Recomendaciones africanas para un 23 de abril

La literatura ayuda a comprender el mundo y a comprendernos a nosotros mismos; a entender a los otros. Y los libros del continente africano tienen un plus: tienden puentes hacia el continente vecino, hacia la vida de sus habitantes, sus (nuestros) orígenes y su futuro, al tiempo que echan abajo muros de incomprensión, silencio y estereotipos. Hoy, Día del Libro, las iniciativas que celebran la literatura que se crea en, desde y por África se hacen un hueco especial en el calendario.

MÁS INFORMACIÓN

Encuentros y recomendaciones

Casa África ha organizado para esta tarde un encuentro online con Armand Gauz, autor de tres novelas que están revolucionando el panorama literario de la francofonía con dosis iguales de insolencia, humor y sabiduría. A las 18.00 horas (horario español peninsular), hablará de Cobrar por estar de pie, su primera novela publicada en español, vía Zoom a través de las redes sociales de la organización. Esta obra narra las vicisitudes de la comunidad africana en París, amarrada a la vida diaria de dos inmigrantes marfileños en situación irregular, Ossiri y Kassoum, trabajadores del sector de la seguridad en tiendas de lujo y obras.

Gauz comparte el Gran Premio Literario del África Negra con otros grandes como Cheikh Hamidou Kane, Véronique Tadjo, Ahmadou Kourouma, Aminata Sow Fall, Sony Labou Tansi, Amadou Hampâte Bâ o Ken Bugul. Tenemos la suerte de poder leer su cuento Black Manoo en una compilación de relato breve urbano de Casa África y de que dos de sus novelas aparezcan publicadas en español este año: Libros del Baobab nos ofrecerá en septiembre la opción de degustar la enternecedora, magistral e incisiva Camarada Papá.

Además, Casa África publicará durante 2021 a Thierno Monenembo en ficción y a Aminata Traoré y Boubacar Boris Diop en no ficción y, con motivo del Día del Libro, sube a sus redes vídeos con recomendaciones de lecturas, que incluyen las voces de NoViolet Bulawayo, Ben Okri o Nii Ayikwei Parkes, sumándose a la corriente de novedades literarias y sugerencias que son propias de la fecha y que nos abren vías a otras formas de enteder el mundo y explicarlo.

Un imperio desaparecido

Este año es el que nos arrebató a Djibril Tamsir Niane, insigne escritor e historiador nacido el 9 de enero de 1932 en Guinea Conakry. Falleció a causa del coronavirus en Dakar, casi a la par que su hermana gemela. La pandemia nos privó, de esta manera, de uno de los grandes especialistas en la historia de los mandé, en particular del Imperio de Mali, y de la literatura oral del oeste del continente africano. Formado en historia medieval en la Universidad de Burdeos (Francia), Niane centró su tesis doctoral precisamente en ese imperio, entrevistando a griots (y más precisamente a Mamadou Kouyaté) para recopilar, estudiar y cotejar los relatos de la tradición oral.

A partir de esta investigación, publicó la epopeya mandinga, la historia de Sunyata, que apareció originalmente en 1960, con las independencias africanas. Su traductor, Jordi Tomàs, explica que Niane hizo escuela, marcando el camino de otras instituciones hechas carne como Lilyan Kesteloot y Bassirou Dieng, y que se puede situar, orgullosa, junto a la Odisea o la Canción de Rolando. Casa África publicó la epopeya de Sunyata en español y el momento es propicio para celebrar esta historia épica y a quien la transcribió y expuso con tanto amor como pericia.

La sombra de Sankara

Hace nada que se ha hecho pública la decisión del Gobierno de Burkina Faso de perseguir judicialmente a Blaise Compaoré, expresidente del país, por el asesinato de su predecesor en el cargo, Thomas Sankara. Para hacernos una mejor composición de lugar sobre la figura de Compaoré y la de su amigo y rival, Sankara, siempre es interesante leer a Antonio Lozano, autor de El caso Sankara. Además, la figura de Sankara se glosa en formato cómic y se pueden encontrar sus discursos en papel. Está de rabiosa actualidad porque ha devenido un modelo para muchos jóvenes idealistas africanos y del resto del mundo.

Escritura sobre la violencia

Esta misma semana caía Idriss Deby, presidente de Chad asesinado por una formación militar rebelde tras una eternidad en el poder. También escribía Alejandro de los Santos sobre Estoy solo, de Beyrouk, primera obra literaria mauritana traducida al español. Hay muchos más textos que se dedican a explorar el extremismo y la violencia, como los Huesos cruzados, de Nuruddin Farah; múltiples títulos de Yasmina Khadra y también La chica, de la irlandesa Edna O’Brien, que novela la tragedia de las chicas de Chibok y los secuestros de niños por formaciones como Boko Haram.

[embedded content]

Narrar las migraciones

No solamente Gauz escribe sobre la gente en movimiento. También lo hacen magistralmente Fatou Diome, Ken Bugul y desde otra perspectiva, Bessie Head, que narra las vicisitudes de un exiliado sudafricano en Botsuana entre las líneas de Nubes de lluvia. Queda mucho por traducir y descubrir en el ámbito de las migraciones literarias, como Les lumières d’Oujda, de Marc Alexandre Oho Bambe. También mucha fotografía vinculada a la denuncia, como sucede con Negro: 10 años de vulneraciones de derechos en la valla, de Sergi Cámara, o La ruta canaria, que Javier Bauluz lucha por sacar a la luz con crowdfunding.

Cuentos y ensayos

Otras novedades de interés, ya mencionadas en otros artículos pensados para el día de hoy son la deliciosa (y breve) colección de cuentos cortos Ve, cuéntaselo al sol, de la botsuana Wame M. Molefhe y con traducción de Federico Vivanco, y el premio de ensayo de Casa África, dedicado al cambio climático y firmado por la periodista Aurora Moreno Alcojor.

Wiriko menciona ocho títulos a considerar, entre los que figuran Guerrera Akata, de Nnedi Okorafor; El bebé es mío, de Oyinkan Braithwaite; Aigua dolça, de Akwaeke Emezi; Agua pasada, de Kopano Matlwa; Un baile de máscaras, de J.J. Bola, y Brújulas sobre África, el primer libro colectivo de Africaye. Carles Gascón recomienda a Agualusa y Mia Couto. Radio Africa Magazine, a Head, Ama Ata Aidoo o Taiye Selasie. 2709Books nos explica en redes sociales qué podemos leer para comprender mejor lo sucedido en 1994 en Ruanda al tiempo que publica historias de grandes africanas de la historia.

La lista de propuestas literarias africanas de ayer y hoy es enorme, se expande cada día como una telaraña. Poco a poco, en español vamos cruzando el puente. Poco a poco también la literatura es africana, cercana, nuestra. Feliz Día del Libro.


Puedes seguir ÁFRICA NO ES UN PAÍS en Twitter y Facebook.

Leave a Reply