class="enlace" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/elpais/imagenes/2021/03/02/escuelas_en_red/1614683261_213395_1615038793_sumario_grande.jpg', '1200', '674', 'Medidas para la mejora de las condiciones de vida del Mar Menor en dibujos |COLEGIO PÚBLICO LA ASOMADA‘);”>
Medidas para la mejora de las condiciones de vida del Mar Menor en dibujos |

ampliar foto

Medidas para la mejora de las condiciones de vida del Mar Menor en dibujos | COLEGIO PÚBLICO LA ASOMADA

Lázaro, Laura e Iván, estudiantes de sexto, acudieron a otro encuentro, organizado en este caso, por el Centro Edafología y Biología Aplicada del Segura, con profesionales del CSIC, en el que expusieron y debatieron sus propuestas en el marco de otro proyecto europeo (COASTAL), de acercamiento del medio rural y el medio marino para un desarrollo ecológico y económico compatible. El eco en la prensa seguía siendo continuo. El periodista medio ambiental Miguel Ángel Ruiz, recogía en su blog las 212 ideas de mejora, que calificaba de “realistas y realizables en su gran mayoría”. La Asociación Región de Murcia Limpia difundía el proyecto en su espacio online. El Programa Rompeolas de Onda Regional de Radiotelevisión de la Región de Murcia visitaba el centro y difundía las 212 propuestas…

Con esta repercusión, esta concienciación y ganas de seguir trabajando, los creadores del proyecto pedagógico acabaron sus estudios de educación primaria. El curso siguiente pasarían al instituto. “Dejaron un recuerdo imborrable en sus maestros y en el colegio”, afirma Francisco Ruiz.

Comienza, entonces, en el curso 2019/20, otra etapa del proyecto del Colegio Público La Asomada. La iniciativa ambiental iba a ser adoptada por otra generación de estudiantes a la que se une, junto a Francisco Ruiz, otra de las maestras del centro: Caridad Marín Marín, tutora del otro curso de sexto.

Otros grupos toman el testigo

Los nuevos estudiantes de sexto ya conocían y admiraban el proyecto. Lo sentían como propio. Se manifestaron nítidamente a favor de apoyarlo y continuarlo. Los primeros creadores del proyecto también se mostraron de acuerdo.

“En el centro, desde varios cursos atrás, se había decidido suprimir los libros de texto en el área de Lengua para favorecer una metodología más centrada en el aprendizaje y dominio de las modalidades textuales, de la construcción individual y colectiva de la escritura y la integración de la reflexión morfológica y sintáctica a través de la práctica en los diferentes usos del Lenguaje. El proyecto del Mar Menor era un recurso curricular de primer orden que permitía abordar estas inquietudes docentes.

De esta manera tenían todo su sentido actividades de relectura de las propuestas, de aclaración y comprensión de nuevos términos. Presentación y defensa oral de propuestas en los medios de comunicación. Recopilación de publicaciones relacionadas que aparecían en los periódicos locales, en ocasiones protagonizadas por los estudiantes del proyecto (noticias, reportajes, fotos…). Análisis, comprensión, diferenciación de la modalidad textual utilizada. Redacción de noticias sobre sus experiencias en relación con el Mar Menor. Elaboración de paneles divulgativos en los pasillos del colegio, con recopilaciones. Construcción colectiva de un ‘Manifiesto por el Mar Menor’, con el que pudieron abordar la modalidad textual de los textos publicitarios. Fabricaron eslóganes, sobre el tema, utilizando recursos como la rima, que, en este caso, decoran también los paneles del colegio”. Comenta Caridad Marín Marín.

“En la elaboración del manifiesto, las chicas y los chicos, que ya han trabajado los textos biográficos, proponen escribirlo en primera persona, dando voz al Mar. Se les sugiere para ello, hacer una lista de aquellas sensaciones y experiencias positivas que han tenido en relación con el mar, y las negativas debidas a la degradación que han conocido. Posteriormente se elaboran textos individuales que terminan poniéndose en común, corregidos entre todos y reunidos en uno solo, que se va limando hasta su versión final. Se ensaya su recitado para leerlo en el momento de la concentración por el Mar Menor.” Nos relata Caridad Marín Marín.

Pero en este curso surgen, paralelamente, otros desgraciados eventos que les hacen sentir el riesgo de su Mar. En la primera semana de curso, el 12 de septiembre de 2019, las bajas presiones en los niveles altos de la atmósfera dieron lugar a la aparición de una importante Dana (Gota fría) y las consiguientes riadas propias del clima mediterráneo y su régimen de lluvias, agravadas por el cambio climático. El curso se inicia en un ambiente de gran preocupación.

Comenzaron a trabajar la situación, en principio, manteniendo un diálogo abierto en torno a las emociones, estados de ánimo, que iban surgiendo y las posibles repercusiones de estas riadas en el equilibrio ecológico del Mar Menor. Las ideas previas y posibles medidas a adoptar se ponían en común.

El viernes 11 de octubre inician un proceso de indagación del significado y repercusiones de la dana en la vida en la laguna salada. Se les alentaba a realizarlo junto a familiares y vecinos, tratando de profundizar al máximo en el tema.

Surgió, además, un nuevo motivo de preocupación. El sábado 12 de octubre se despertaron con la noticia de la aparición de miles de peces muertos o agonizando en las orillas del Mar Menor. La situación causó un gran desánimo tanto en la población como en los niños y las niñas. Sacaron fuerza de flaqueza y decidieron continuar trabajando.

En estas circunstancias sintieron, de nuevo, el apoyo de los medios de comunicación que se volcaron con el colegio, dando voz y difusión a sus trabajadas propuestas. Se interesaron por el proyecto y por conocer su opinión. El “Informativo de Fin de Semana de La 7” con Carmen Vilches les dedicó un espacio. La emisión local de Cartagena TV, incluyó un corte en su noticiario. A nivel nacional el programa “Más de Uno” de Onda Cero y “Herrera en la Cope”.

Fueron continuas las alusiones que hacían biólogos, oceanógrafos, ecologistas, docentes, administraciones y usuarios de redes sociales, al carácter de proyecto como referencia de educación medioambiental. Finalizando el invierno tuvo eco en el Blog “Ecologismo de emergencia”, que presentaba esta distopía y recogía las propuestas del proyecto, considerándolas una tabla de salvación para este desastre ecológico.

Un mensaje que se disemina en otros centros educativos

La repercusión del proyecto participativo de “El Mar Menor de los Niños” había llegado a muchos centros de la Región de Murcia y de fuera del territorio de la Comunidad Autónoma.

Desde el curso 2018/19, se trabajan las 212 propuestas en el IES Las Salinas del Mar Menor ¡Qué mejor lugar para ser trabajadas! En el 2019/20, les llegó la invitación para acudir al CEIP Antonio Delgado Dorrego de Sangonera La Verde (Murcia), al que remitieron sus propuestas. En este centro confeccionaron un mural, con distintos semblantes del Mar Menor en el presente, pasado y futuro, inspirado en las 212 propuestas de “La Asomada”.

El Centro Concertado Cipriano Galea desarrolla una labor magnífica de educación medioambiental con el programa “Quiero Caminar”, dedicando un espacio al proyecto del “El Mar Menor de los Niños”. Dentro del ciclo de conferencias “Una Educación para el Siglo XXI”, fueron invitados a acudir a dos colegios de Cartagena, el CEIP José María de Lapuerta y el CEIP Feliciano Sánchez Saura. En ese mismo contexto, acudieron, también, al Museo de la Ciencia y el Agua de Murcia para hablar del Mar Menor y del proyecto ecosostenible a dos clases del CEIP Santiago El Mayor.

El Instituto de Educación Secundaria San Isidoro, de la localidad de Los Dolores, en Murcia, organizó su Semana Cultural dedicada al Mar Menor y les invitó en calidad de ponentes.

Rosa Sánchez Acosta, tutora de 6ºC en el CEIP Leopoldo Calvo Sotelo de Madrid decidió contactar con el centro para plantear una colaboración y trabajar juntos sobre la sostenibilidad en los mares, poniendo el ejemplo del Mar Menor. El resultado, después de enviarles una grabación con el mal estado de la playa, fue un montaje en vídeo con nuevas propuestas sobre la base de las planteadas por el Colegio La Asomada.

Se multiplicaron las peticiones de explicación del proyecto. Acudieron al Instituto Superior de Enseñanzas (UM) Cartagena, a la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia, a la Casa del Pueblo de Llano del Beal dentro de las jornadas de “Cartagena Piensa”, a la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Comarca de Cartagena, a la Asociación Marchamalo de Cabo de Palos, y un largo etc.

El diario de Murcia, La Verdad, les otorga el premio a la Sostenibilidad Medioambiental. Al recogerlo Houyam, una de las estudiantes, manifestaba que “el verdadero premio sería que sus propuestas pudieran hacerse realidad”.

En enero, recibieron la llamada del director del Festival Internacional de Cine de Murcia (IBAFF), Jesús de la Peña, para comunicarles que el jurado había determinado concederles el “Premio Pantalla Solidaria”.

Crearon perfiles en rrss para “El Mar Menor de los Niños“: @nuestromarmenor en Twitter, en Facebook y en Instagram. También se habilitó un correo electrónico y recibieron muchas otras propuestas… como la de “contenedores pintados por artistas”, “plantaciones de aromáticas”, o sobre recogidas de residuos… En el listado de Influencers medioambientales, que realiza la empresa Clickoala, en función de un algoritmo propio, el Proyecto ‘El Mar Menor de los niños’ aparece en puestos relevantes.

Un mensaje educativo de consumo interno

En las actividades del colegio, como en el Festival de Navidad, no podían olvidarse de su albufera e interpretaron la canción “Mar Menor Rock”, versión de “Ven a Fraguel Rock”. Pusieron en marcha, también, una iniciativa para crear un mini bosque que sirviera como simulación de la “Vía Verde” o “Circuito Ecoturístico” que querían para el Mar Menor.

Emplearon algunos de los pinos que les regalaron en el premio de Educación Ambiental y otros que les fueron cediendo. Consiguieron plantar 25 pinos carrascos y asignar uno por clase. Finalmente vendrían dos Directores Generales del Gobierno Regional (Innovación Educativa y el Mar Menor) para inaugurar su “Bosque del Cincuentenario”.

<a href="javascript:void(0);" class="enlace" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/elpais/imagenes/2021/03/02/escuelas_en_red/1614683261_213395_1615040188_sumario_grande.jpg', '1200', '674', 'Bosque del Cincuentenario |COLEGIO PÚBLICO LA ASOMADA‘);”>
Bosque del Cincuentenario |

ampliar foto

Bosque del Cincuentenario | COLEGIO PÚBLICO LA ASOMADA

Para mostrar sus propuestas, hechas en parte realidad en el colegio, deseadas para el entorno del Mar Menor, hicieron una presentación ante los referidos Directores Generales, expresadas como rimas y en un dibujo. Entre otras: “Mar Menor. Si los nitratos quieres absorber, a plantar pinos y arbustos te debes poner”, “Si un desastre vuelve a pasar, un Aquarium lo podrá salvar”, “Si quieres disfrutar de un Mar Menor vivo con bicicleta y chancleta será divertido”, “Una vía verde mucho turismo tendrá, si ponemos triciclos y bicicletas, menos contaminación habrá” … (Consultar, a ese respecto, el documento… “Un Pacto Verde Europeo”, -UE-).

La actividad más simbólica fue la propuesta por Fran Ramos, amigo de “Pinatar Natura”, una asociación de educación medioambiental enfocada al Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar. Fran puso todo su empeño en que participara el Colegio La Asomada en la I Marcha de los colegios de ese otro municipio ribereño. La prepararon y elaboraron su ‘Manifiesto por el Mar Menor’, que se leería al final junto a una canción compuesta exprofeso: “Mi Laguna”.

El resultado de la marcha fue un collage humano, representando la llamada de socorro “SOS” del Mar Menor. Fue una experiencia vital y muy emotiva, realizada el 3 de febrero de 2020, en un momento ya muy próximo al confinamiento por la COVID-19. Visitaron el Parque Regional y dispusieron de un lienzo con un grafiti conmemorativo, que iba rotando por todos los colegios participantes.

Con la llegada de la pandemia y el confinamiento, muchos proyectos y actividades se quedaron bloqueados; entre ellos, el viaje de estudios, la visita al Aquarium de la Universidad de Murcia, un videoclip con la canción compuesta y un vídeo con la lectura del manifiesto.

A distancia y telemáticamente siguieron, no obstante, tratando temáticas medioambientales. Buscaban información sobre las medidas que pensaba implantar el ayuntamiento para hacer frente a los graves a problemas del suelo del barrio cartagenero de “El Hondón”, con residuos minerales, en cantidades importantes, de plomo, zinc, cadmio, arsénico… La degradación de la Bahía de Portmán, en el litoral murciano, considerada otra de las catástrofes ecológicas de Europa. El deterioro de las costas por la construcción… Tomaban conciencia de que el calentamiento global estaba marcando el comienzo de una nueva era pandémica, ampliando la gama de enfermedades mortales.

El mensaje de cuidado y conservación del Mar Menor continúa

En esta etapa de confinamiento la continuidad del proyecto era algo más complicada. Durante este tiempo no se centraron tanto en avanzar con nuevas propuestas, sino en hacerlas llegar a quienes tomaban decisiones. Había que discutirlas con los responsables de las administraciones regionales y municipales.

La ribera del Mar Menor comprende cuatro municipios: San Pedro del Pinatar, San Javier, Los Alcázares y Cartagena, con especial atención al territorio de La Manga, compartido por dos municipios, Cartagena y San Javier.

Comenzaron pidiendo citas a las autoridades y desplegando un periplo de visitas y de diálogos con dichos responsables. Un buen resumen lo podemos encontrar en el audio emitido por la Cadena Ser en Murcia: “35 propuestas para el futuro del Mar Menor”.

La primera visita fue a Los Alcázares, el día 6 de julio de 2020, apenas quince días después de finalizar el curso, fueron convocados por la alcaldía y presencialmente les plantearon veinte propuestas específicas en el ámbito de gestión de su ayuntamiento. Entre otras, la de disponer un parque de esculturas con la fauna y la flora del Mar Menor, un museo de la historia natural donde explicar su evolución, un paseo en un hidroavión adaptado (sin vuelo) para conmemorar que Los Alcázares tuvo el primer aeropuerto de España de esa modalidad.

La segunda reunión fue en la Asamblea Regional de Murcia. El 17 de julio de 2020, su presidente Alberto Castillo, recibió a cuatro alumnos, Juana, Omar, Jackedy y Aroua y a los docentes Caridad Marín y Francisco Ruiz. Presentaron 30 propuestas divididas en 15 para el Mar Menor y 15 para La Manga. Entre las más destacadas… conseguir la renaturalización de las playas, crear una barrera vegetal de bosque frente a las inundaciones, establecer una ruta por los molinos del Campo de Cartagena, repoblar praderas marinas o crear un Centro de Recuperación de Fauna Acuática.

La siguiente cita, unos días después, fue con el Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar, al que presentaron 20 propuestas específicas. El municipio de San Javier fue el siguiente en la lista, fueron convocados el 11 de agosto de 2020 para exponer a José Miguel Luengo, alcalde de la localidad, sus 35 iniciativas; 15 para el sector de La Manga que depende de San Javier (su gran mayoría) y 20 para el municipio de San Javier.

Finalmente, se entrevistaron con la alcaldesa de Cartagena, una de las más importantes por abarcar tanto el Mar Menor como La Manga (como era el caso de San Javier). Debatieron sobre las 40 propuestas, 25 para el litoral de Cartagena y sus localidades ribereñas y 15 para el sector de La Manga que pertenece a Cartagena. En esta ocasión acudieron cinco estudiantes, de los cuáles dos eran de la primera promoción del proyecto, Román y David, y tres de la segunda promoción, Juana, Amina y Omar; acompañados de Caridad y Francisco.


Algunas instantáneas del periplo de “El Mar Menor de los niños” por las instituciones locales y regionales

ampliar foto

Algunas instantáneas del periplo de “El Mar Menor de los niños” por las instituciones locales y regionales

‘El Mar Menor de los Niños’ es un proyecto educativo que sigue vivo y que continúa trasladando medidas, basadas en la naturaleza y en la sostenibilidad, a las personas que aman y protegen el Mar Menor. Enfocadas, también, a otros espacios naturales y entornos urbanos.

“Cuando llegué al centro en septiembre de 2016, era mi primer destino como docente, y empecé con ellos cuando iban a cursar cuarto de Primaria. (…) Cuando los conocí, intenté trabajar el interés por el estudio de la Naturaleza. La autonomía que hemos conseguido, su evolución en el aprendizaje, tesón empleado en el desarrollo de este proyecto… Es para mí un orgullo haber podido contribuir al mayor y mejor desarrollo personal y social de cada estudiante y con todo el grupo”. Manifiesta Francisco Ruiz.

Estos años de trabajo le han valido al colegio público La Asomada el sobrenombre de “Colegio del Mar Menor”. Desde la humildad y con el afán demostrado por unos estudiantes de una escuela pública de barrio han logrado influir en su población para que ame más su territorio y valore el Mar Menor como un tesoro regional y de la humanidad.

Versión para profesionales en “ResearchGate” (Descargar en pdf).

Accede al repositorio de experiencias de Escuelas en red (Mapa web) y al sentido y propósitos del blog ‘Escuelas en red’.

* Francisco Ruiz Salmerón es maestro de Primaria con las especialidades de Educación Física, Inglés y Francés. Ha ejercido de Fisioterapeuta en el Servicio Murciano de Salud, en la Consejería de Educación con alumnos con necesidades educativas especiales y en París, en dos hospitales de la APHP (Sistema de Salud Francés). Ha sido Decano del Ilustre Colegio Oficial de Fisioterapeutas entre 2007-2010. Es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Desde 2016, está ejerciendo de maestro, primero en el CEIP La Asomada (Cartagena) y después en CEIP Nuestra Señora del Paso en La Ñora (Murcia).

** Expresamos nuestro agradecimiento ala comunidad educativa del CEIP La Asomada por dar cabida a este tipo de experiencias innovadoras y de manera especial a los estudiantes por su colaboración y dedicación a un propósito tan loable como devolverle la salud al Mar Menor.

Leave a Reply